miércoles, 22 de marzo de 2017

El Rincón del Gamer IV: Mystic Messenger


¡Hola a todos!

Y por fin, tras la friolera de CUATRO años sin subir una entrada sobre videojuegos, llega a vuestra biblioteca favorita... ¡Síii! ¡Un nuevo videojuego!

Madre mía, sí que tengo olvidados algunos apartados de mi blog. Supongo que lo he ido dejando porque, como no suelo jugar a videojuegos actuales, a la gente no le interesa tanto. Además, tampoco soy de las que están jugando desde la mañana hasta la noche, y mis juegos favoritos se pueden contar con los dedos de las manos. Pero bueno, de vez en cuando también me apetece darle un poco de vidilla a los apartados del blog que he ido descuidando con el tiempo. Y en esta ocasión, el juego en cuestión lo vale.

No estaba muy segura de si debía incluir este juego en el apartado El Rincón del Gamer, ya que la tónica que estaba siguiendo hasta entonces era la de comentar juegos de consola, que son los que mejor conozco. Sin embargo, hace unos días he sido vilmente engañada para descargarme en el móvil un pequeño juego otome que, al parecer, estaba de puta madre y viciaba un montón. ¿Y qué juego es el que me ha hecho caer en sus garras como una otaku adolescente? Pues ni más ni menos que una auténtica joya conocida como Mystic Messenger.





Título: Mystic Messenger

Desarrollador: Cheritz

Plataforma: iOS y Android

Año: 2016

Género: Romance

Nº jugadores: Un jugador






Primero vamos a empezar por lo más obvio: ¿Qué son los juegos otome? Pues son juegos de simulación de citas en los que la protagonista, casi siempre una chica, puede interactuar con un grupo de chicos y elegir al que más le guste para iniciar una relación amorosa llena de romanticismo, drama y algunas pinceladas de misterio. La palabra otome es de origen japonés y significa "doncella", así que desde el principio ya nos están diciendo que el público al que estos juegos están dirigidos es el femenino (lo siento mucho, chicos).

Sin embargo, los juegos otome tienen su pega, y es que una vez que juegas uno, puedes decir con seguridad que ya los has jugado todos. El hecho de tener que empezar varias partidas para escoger a los personajes y desbloquear todas sus historias tiene su atractivo al principio, ya que una de las cosas que tienen este tipo de juegos es que son muy adictivos. Pero al cabo de unos días, bien porque no puedes avanzar en la historia, bien porque las esperas para conseguir puntos y demás te aburren, acabas por dejar el juego y seguir con tu vida.

Confieso que hasta entonces nunca me había puesto a jugar a ningún juego otome. En primer lugar, porque no conocía su existencia y en segundo lugar, porque no me apetecía viciarme a ningún juego del móvil; a pesar de que me encantan los videojuegos, sé que tengo tendencia a dejarme llevar por ellos y no me apetece convertirme en ludópata. Pero entonces llegó a mi vida Mystic Messenger, y mis buenos propósitos, como el portón de un castillo asediado, se vinieron abajo.


Qué cara de no haber roto nunca un plato, ¿verdad?

Mystic Messenger empieza con una chica (la jugadora) que encuentra un móvil y empieza a trastear con él. De repente, se abre un chat y recibe un mensaje de un usuario llamado Desconocido, que le dice que ha encontrado un móvil perdido y le pide que le haga el favor de llevarlo a la dirección que le va a dar. A pesar de tener varias opciones de diálogo, la chica decide hacer caso de lo que dice Desconocido y va al apartamento que figura en la dirección, pero se encuentra con que la puerta está bloqueada y necesita una contraseña. Ningún problema: Desconocido nos facilitará la clave de acceso y podremos entrar en el apartamento y en una aplicación para el móvil muy especial: el chat de la Rika's Fundraising Association, o RFA para los amigos.

¿Y cuál es la gracia de todo esto? Pues la gracia está en los integrantes del chat de la RFA, que son un grupo muy variado de chicos que se dedican a organizar fiestas benéficas y, cómo no, a tratar de encontrar al amor de sus vidas. ¡Y ahí es donde entramos nosotras! A pesar de que la RFA es una sociedad secreta, a los chicos no les parece demasiado mal que haya una nueva integrante en el grupo, así que nos encargarán la tarea de organizar una fiesta benéfica y hasta nos ayudarán a conseguir invitados. A través de varias opciones de diálogo, podemos decir frases que nos hagan congeniar con el resto de miembros de la RFA y, si queremos, convertirnos en su amiga o en su novia. Todo eso depende de la jugadora, de nosotras.

El sistema de juego funciona exactamente igual que un servicio de mensajería online cualquiera. Tenemos cuatro modos de interacción con los personajes: a través de las salas de chat, enviando mensajes de texto, llamadas al móvil o con correos electrónicos. Además, de vez en cuando también tenemos pequeñas escenas de novela visual que nos adentran un poco más en la historia de estos chicos y su implicación personal dentro de la RFA. Dependiendo de la ruta que sigamos, tendremos que implicarnos emocionalmente con un determinado personaje y alcanzar la suficiente afinidad que nos lleve al tan ansiado final feliz.

Dicho esto, al empezar una partida tenemos once días reales para llevar nuestra aventura a buen puerto. A lo largo de estos once días, se irán abriendo chats en los que podremos (y deberemos) hablar con el resto de personajes. Cada vez que digamos una frase de elogio o de comprensión a un personaje, conseguiremos más afinidad con él y nos recompensará con un corazón; estos corazones son muy necesarios para entroncar la historia por la ruta del personaje que queremos seguir y para poder canjearlos por relojes de arena, unos pequeños items que nos servirán para desbloquear los chats que nos hemos saltado o para abrir nuevas rutas. Además, tendremos que estar muy pendientes del peso de nuestras decisiones, ya que elegir malos comentarios puede conducirnos a uno de los múltiples finales malos del juego (aunque algunos son mejores que los buenos), pero también es necesario para desbloquear todas las imágenes del juego.

Pero dejando el apartado técnico, lo que más me ha encandilado es el argumento y los personajes. Cada personaje tiene su personalidad, sus gustos, sus aversiones, sus deseos, sus luces y sus sombras, lo que los hace increíblemente humanos. Todos son diferentes entre sí y cada uno tiene un pasado que iremos descubriendo poco a poco. Una de las cosas más divertidas es que cada personaje tiene también sus propios emoticonos y bocadillos, que irán poniendo en los chats para manifestar sus sentimientos o para flirtear contigo, como corazones o caritas sonrientes.

Y, para intentar meteros el gusanillo en el cuerpo, ¿qué tal si os hablo un poquito de los personajes principales? ^^*


Zen



El artista del grupo, pues es actor, cantante y modelo a tiempo completo. Se le reconoce muy bien por su piel pálida (es albino), sus ojos rojos y su largo pelo de color blanco. Es guapo y lo sabe, y le encantará recordártelo en todo momento, lo que le convierte en un encantador narcisista que no para de hacerse selfies y enviártelos para que disfrutes de Zen tanto como él disfruta de sí mismo. No tiene novia, ya que embarcarse en una relación podría afectar a su carrera profesional (además de desilusionar a sus cientos de fans), pero en el fondo tiene muchas ganas de encontrar a una chica de la que enamorarse perdidamente. Es sensible, atento y propenso a comportarse como un caballero con su princesa.



Yoosung



El benjamín de la RFA, un chico de 21 años, universitario, adicto al LOLOL (un homenaje/parodia al League of Legends) y el bollito de canela más dulce y tierno que ha habido jamás en este mundo. Sus rasgos más llamativos son su pelo rubio, sus grandes ojos de color violeta y las dos horquillas que lleva en el flequillo formando una equis. Al principio se pasa la vida jugando a su videojuego favorito, lo que le lleva a descuidar un poco sus estudios, pero con el paso de los días se dará cuenta de que así no va a ninguna parte y empezará a intentar reconducir su vida. Es muy dulce e inocente, un auténtico cachorrito al que dan ganas de abrazar y proteger. Como curiosidad, decir que va a la SKY University, nombre que esconde las iniciales de las tres principales universidades de Corea del Sur.



Jaehee



La otra chica del grupo, además de la protagonista. Tiene 26 años y trabaja en la C&R International, una empresa que pertenece a Jumin Han; de hecho, es la asistente personal de Jumin, para el que trabaja las veinticuatro horas del día. Es una completa adicta al trabajo, seria, eficiente y en apariencia imperturbable. En apariencia, porque pierde los papeles completamente cada vez que ve una foto de Zen, del que es una gran admiradora (por no decir fangirl). A diferencia de los demás, la ruta de Jaehee está enfocada en la amistad. Está tan estresada con su trabajo que ansía dejarlo todo y dedicarse a algo que no la obligue a estar pendiente de los asuntos de los demás. Una de las cosas que más detesta es que su jefe la obligue a hacerse cargo de su gata, pues odia encontrar pelos de gato por toda la casa.



Jumin



Jumin Han, joven empresario de éxito a la temprana edad de 27 años. Es el heredero de la C&R International y está acostumbrado a vivir una vida de lujo y privilegios. Siempre está de viaje por negocios, viste un elegante traje negro y habla con mucha educación. Pero a pesar de que a este guapo soltero le llueven las atenciones femeninas, él no siente deseo alguno de tener una relación amorosa. Todo su amor lo ha depositado en Elizabeth the 3rd, su preciosa gata blanca, a la que idolatra por encima de todas las cosas. Por su esmerada educación, Jumin parece serio e inaccesible, pero tiene un toque de madurez muy atractivo. Su perspectiva de la vida le pone siempre en conflicto con Zen y con 707, pero todos le tienen por una figura de autoridad que no vacila en ayudar a sus compañeros de la RFA.



707




También conocido como Seven o Luciel, es uno de los personajes más alocados y simpáticos del juego. A sus 22 años, es un experimentado hacker que, además de estar en la RFA, trabaja como agente secreto. Se autoproclama católico y adicto a la comida basura, en especial a las Honey Budha Chips y al refresco Ph.D. Pepper. Es imposible describir su personalidad con otra expresión que no sea "estar como una puta regadera". Sonriente, pícaro y dicharachero, le encanta invadir la privacidad ajena, gastarle bromas a Yoosung y jugar a lo loco con la gata de Jumin (con deciros que éste quiere ponerle una orden de alejamiento...). Entre sus pasatiempos favoritos están hacer crossplay (disfrazarse de chica), coleccionar coches deportivos y hacer trastadas.


¿Mi favorito? Buf, pregunta complicada... Todos tienen algo con lo que puedes identificarte, y cada una de las rutas tiene su atractivo y te hace enamorarte hasta las trancas del personaje. Pero si tuviera que elegir a uno... creo que sería Seven. ¡Es con el que siempre tengo más afinidad! XD

¡Y hasta aquí por hoy! Espero que os haya gustado la entrada y que, si decidís darle una oportunidad a Mystic Messenger, os paséis por aquí para dejar vuestras impresiones y comentarios.

Anyo!! ^3^

2 comentarios:

  1. Una entrada muy chula. No me llaman los juegos de ordenador, pero como partida de rol estaría guay, jejeje.
    Debo decir que, de todos los personajes masculinos, el que más me gusta es Jumin, sin duda. Siendo más jovencita quizás habría preferido a Yoosung, pero ya no me van los yogurines XDD
    Zen y Seven, sin embargo, no me llaman tanto la atención, el uno por creído y el otro por payaso.
    Sin embargo, si una mira más despacio a los personajes, se da cuenta de que en realidad los cuatro chicos son estereotipos y cada cual representa una de las cualidades que debería tener el chico ideal: atractivo como Zen, cariñoso como Yoosun, responsable como Jumin y simpático como Seven.
    Por cierto, siento curiosidad, ¿tú con quién te quedaste? :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad, es un juego para el teléfono móvil (aunque creo que también vale para la tablet). Se supone que la jugadora tiene acceso a la aplicación secreta de la RFA, donde están las salas de chat, el registro de llamadas y el buzón de correos electrónicos. Cada vez que se abre un nuevo chat, el móvil te manda una notificación para que puedas participar. Además, todo ocurre en tiempo real: Se supone que los personajes tienen sus propias vidas, así que no podrás llamarles en horas de trabajo o de clase, pues no te responderán o te colgarán enseguida. La verdad es que es un juego muy entretenido; yo me he convertido en una auténtica adicta.

      En cuanto a los personajes, pues la verdad es que en principio solo puedo hablar de Yoosung, porque es la ruta que estoy intentando seguir otra vez (después de tener un final mal y que el cambio horario me jodiera la partida que estaba llevando al final bueno, T_T). A mí tampoco me gustan los yogurines, pero te juro por lo que más quieras que Yoosung es AMOR puro! Es un romanticón como la copa de un pino, y a medida que avanza la historia, demuestra que quiere cambiar para estar junto a ti y protegerte (¡Ayyyyy, que me lo como!).

      En el caso de Zen, todavía no he tenido tiempo de seguir su ruta, pero otras jugadoras me han contado que al principio sí, es un pesado al que le hay que estar alabando los pectorales cada vez que habla, pero poco a poco te das cuenta de que él no es así en realidad; hay razones que explican su comportamiento tan narcisista. Lo que pasa es que todavía no las he descubierto, ^^U

      A Jumin se le ha descrito alguna que otra vez como el Christian Grey del grupo, ya que es joven, guapo, millonario y dueño de una empresa muy importante. Lo que pasa es que es muy serio, demasiado. Además, parece que le dan repelús las mujeres (la única a la que tolera es Jaehee). Una vez más, hay explicación para ese comportamiento, y creo que tiene que ver con su padre y su costumbre de pasarse la vida de amorío en amorío. Por eso Jumin adora a su gata, porque es la única "mujer" en la que confía y que sabe que no le fallará nunca.

      Y por último está Seven, que no es que sea un payaso, pero sí es muy random. Te puede estar contando un asunto muy serio y, de repente, se le va la pinza. Por ponerte un ejemplo, cuando habla de Rika (la fundadora de la RFA) y te cuenta que murió hace tiempo, te envía una foto de una chica rubia vestida de blanco. Si le dices que te parece muy guapa, él te mete la trolleada del siglo al decirte que la de la foto es él, que está disfrazado de chica. Ya te digo, hace cosas muy raras pero en el fondo es muy buen chico.

      En cuanto a con quién me he quedado... pues no te puedo decir todavía porque de momento solo he probado la ruta de Yoosung; en serio, el chico al final te acaba enamorando. Sin embargo, me han hablado muy bien de Zen y Jumin (aunque yo los shipeo en secreto, jajaja!). Si es por afinidad, casi siempre tengo más con Seven, porque sus respuestas me hacen gracia y me parece muy simpático, aunque en principio es como amigo; cuando me llegue el turno de intentar ligármelo, ya te contaré, ^^*

      Eliminar