miércoles, 22 de marzo de 2017

El Rincón del Gamer IV: Mystic Messenger


¡Hola a todos!

Y por fin, tras la friolera de CUATRO años sin subir una entrada sobre videojuegos, llega a vuestra biblioteca favorita... ¡Síii! ¡Un nuevo videojuego!

Madre mía, sí que tengo olvidados algunos apartados de mi blog. Supongo que lo he ido dejando porque, como no suelo jugar a videojuegos actuales, a la gente no le interesa tanto. Además, tampoco soy de las que están jugando desde la mañana hasta la noche, y mis juegos favoritos se pueden contar con los dedos de las manos. Pero bueno, de vez en cuando también me apetece darle un poco de vidilla a los apartados del blog que he ido descuidando con el tiempo. Y en esta ocasión, el juego en cuestión lo vale.

No estaba muy segura de si debía incluir este juego en el apartado El Rincón del Gamer, ya que la tónica que estaba siguiendo hasta entonces era la de comentar juegos de consola, que son los que mejor conozco. Sin embargo, hace unos días he sido vilmente engañada para descargarme en el móvil un pequeño juego otome que, al parecer, estaba de puta madre y viciaba un montón. ¿Y qué juego es el que me ha hecho caer en sus garras como una otaku adolescente? Pues ni más ni menos que una auténtica joya conocida como Mystic Messenger.





Título: Mystic Messenger

Desarrollador: Cheritz

Plataforma: iOS y Android

Año: 2016

Género: Romance

Nº jugadores: Un jugador






Primero vamos a empezar por lo más obvio: ¿Qué son los juegos otome? Pues son juegos de simulación de citas en los que la protagonista, casi siempre una chica, puede interactuar con un grupo de chicos y elegir al que más le guste para iniciar una relación amorosa llena de romanticismo, drama y algunas pinceladas de misterio. La palabra otome es de origen japonés y significa "doncella", así que desde el principio ya nos están diciendo que el público al que estos juegos están dirigidos es el femenino (lo siento mucho, chicos).

Sin embargo, los juegos otome tienen su pega, y es que una vez que juegas uno, puedes decir con seguridad que ya los has jugado todos. El hecho de tener que empezar varias partidas para escoger a los personajes y desbloquear todas sus historias tiene su atractivo al principio, ya que una de las cosas que tienen este tipo de juegos es que son muy adictivos. Pero al cabo de unos días, bien porque no puedes avanzar en la historia, bien porque las esperas para conseguir puntos y demás te aburren, acabas por dejar el juego y seguir con tu vida.

Confieso que hasta entonces nunca me había puesto a jugar a ningún juego otome. En primer lugar, porque no conocía su existencia y en segundo lugar, porque no me apetecía viciarme a ningún juego del móvil; a pesar de que me encantan los videojuegos, sé que tengo tendencia a dejarme llevar por ellos y no me apetece convertirme en ludópata. Pero entonces llegó a mi vida Mystic Messenger, y mis buenos propósitos, como el portón de un castillo asediado, se vinieron abajo.


Qué cara de no haber roto nunca un plato, ¿verdad?

Mystic Messenger empieza con una chica (la jugadora) que encuentra un móvil y empieza a trastear con él. De repente, se abre un chat y recibe un mensaje de un usuario llamado Desconocido, que le dice que ha encontrado un móvil perdido y le pide que le haga el favor de llevarlo a la dirección que le va a dar. A pesar de tener varias opciones de diálogo, la chica decide hacer caso de lo que dice Desconocido y va al apartamento que figura en la dirección, pero se encuentra con que la puerta está bloqueada y necesita una contraseña. Ningún problema: Desconocido nos facilitará la clave de acceso y podremos entrar en el apartamento y en una aplicación para el móvil muy especial: el chat de la Rika's Fundraising Association, o RFA para los amigos.

¿Y cuál es la gracia de todo esto? Pues la gracia está en los integrantes del chat de la RFA, que son un grupo muy variado de chicos que se dedican a organizar fiestas benéficas y, cómo no, a tratar de encontrar al amor de sus vidas. ¡Y ahí es donde entramos nosotras! A pesar de que la RFA es una sociedad secreta, a los chicos no les parece demasiado mal que haya una nueva integrante en el grupo, así que nos encargarán la tarea de organizar una fiesta benéfica y hasta nos ayudarán a conseguir invitados. A través de varias opciones de diálogo, podemos decir frases que nos hagan congeniar con el resto de miembros de la RFA y, si queremos, convertirnos en su amiga o en su novia. Todo eso depende de la jugadora, de nosotras.

El sistema de juego funciona exactamente igual que un servicio de mensajería online cualquiera. Tenemos cuatro modos de interacción con los personajes: a través de las salas de chat, enviando mensajes de texto, llamadas al móvil o con correos electrónicos. Además, de vez en cuando también tenemos pequeñas escenas de novela visual que nos adentran un poco más en la historia de estos chicos y su implicación personal dentro de la RFA. Dependiendo de la ruta que sigamos, tendremos que implicarnos emocionalmente con un determinado personaje y alcanzar la suficiente afinidad que nos lleve al tan ansiado final feliz.

Dicho esto, al empezar una partida tenemos once días reales para llevar nuestra aventura a buen puerto. A lo largo de estos once días, se irán abriendo chats en los que podremos (y deberemos) hablar con el resto de personajes. Cada vez que digamos una frase de elogio o de comprensión a un personaje, conseguiremos más afinidad con él y nos recompensará con un corazón; estos corazones son muy necesarios para entroncar la historia por la ruta del personaje que queremos seguir y para poder canjearlos por relojes de arena, unos pequeños items que nos servirán para desbloquear los chats que nos hemos saltado o para abrir nuevas rutas. Además, tendremos que estar muy pendientes del peso de nuestras decisiones, ya que elegir malos comentarios puede conducirnos a uno de los múltiples finales malos del juego (aunque algunos son mejores que los buenos), pero también es necesario para desbloquear todas las imágenes del juego.

Pero dejando el apartado técnico, lo que más me ha encandilado es el argumento y los personajes. Cada personaje tiene su personalidad, sus gustos, sus aversiones, sus deseos, sus luces y sus sombras, lo que los hace increíblemente humanos. Todos son diferentes entre sí y cada uno tiene un pasado que iremos descubriendo poco a poco. Una de las cosas más divertidas es que cada personaje tiene también sus propios emoticonos y bocadillos, que irán poniendo en los chats para manifestar sus sentimientos o para flirtear contigo, como corazones o caritas sonrientes.

Y, para intentar meteros el gusanillo en el cuerpo, ¿qué tal si os hablo un poquito de los personajes principales? ^^*


Zen



El artista del grupo, pues es actor, cantante y modelo a tiempo completo. Se le reconoce muy bien por su piel pálida (es albino), sus ojos rojos y su largo pelo de color blanco. Es guapo y lo sabe, y le encantará recordártelo en todo momento, lo que le convierte en un encantador narcisista que no para de hacerse selfies y enviártelos para que disfrutes de Zen tanto como él disfruta de sí mismo. No tiene novia, ya que embarcarse en una relación podría afectar a su carrera profesional (además de desilusionar a sus cientos de fans), pero en el fondo tiene muchas ganas de encontrar a una chica de la que enamorarse perdidamente. Es sensible, atento y propenso a comportarse como un caballero con su princesa.



Yoosung



El benjamín de la RFA, un chico de 21 años, universitario, adicto al LOLOL (un homenaje/parodia al League of Legends) y el bollito de canela más dulce y tierno que ha habido jamás en este mundo. Sus rasgos más llamativos son su pelo rubio, sus grandes ojos de color violeta y las dos horquillas que lleva en el flequillo formando una equis. Al principio se pasa la vida jugando a su videojuego favorito, lo que le lleva a descuidar un poco sus estudios, pero con el paso de los días se dará cuenta de que así no va a ninguna parte y empezará a intentar reconducir su vida. Es muy dulce e inocente, un auténtico cachorrito al que dan ganas de abrazar y proteger. Como curiosidad, decir que va a la SKY University, nombre que esconde las iniciales de las tres principales universidades de Corea del Sur.



Jaehee



La otra chica del grupo, además de la protagonista. Tiene 26 años y trabaja en la C&R International, una empresa que pertenece a Jumin Han; de hecho, es la asistente personal de Jumin, para el que trabaja las veinticuatro horas del día. Es una completa adicta al trabajo, seria, eficiente y en apariencia imperturbable. En apariencia, porque pierde los papeles completamente cada vez que ve una foto de Zen, del que es una gran admiradora (por no decir fangirl). A diferencia de los demás, la ruta de Jaehee está enfocada en la amistad. Está tan estresada con su trabajo que ansía dejarlo todo y dedicarse a algo que no la obligue a estar pendiente de los asuntos de los demás. Una de las cosas que más detesta es que su jefe la obligue a hacerse cargo de su gata, pues odia encontrar pelos de gato por toda la casa.



Jumin



Jumin Han, joven empresario de éxito a la temprana edad de 27 años. Es el heredero de la C&R International y está acostumbrado a vivir una vida de lujo y privilegios. Siempre está de viaje por negocios, viste un elegante traje negro y habla con mucha educación. Pero a pesar de que a este guapo soltero le llueven las atenciones femeninas, él no siente deseo alguno de tener una relación amorosa. Todo su amor lo ha depositado en Elizabeth the 3rd, su preciosa gata blanca, a la que idolatra por encima de todas las cosas. Por su esmerada educación, Jumin parece serio e inaccesible, pero tiene un toque de madurez muy atractivo. Su perspectiva de la vida le pone siempre en conflicto con Zen y con 707, pero todos le tienen por una figura de autoridad que no vacila en ayudar a sus compañeros de la RFA.



707




También conocido como Seven o Luciel, es uno de los personajes más alocados y simpáticos del juego. A sus 22 años, es un experimentado hacker que, además de estar en la RFA, trabaja como agente secreto. Se autoproclama católico y adicto a la comida basura, en especial a las Honey Budha Chips y al refresco Ph.D. Pepper. Es imposible describir su personalidad con otra expresión que no sea "estar como una puta regadera". Sonriente, pícaro y dicharachero, le encanta invadir la privacidad ajena, gastarle bromas a Yoosung y jugar a lo loco con la gata de Jumin (con deciros que éste quiere ponerle una orden de alejamiento...). Entre sus pasatiempos favoritos están hacer crossplay (disfrazarse de chica), coleccionar coches deportivos y hacer trastadas.


¿Mi favorito? Buf, pregunta complicada... Todos tienen algo con lo que puedes identificarte, y cada una de las rutas tiene su atractivo y te hace enamorarte hasta las trancas del personaje. Pero si tuviera que elegir a uno... creo que sería Seven. ¡Es con el que siempre tengo más afinidad! XD

¡Y hasta aquí por hoy! Espero que os haya gustado la entrada y que, si decidís darle una oportunidad a Mystic Messenger, os paséis por aquí para dejar vuestras impresiones y comentarios.

Anyo!! ^3^

martes, 14 de marzo de 2017

Comportamientos del anime que todos hemos hecho alguna vez


¡Hola a todos!

Ya tocaba otra entradita sobre Japón, ¿no? Después del subidón que me he pegado viendo Ataque a los Titanes (sí, ya sé que he empezado un poco tarde a verla), he notado como mi hype por Japón y por el mundo del anime ha aumentado considerablemente. Por eso, mientras espero a que empiece la segunda temporada de la que por ahora está siendo mi serie favorita, he decidido dedicarle una entrada a algo que he notado que nos pasa a todos los otakus, que es imitar comportamientos que hemos visto en el anime.

Seamos sinceros: A todos nos gusta copiar las cosas que nos gustan. Cuando una serie o una película se hacen muy famosas, tienden a crear tendencia. No es raro que muchas mujeres adoptaran el look de Audrie Hepburn en Desayuno con Diamantes, por considerarlo el colmo de la elegancia, ni que en los años 70 se pusiera de moda la chaqueta de lana de Starsky, de la famosa serie Starsky y Hutch. Por eso, no nos debe extrañar que los otaku, esa raza de fanáticos al manga y al anime que antes vivía en los sótanos de sus casas pero que ahora ha decidido salir a la luz, copien y asimilen ciertos comportamientos que han visto en sus animes favoritos. Yo me puedo incluir entre ellos, pues mientras buscaba información para hacer la entrada, me he dado cuenta de que he acabado imitando algunas cosas hasta el punto de que ya no me doy ni cuenta.

Seguid leyendo y comprobad si vosotros también tenéis alguno de estos síntomas, ^^*



Ajustarse las gafas con el dedo medio




Esta es una de las características más populares entre los otaku, entre los que me incluyo tanto por ser una gran fan del anime como una gafotas total y reincidente. Los personajes de anime, como todo buen cuatro ojos, adolecen del problema que tenemos todos los que llevamos gafas: se les resbalan cada cinco segundos por el puente de la nariz. Pero en vez de volver a colocar las gafas en su sitio cogiendo las gafas por la montura del cristal, lo que suelen hacer es subírselas con el dedo. ¡Y no con cualquier dedo, sino con el dedo medio! Para los occidentales, hacer este gesto puede inducir a error, ya que levantar el dedo medio es un gesto que se utiliza para insultar a alguien, pero en Japón no tiene esa connotación negativa. De ahí que veamos a muchos personajes de manga o anime utilizar ese dedo para señalar algo o para hacer algo tan natural como subirse las gafas.

Sin embargo, por las razones que he explicado, un occidental influenciado por el anime no puede andar subiéndose las gafas con el dedo medio, pues le podría caer un guantazo en menos que se reajusta una dioptría. Por fortuna, los creadores de anime han pensado en todo, ya que algunos personajes animados tienen por costumbre colocarse las gafas con los dedos índice y medio juntos, en un movimiento muy elegante que queda que te cagas cuando además el personaje está tramando algo maligno. Así que ahora no tenéis excusa alguna para no imitar este comportamiento en vuestra vida diaria. ¡Yo lo hago sin darme cuenta, ^^*!



Peluquería extreme




Una de las cosas maravillosas que tiene el anime es que a los otakus nos ha abierto las puertas a un nuevo mundo plagado de infinitas posibilidades, sobre todo en lo que se refiere al pelo. Las chicas anime (y también algunos chicos, claro) no se conforman con ir al instituto o de aventuras llevando el pelo corto o recogido en una coleta. No, eso sería demasiado fácil. Por eso, nos deleitan con un amplio catálogo visual de cortes de pelo a cuál más extravagante, peinados que desafían la gravedad y tintes de colores que no desagradarían a Lady Gaga. Además, una de las cosas buenas que tiene esto es que, a medida que veáis más anime, os volveréis más tolerantes con respecto al color del pelo y a los infinitos peinados que se pueden hacer con vuestra melenaza.



Acariciar la cabeza de las personas bajitas




No sé si este comportamiento es propio de la gente que ha visto mucho anime o del ser humano en general, que tiende a ser un poco cabroncete con sus semejantes, pero a mí ya me ha tocado verlo y, en ocasiones, “sufrirlo”. Todo otaku adicto al anime que se precie ha hecho eso de acariciarle la cabeza o revolverle el pelo a la persona bajita más cercana que haya. No sé qué les pasa a las personas altas, pero parece que en su ADN hay un gen que les impulsa a acariciar la cabeza de los que no les llegan a la altura de los hombros, quizá por protección o porque les hace gracia. El caso es que si además de alto eres adicto al anime, pues la pulsión de acariciar cabezas de bajitos se multiplica por diez, y es más que probable que te pases todo el día tocándole la moral a los que son más bajos que tú. Pero bueno, también tiene un componente tierno, y es que en el anime, los personajes más altos les revuelven el pelo a los más bajos como una forma de mostrar un sentimiento de protección y de cariño hacia esa persona.



Vocabulario japonés




¿Quién ha dicho que no se aprende nada viendo dibujos animados? Si a los niños se les ponen dibujos es porque se puede aprender mucho viéndolos, y el anime no iba a ser menos. Si los dibujos pueden enseñarnos cosas tan importantes como el valor de la amistad y lo importante que es no perder nunca la esperanza, ¿por qué no iban a potenciar el uso de nuevos idiomas? Gracias al anime, muchos hemos empezado a utilizar palabras japonesas en nuestro vocabulario cotidiano. Así, algo tan fácil como preguntar “¿Qué?”, lo hemos transformado en Nani?. Decimos kokoro o sugoi en vez de “corazón” y “maravilloso”. Y en vez de preguntarle a alguien si está bien, le decimos Daijoubu desu ka?

Vale, puede que intercalar palabras o expresiones japonesas en nuestro idioma sea una ida de olla de las gordas, pero es que no se puede evitar. Suena tan bien y es tan lindo… Es tan kawaii, ^3^



Ducharse en plan trágico




La influencia del anime es tan grande que ha calado hondo a muchos otakus, induciéndoles a adquirir comportamientos que hasta entonces no habían tenido pero que, de repente, los han asimilado hasta tal punto que se les hace imposible volver a las costumbres que tenían antes. Comer con palillos, hacer reverencias para pedir perdón o inclinar la cabeza hacia un lado cuando no entendemos algo son solo unos ejemplos de cómo podemos adaptar los rasgos de una cultura foránea a nuestro comportamiento habitual. Pero es que para los amantes del anime esto puede elevarse a la décima potencia, ya que nuestra capacidad de absorción es tal que hasta llegamos a imitar a los japoneses cuando se duchan.

A ver, hay que matizar un par de cosas. Seguramente muchos ya sabréis que los japoneses son más de bañera que de ducha, y que es más común verles en los baños públicos que dándose una ducha en su casa. Pero si habéis visto anime, sobre todo anime en el que los protagonistas son bastante dramáticos, veréis que tienen una forma muy particular de ducharse, que consiste en apoyar la mano en la pared y agachar la cabeza mientras deja que el chorro de agua le caiga sobre la nuca. Yo no sé qué les pasa a los protagonistas trágicos de los anime para ducharse así, pero la verdad es que les da un toque bastante atractivo y, además, su comportamiento es muy imitable. Por eso yo, en los momentos de máxima reflexión sobre mi vida, me ducho en plan trágico para darle mayor trascendencia al asunto, ^^*



Fantasías yaoi




Seamos francos: todos hemos visto hentai alguna vez en nuestra vida. Y no, no os hagáis los inocentes mirando hacia otro lado, sonrojándoos y preguntando qué es el hentai, porque lo sabéis de sobra, pillines. Además, no tengo nada en contra del hentai; si existe la animación pornográfica es porque a la gente le gusta (además, hay hentai bastante bueno por la red, con argumento y todo), así que no seré yo quien venga aquí a censuraros. El caso es que el hentai, como todo en esta vida, se divide en varios subtipos destinados a contentar al amplio público que lo consume, que tiene sus preferencias. Está el ecchi (es erótico, no llega a ser pornográfico), el yaoi (relación homosexual entre hombres), el yuri (lo mismo pero entre mujeres), el furry (personajes con rasgos animales), el futanari (personajes hermafroditas) o el sexo con tentáculos, entre muchos otros. Sin embargo, quisiera detenerme un poco en el yaoi, porque es el que más me gusta y el que más me influye en cierto comportamiento que tengo desde que he empezado a verlo.

Veréis, queridos lectores. Pasa algo muy curioso  con las otakus que se han cansado de Candy Candy y han decidido empezar a visionar contenido más adulto, y es que el género yaoi es algo que, una vez visto, perturba para siempre a la muchacha y ésta no vuelve a ser la misma. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que la chica en cuestión, maravillada por ese precioso acto que es la cópula entre dos tíos buenos de dibujos animados, empezará a shipear homosexualmente a todos los chicos de su entorno, ya sean reales o ficticios. No es que haga uso de sus habilidades de casamentera para forzarles a unirse, pero sí que se dedicará a fantasear con una posible relación homosexual entre ellos. Esto le pasará no solo con los personajes de otros anime, sino también con personajes de novelas que no tienen nada que ver con el anime. Como habréis empezado a sospechar, yo me incluyo en este punto y me encanta admitirlo (Pietro y Giuliano, algún día caeréis el uno en los brazos del otro, ^3^).



Rascarse la nuca




¿Recordáis lo que os decía antes sobre esas características que parece que todo japonés parece tener? Si antes hablábamos de subirse las gafas con el dedo medio o el hecho de revolverle el pelo a las personas de menor estatura que nosotros, pues ahora toca hablar del gesto que hacen los japoneses cuando se sienten incómodos, que es rascarse la nuca a la vez que se sonrojan. Todos, absolutamente todos los personajes de anime, se rascan la parte de atrás del cuello cuando alguien les dedica un halago y éstos se sienten un poco avergonzados. Es matemático. No hay personaje que no haga este dichoso gesto en esa situación.

Y, como buenos otakus, nuestro deber es imitar dicho comportamiento, ^^*. Reconozco que este no es un comportamiento que yo suela imitar, ya que hasta en el anime son los chicos los que más hacen este gesto de rascarse la nuca. Las chicas son más de sonrojarse y hundir un poquito la cabeza entre los hombros, y esto sí que me sale. Estoy tan acostumbrada a verlo en el anime que ya me sale natural.



El último pupitre




Los animes cuyas historias están ambientadas en un instituto son incontables. Estoy convencida de que todos vosotros habéis tenido que ver como mínimo tres animes cuya historia transcurriera en un instituto. Pasa algo muy curioso con los estudiantes de instituto japoneses (siempre hablando de anime claro). ¿Nunca os habéis dado cuenta de que el protagonista suele sentarse al final de la clase? No sé por qué, pero es casi de manual que el personaje principal de la historia se siente lo más lejos posible del profesor. Rizando el rizo, veremos que el protagonista siempre está situado en un asiento pegado a la ventana de la clase, para que pueda mirar con melancolía al patio del instituto.

Fieles a nuestro estilo de vida, es el deber de todo otaku sentarse en el último pupitre de la clase para emular a sus héroes anime favoritos. Da igual que no veáis el encerado y que no oigáis nada de lo que dicen los profesores; tenéis que sentaros al final y punto. Si os han colocado por orden de lista, siempre podéis pedirle a un compañero que os cambie el sitio, u os entrará tal ansiedad que empezarán a sudaros las manos.



Comida japonesa




Este aspecto la verdad es que no tiene misterio alguno. Cuando nos abrimos a una cultura diferente a la nuestra, todo lo que ahí nos espera llama nuestra atención: el lenguaje, la música, la moda, la idiosincrasia… Tenemos ganas de aprenderlo todo, de llenarnos de todo lo que esa nueva comunidad tiene que ofrecernos, y la gastronomía no es la excepción. Por eso, es muy normal que después de ver tanto anime, sintamos la necesidad imperiosa de reproducir en nuestra alimentación diaria las comidas que consumen nuestros personajes favoritos. Y no hablo solo del famoso sushi, sino de todo un abanico de opciones culinarias como el ramen, el okonomiyaki, el takoyaki o las bolitas de arroz u onigiri.

A día de hoy es relativamente sencillo disfrutar de alguna de estas comidas japonesas. En los supermercados se pueden encontrar ingredientes especiales para preparar estos alimentos, aunque también podemos tirar de los que tenemos en nuestra casa para adaptarlos a nuestra comida. Pero cuando yo empecé a viciarme al anime era imposible encontrar esta comida a menos que hubiera una tienda especializada en tu barrio… y no era el caso ^^U



No puedes volver a comer helados o piruletas nunca más




¿Es necesario que explique por qué? ¬¬U


¡Y hasta aquí por hoy! Espero que os haya gustado!

lunes, 6 de marzo de 2017

Mi experiencia con Mary Sue


¡Hola a todos!

Hace tiempo que vengo dándole vueltas a hacer una entrada dedicada a este tema, pero no sabía muy bien cómo enfocarla.

Hace unos meses, mientras empezaba a trabajar en los perfiles de personaje de dos chicas que quiero convertir en protagonistas de una novela, una lucecita de alarma se iluminó en mi mente. Como escritora que procura estar pendiente de todo y que busca ofrecer un poco de originalidad a través de un estudio más detallado de los personajes de una novela, me preocupaba que mis nuevos personajes estuviesen acumulando una peligrosa cantidad de defectos lo suficientemente positivos como para que futuros lectores les colgaran el temido sambenito que todo escritor aborrece: el de Mary Sue.

¿Habéis oído hablar alguna vez de Mary Sue? Seguro que sí pero, por si acaso, os la voy a resumir brevemente. Mary Sue es un término que se suele utilizar en el mundo del fanfic para definir a un personaje femenino que es jodidamente perfecto y que en ciertos casos suele ser un alter ego del mismo autor del fanfic en cuestión. Todo se les da de maravilla, el resto de personajes lame el suelo por donde pisan y su único papel en la historia parece ser el de acaparar toda la atención y asegurarse de que todo gira a su alrededor. Y esto no pasa solo con los personajes femeninos, porque los hombres también tienen a su propio Gary Stu, que reúne en su ser todas las condiciones necesarias para ser el novio perfecto de la Mary Sue.

Para ilustrar el concepto de lo que es una Mary Sue, voy a tomar como ejemplo a un personaje al que le tengo especial manía y al que considero como la reina de las Mary Sue canon: Ayla, la protagonista de la saga Los Hijos de la Tierra, de J.M. Auel. Si alguien tiene la inmensa suerte de no haber leído todavía esta saga y tiene en mente el inconsciente deseo de hacerlo, le recomiendo que no siga leyendo, pues voy a destripar sin piedad alguna tanto al personaje protagonista como parte del argumento. Si os da igual, seguid adelante y disfrutad: Cuando me desahogo con algo suelo soltar alguna ocurrencia buena.

¡Vamos allá!



Hola, soy Ayla y, como véis, soy perfecta en todos los sentidos



El personaje suele ser del mismo sexo que el autor

Cierto, y la gran mayoría de las veces veréis que es así. Como el concepto de la Mary Sue tiene connotaciones de escapismo, es frecuente que el autor vierta parte de su personalidad, sus gustos, sus simpatías o sus aversiones en el personaje principal de su novela, con el cual se identifica. Más preocupante es cuando empieza a describir a su protagonista y nos damos cuenta de que su nombre es parecido al del autor y además es un retrato calcado de éste.

En el caso de Ayla, sabemos que la autora es una mujer pero viendo las fotografías de Auel (Auel/Ayla, ejem...), nos damos cuenta de que no se parece mucho a Ayla. Sin embargo, yo he creído ver cierto parecido con otro personaje al que Auel le da una importancia brutal en el quinto libro: Zolena o Zelandoni, la sacerdotisa de la Novena Caverna de los Zelandonii. Se la describe como una mujer con obesidad pero con una apariencia imponente, comparable a la de la Madre Tierra. Además, tiene los ojos azules (como la autora) y en su juventud tuvo una historia de amor con Jondalar, ahora pareja de Ayla y claramente su tipo de hombre ideal. Por supuesto, se lleva de maravilla con Ayla y alaba cualquier cosa que hace con un servilismo digno del mejor perro.



El personaje suele ser muy joven

Casi todas las novelas juveniles que he leído tienen como rasgo común el que su protagonista sea un adolescente, lo cual no me parece mal. Al ser novelas escritas para un público joven, es normal que los protagonistas tengan la edad de aquellos a quienes van dirigidas sus aventuras, ya que eso les permite identificarse con los personajes y simpatizar con ellos. Sin embargo, aunque la novela esté protagonizada por adultos, el personaje de la Mary Sue casi siempre será adolescente.

Es un poco complicado aplicarle este punto a Ayla. Si tomamos como referencia los libros por separado, podremos ver que la edad de Ayla oscila entre los 5 y los 25 años aproximadamente, así que dependiendo de qué libro estemos leyendo, Ayla será más o menos joven. Pero si tomamos la saga en conjunto, podremos ver cómo va creciendo y convirtiéndose en una mujer adulta.




J. M. Auel con un dibujo de Ayla.
Como se puede ver, son como dos gotas de agua.



El personaje es el centro de atención

Siempre me ha parecido alucinante la facilidad que tiene el personaje de la Mary Sue para acaparar toda la atención del plantel de personajes. No importa si está haciendo una exhibición de sus habilidades o si está contando una anécdota de su infancia: todos los personajes la estarán mirando embobados, prestando atención a sus palabras como si fuese lo más increíble que habían escuchado hasta ahora, y sintiendo todavía más admiración por ella.

¿Y Ayla cumple este requisito? Pues me temo que sí. Por alguna razón que no me acabo de explicar, Ayla llama la atención donde quiera que va. Dadas las reacciones de los otros personajes al verla y escucharla, uno podría imaginársela como una especie de diosa luminosa ante la que todos se arrodillan al pasar. Además, otra cosa que me llamaba la atención al leer los libros es que Ayla solía ser el principal tema de conversación del resto de personajes, aun cuando ella no estaba presente.



Su personalidad está muy poco definida

Es común que la Mary Sue acumule en su haber un buen montón de virtudes para hacer que sea un personaje atractivo y simpático a ojos de los lectores. Es curioso, sin embargo, que teniendo tantas virtudes carezca por completo de personalidad. La Mary Sue puede ser descrita como simpática, amable y bondadosa, pero cuando uno lee sus aventuras se da cuenta de que no son más que palabras escritas en el papel y puestas ahí adrede para que los lectores las aceptemos como verdad universal. En vez de dejar que el personaje hable con sus actos, se nos da una lista de sus mayores virtudes para que pensemos que es de una determinada manera, aunque después no la veamos actuar acorde a su descripción.

Y el caso de Ayla no podría coincidir más con la perorata que os acabo de soltar. He leído montones de descripciones del carácter de Ayla en las propias novelas (que se repiten una y otra vez, por si acaso no nos ha quedado claro) y que la definen como una persona amable, ingenua, de gran fortaleza interior, un tanto vulnerable, benévola, generosa, siempre dispuesta a ponerse en peligro con tal de salvar a una persona… Y, sin embargo, la única sensación que provoca en mí es una total indiferencia. Es tan perfecta y maravillosa que me deja fría.



¿Cómo que no tengo personalidad?
¿Y esas dos que se me salen del sujetador que YO he inventado, qué?



Si la odian, son los malos

Siempre he creído que la clave de una buena historia es que tenga un antagonista a la medida de su protagonista. Debería haber una norma para todos los escritores que dijera que si su protagonista es una pasada de personaje, su antagonista debería serlo también. Me jode un montón leer una historia donde los antagonistas son villanos de opereta; ya sabéis, esos malos jajejijoju que sueltan las frases lapidarias más chorras del mundo, que no tienen motivación alguna para cometer maldades y que están ahí para que los lectores los odiemos por ser tan malos (aunque a mí siempre me han parecido personajes fascinantes). En el mundo de las Mary Sue los villanos abundan, pero estos malvados personajes solo son malvados porque odian a la Mary Sue. Su único objetivo en la historia es detestar a la Mary Sue, y probablemente no hacían ni la mitad de maldades hasta que la susodicha se cruzó en sus caminos.

El caso de Ayla es de manual. Entre tantísimos amigos, aliados y admiradores, era normal que a la maravillosa Ayla le salieran un par de antagonistas. Quitando a Broud, el neandertal que la violó y que la odiaba porque no podía soportar que una mujer diferente de su pueblo fuese superior a él, el resto de antagonistas de Ayla la odian única y exclusivamente porque le tienen envidia o porque no les hace ni caso. Marona la detesta porque todos dicen que es más guapa que ella y porque se ha quedado con Jondalar, al que quiere reconquistar (a pesar de que fue él quien se marchó de viaje sin decirle nada, dejándola colgada cuando estaban a unos días de emparejarse). Brukeval la odia porque cree que ella lo ve como una abominación (es mestizo, nieto de una mujer cromañón y un neandertal) e intuye que una mujer tan guapa como ella nunca se fijaría en alguien como él. Madroman no la puede ni ver porque Ayla consigue hacerse un hueco entre los sacerdotes de la Caverna mientras que él lleva media vida intentando conseguir lo que ella ha logrado en un par de meses. Y así podría seguir.



Tiene poderes especiales

Es muy habitual que la Mary Sue posea algún tipo de poder, ya sea mágico, sobrenatural o de otro tipo, que es extraordinario y claramente superior al del resto de personajes. Si pertenece a un clan de brujas, será la más poderosa o tendrá un potencial enorme. Si es un ser de luz, su poder será tan grande que al resto del mundo no le quedará más remedio que inclinarse ante su superioridad. Por eso, a la Mary Sue se le suele dar un trato preferente o especial dentro de la historia.

Y el caso de Ayla no podía ser menos. A lo largo de la saga se nos va dejando caer que Ayla tiene una especie de conexión muy especial con el mundo de los espíritus, llegando a comunicarse con ellos en ciertas ocasiones (sobre todo cuando se pone hasta las cejas de datura). Más adelante, ya lejos de los neandertales, se la identifica como una de las elegidas de la Madre Tierra, cuando no ella misma reencarnada. Sus “poderes” son tener sueños que podrían identificarse como reveladores o incluso premonitorios, en los que suele hallar la clave de misterios que personajes más sabios que ella no han podido resolver nunca.



¿Hablar con el espíritu del León Cavernario?
Claro, lo hago muy a menudo. ¿Tú no?



Los talentos de la Mary Sue

Si hay algo que le sobra a la Mary Sue es talento para realizar cualquier cosa que se proponga. Una Mary Sue es tan habilidosa en todo lo que hace que no hay por dónde pillarla. ¿Tocar un instrumento musical? Por supuesto. ¿Jugar al billar? Desde luego. ¿Manejar todo tipo de armas? Claro que sí, guapi. A la Mary Sue todo se le da bien, y si no se le da bien es porque todavía no ha aprendido a hacerlo. Sabe hacer gala de sus talentos con tanta maestría que es inevitable que reciba los halagos de todo el mundo.

Una vez más, nuestra cromañón favorita vuelve a encajar en este perfil. Ayla es una mujer que sabe hacer de todo. Es una curandera excelente, posee una memoria prodigiosa, es la primera en domesticar animales salvajes, la que descubrió que el fuego se podía hacer con dos piedras, tiene una puntería certera con la honda y con el tirador de lanzas, aprende lenguas extranjeras en un tiempo récord, sabe cazar mejor que nadie… y la cosa sigue, y sigue, y sigue.



Los ¿defectos? de la Mary Sue

Y así como la Mary Sue tiene más virtudes que un santo, sus defectos quedarán tan mermados que nadie los apreciará como tales, ni siquiera los personajes que la rodean. A pesar de que la Mary Sue se percibe a sí misma como una persona fea, torpe, o gruñona, el resto de personajes no lo verá así. Todo lo contrario, pues consideran que sus defectos más bien parecen virtudes y la harán resaltar todavía más.

Y Ayla no podía quedarse atrás en esto. Como Auel tal vez se dio cuenta de que se había pasado al ponerle tantos atributos positivos a Ayla, decidió que debía darle un par de defectos para hacerla más humana a ojos de los lectores. Y lo único que se le ha ocurrido es hacer que Ayla tenga una voz extraña y que no sepa cantar. En serio, no sabéis lo aburrido que es leer una y otra vez que Ayla tiene un acento un poco raro (por haberse pasado media vida entre neandertales que gruñían en vez de hablar) y que a los demás les encante porque suena exótico. O que Ayla se lamente de no poder cantar el himno dedicado a la Madre Tierra porque no sabe entonar. En cuanto a sus “defectos” físicos, Ayla siempre se ha visto a sí misma como una persona fea, ya que a ojos de los neandertales no era nada atractiva. Pero en un giro inesperado de los acontecimientos, ¡resulta que en realidad es guapísima, con un cuerpo escultural y un sex-appeal flipante! ¡Todos los hombres del mundo la encuentran fascinante y babean por acostarse con ella!




¿Cómo no se van a enamorar los hombres de mí,
con lo maravillosa que soy?



Las mascotas de la Mary Sue

Es muy común encontrar historias protagonizadas por Mary Sue que, además de tener el amor y la admiración de más de medio mundo, también tienen el cariño de varios animales que van tras ella y la obedecen ciegamente. No es que solo tengan un perro o un gato como mascota; más bien tienen todo un zoológico a su lado para hacerles compañía (y vaya usted a saber si esos animales no son mágicos también).

En lo que respecta a Ayla, vuelve a encajar con el perfil a la perfección. A pesar de ser una cazadora formidable y una curandera fuera de serie, Ayla ha conseguido hacer hueco en su apretada agenda para domar a una yegua, ayudarla a parir a su potrillo, domesticar a un león cavernario hasta el punto de que éste le deja montar sobre él y hacerse amiga de un lobo que mata a todo aquel que haga ademán de querer tocarle un pelo. Además, Ayla sabe imitar tan bien el canto de los pájaros que éstos se acercan a ella cuando silba, al más puro estilo Blancanieves. Ni Félix Rodríguez de la Fuente, oigan.



Rasgos físicos fuera de lo común

Si habéis llegado hasta aquí, os habréis dado cuenta de que la Mary Sue es un personaje al que el autor ha hecho tan rematadamente perfecto y alucinante que parece imposible hacer que sea más excepcional. Pues estáis en un error, queridos, porque la Mary Sue tiene cuerda para rato y siempre encuentra la forma de destacar por encima de los demás, aunque sea por algo tan absurdo como su color de pelo o de ojos. En las historias protagonizadas por una Mary Sue, es muy habitual que a ésta se la describa como dueña de un cabello en el que se entremezclan mil colores que van desde el castaño rojizo con reflejos rubios al negro como ala de cuervo con tonos azulados y un mechón de pelo blanco, por ejemplo. La Mary Sue siempre tendrá un color de pelo muy raro y llamativo. Y lo mismo pasa con sus ojos, en los que hay todo un arcoíris de colores. Y eso cuando no tiene heterocromía, es decir, que tiene los ojos de distinto color.

Con Ayla la cosa no ha llegado tan lejos, aunque he de decir que, a pesar de que casi todos sus congéneres parecen ser rubios y de ojos claros, ella es la que más destaca. Se describe su pelo como rubio dorado, como si cayeran sobre él los rayos del sol o como el trigo maduro. Sus ojos son de un tono azul grisáceo, y con una mirada tan inocente que sería capaz de subyugar hasta al mismísimo Kim Jong-Un. Sin embargo, es más llamativo el caso de Jondalar, el compañero de Ayla, cuya atención se desvía frecuentemente a sus ojos de un color azul tan intenso como el de un glaciar (por si os lo estáis preguntando, sí, la autora siempre usa esta comparación).





Un caballo, un lobo, un león...
Mascotas que todo el mundo ha tenido alguna vez.



Los amores de Mary Sue

Siendo como es Mary Sue una persona maravillosa y perfecta, una joya brillante y pulida de las que solo nacen una vez cada mil años, era de esperar que uno o varios hombres se enamoraran perdidamente de ella. Si tenéis entre manos un libro protagonizado por una Mary Sue, os daréis cuenta de que le saldrán enamorados hasta debajo de las piedras, aunque ella sentirá predilección por el personaje al que el autor le tiene más cariño (y al que le dedica una demencial cantidad de páginas). Esto lleva muchas veces a que la historia tome giros forzados para emparejar a la Mary Sue con su amorcito, a veces de manera inverosímil.

Y Ayla también cae en este tópico. Desde que conoce a Jondalar, para Ayla no habrá en el mundo más hombre que él. Pero en cierto momento tienen una discusión, se enfadan y Ayla pasa a tener una relación con un hombre llamado Ranec, que bebe los vientos por ella y con el que Ayla acepta acostarse a pesar de no estar del todo segura de si lo ama. Como Ayla y Jondalar son incapaces de sentarse a hablar para aclarar las cosas, Ayla sigue con Ranec y llegan a prometerse para ser pareja; Jondalar, que no soporta ver a Ayla con otro hombre, decide marcharse a su hogar sin decirle nada a nadie. En cuanto Ayla descubre que se ha ido el mismo día de su emparejamiento (algo bastante lógico, por cierto), se da cuenta de que no puede vivir sin él, arreglan sus problemas y deja a Ranec para irse con Jondalar. Así, de un plumazo.



El pasado de la Mary Sue

Cuando uno está leyendo la vida, obra y milagros de una Mary Sue y la ve tan guapa, lista, perfecta y maravillosa, posiblemente llegará a pensar que la infancia de la chica ha sido la de una princesita de cuento, con unicornios, canciones, piruletas y paseos en carroza por un reino precioso. Pero nada más lejos de la realidad, porque resulta que todas las Mary Sue del mundo tienen un pasado marcado por la tragedia, pensado para arrancar lágrimas hasta a esas personas insensibles como yo que tienen una piedra donde debería haber un corazón. Pero es que el pasado de la Mary Sue es tan exageradamente dramático que en ocasiones roza el absurdo, y se nota a la legua que muchas veces parece que hay una competición entre personajes, que luchan entre sí por ver quién la tiene más grande tiene el pasado más doloroso y terrible.

Pues con Ayla pasa tres cuartos de lo mismo. Contar todas las cosas horribles que le han pasado en su infancia y su adolescencia daría para llenar varios libros (y, de hecho, Auel lo ha conseguido gracias a su pésimo estilo de escritura, basado en hacer un cortapega brutal de lo ocurrido en los libros anteriores), voy a tratar de resumirlo en pocas frases: Sus padres murieron en un terremoto cuando ella tenía cinco años, la atacó un león cavernario, Broud la golpeaba y violaba continuamente, fue maldecida varias veces por desobedecer las leyes de su clan, estuvo a punto de morir al dar a luz un niño al que todos creían deforme, cuando sus padres adoptivos murieron ella fue expulsada del clan y la obligaron a dejar atrás a su hijo, estuvo viviendo sola durante tres años… y a partir de haber conocido a Jondalar todo le empezó a ir de maravilla en la vida (y, por si os lo estáis preguntando, a Ayla no le han quedado secuelas psicológicas de todo aquello). La sinopsis de uno de los libros la describe como una “mujer fuerte bíblica”, pero a mí me parece un personaje patético. Auel la ha querido hacer tan fuerte y luchadora que ha caído en lo melodramático y absurdo.




Tranquilos, que cuando me canse del rollo interracial
volveré a pedirle al amor de mi vida que me lleve con él a su casa.



Parentesco de la Mary Sue

Como la Mary Sue es un personaje más propio de los fanfictions, hay ciertas cosas que no se van a encontrar en una Canon Sue como Ayla, y este aspecto es uno de ellos. Cuando se está escribiendo un fanfic, es muy común que el personaje Mary Sue tenga un parentesco cercano con uno de los protagonistas de la historia original, normalmente con el favorito del fan o con el villano en el caso de que sea muy carismático, como pasó en Harry Potter y el Legado Maldito con Delphi y Voldemort (¡me niego a aceptar que eso sea canon!).

Sin embargo, como Ayla es una Mary Sue canon, no se le puede aplicar esta característica. Eso sí, no he buscado fanfics de Los Hijos de la Tierra (si es que los hay), así que no he podido confirmar que no se hayan creado personajes a los que se ha emparentado con Santa Ayla de Todos los Santos. Crucemos los dedos.



Personalidad cambiante

Este apartado también está más centrado en los fanfics que en las historias originales, ya que afecta principalmente a los personajes del canon. En los fanfics basados en historias bastante conocidas por el gran público, los personajes originales sufrirán diversos cambios de personalidad que están destinados a adaptarse a un argumento que favorezca a la Mary Sue y a su participación dentro del relato. Por ejemplo, imaginad que vuestro personaje favorito de una saga literaria destaca por ser un chico de carácter fuerte, intenso e impulsivo, que no vacila en ayudar a sus amigos pero sin pensar en las consecuencias que eso pueda traerle; yo os aseguro que como aparezca una Mary Sue de por medio, el chico no solo templará su carácter sino que además aprenderá a contener sus emociones y a pensar las cosas con cabeza, hasta el punto de que decidirá regresar a la universidad para sacarse un doctorado en Esperanto mientras la Mary Sue resuelve las situaciones mucho mejor de lo que lo haría él.

Como ya he dicho, esta característica es más propia de los fanfics que de las historias originales, así que no es de extrañar que no podamos aplicársela a Ayla. Sin embargo, sí me gustaría hablar un poco de las personalidades de los personajes secundarios y terciarios de la historia, que al principio nos los anuncian de una manera y después resulta que no eran tan malos como nos los pintaban. Un ejemplo de lo que quiero decir con esto es el caso de Jondalar y los supuestos prejuicios que su gente (o sea, todos los cromañones del mundo) tiene en contra de los neandertales y de las personas que se han criado con ellos. Creo que lo entenderéis mejor así:


Ayla: Te amo, Jondalar.

Jondalar: Yo también te amo, Ayla. Pero el caso es que no sé si debería llevarte a conocer a los míos, pues creen que la gente con la que te has criado son animales. Y si además se enteran de que uno de ellos te montó como a una potra y aún encima has tenido un hijo mestizo, te van a rechazar y van a decir que eres una abominación, como hice yo cuando me lo contaste.

Ayla: Pero Jondalar, yo no puedo ocultar mi pasado.

Jondalar: Si yo te entiendo, Ayla, pero de verdad que te lo digo por tu bien. Si los nuestros se enteran de que te han criado los cabezas chatas, te tendrán asco y te repudiarán.


(Más tarde, en el poblado de los Mamutoi)

Ayla: Hola, me llamo Ayla y me han criado esos a los que llamáis cabezas chatas.

Mamutoi: Ah, pues vale. Ven, que queremos que seas una de los nuestros.


(Más tarde, en la tribu de los Sharamudoi)

Ayla: Hola, me llamo Ayla y los cabezas chatas me han entrenado para ser curandera.

Sharamudoi: Ah, pues qué bien. Como le has curado el brazo a la compañera del jefe, ese detallito es completamente irrelevante, a pesar de que nuestro jefe piensa que la gente que ha estado en contacto con ellos está contaminada y pensar otra cosa va en contra de todos nuestros principios étnicos y culturales.


(Más tarde, en la caverna de los Zelandonii)

Ayla: Hola, me llamo Ayla y Jondalar me ha dicho que sois unos racistas de mierda que me rechazarían en cuanto supieran que los cabezas chatas son mi familia.

Zelandonii: Ay, ay, ay, pero qué cosas tiene este Jondalar. ¡Si aquí todos somos mazo tolerantes! Es verdad que entre los nuestros hay algunos mestizos a los que llamamos abominaciones, pero eres tan guapa y maravillosa que contigo vamos a hacer la vista gorda.


¿Entendéis a qué me refiero? A través del personaje de Jondalar, Auel ha querido hacernos creer que pudo haber existido un choque racial y cultural entre ambas especies de humanos, lo que podría haber motivado graves conflictos entre ellos. De hecho, Jondalar representa la cultura de los cromañones; se ha criado con ellos, comprende todos sus ritos y ceremonias, ha crecido creyendo que el culto a la Madre Tierra es el único y verdadero, y le han enseñado a rechazar todo aquello que no forme parte de su gente. Y, por encima de todo, le han enseñado que las personas como Ayla, que se han criado con neandertales y han tenido hijos con ellos, están sucias y sus hijos son abominaciones. ¿¿Por qué entonces, en nombre de todos los dioses, Jondalar es el único intolerante de la saga?? ¿Por qué el resto del mundo acepta tan alegremente el pasado de Ayla, si va en contra de todos los principios que han mamado con la leche de sus madres? La única respuesta es que Auel cambió todo el pensamiento de una cultura para amoldarla a Ayla, para que siguiese siendo la chica perfecta y todo el mundo la quisiera. Por eso, a pesar de que hasta el momento todos pensaban que los niños mestizos eran monstruos, a partir de la aparición de Ayla su concepto de la vida cambiará rápidamente y lo aceptarán sin ningún problema.



¡Y hasta aquí por hoy! Este ha sido un post que ha mezclado dos de mis grandes pasiones: la literatura y el desahogo personal, y la verdad es que me he quedado bastante a gusto. ¿Y qué me decís de vosotros? ¿Habéis leído alguna novela en la que la protagonista era tan perfecta que os han entrado ganas de coger el libro y tirarlo por la ventana? ¿Conocéis a algún personaje al que le encajen estas características tan bien como a la dichosa Ayla?

¡Espero vuestros comentarios!

miércoles, 1 de marzo de 2017

La Barbie del mes: Princesa de Irlanda


¡Hola a todos!

Bienvenidos al mes de marzo, que es uno de mis meses favoritos porque dentro de un par de días voy a estar de cumpleaños, ^^*. No tengo muchas novedades que contar sobre mi vida, salvo que he vuelto a coger el ritmo de escribir y cada vez me estoy implicando más en la nueva novela que quiero sacar adelante. Me está costando un poco porque tiene temática de fantasía y no estoy acostumbrada a escribir fantasía (a pesar de que es mi género favorito, lo cual dice mucho acerca de mis dotes escritoras, ^^U). Pero como de eso todavía no puedo hablar mucho porque estoy empezando y me queda un camino muuuuy largo por delante, no diré nada y os dejaré con la expectación (espero).

Vamos a lo que toca, que es la Barbie que va a liderar el mes de marzo. Esta es una de mis favoritas y la que más me gustaría poseer, además de la Barbie Escarlata O'Hara.

¡Nos vemos pronto!



Princesa de Irlanda




Hace muchos años, en las neblinosas islas verdes del continente europeo, una raza de gente noble conocida como los celtas habitó la tierra. Sus armas son joyas, armadura y manuscritos, descubiertos en el transcurso del tiempo, demuestran que se trataba de una cultura muy artística. Hoy en día, el encanto y la gloria de los celtas sigue reinando en el arte, joyería y folclor de Irlanda. La muñeca Barbie Princesa Celta luce con orgullo un vestido largo verde resplandeciente, que incluye tanto un diseño como un cinturón con tres medallones inspirado por colores y diseños de la cultura celta. Su capa está adornada con un broche dorado que trae recuerdos del bello broche de la aldea de Tara (un famoso prendedor con joyas que se cree que fue usado por la realeza céltica).

Personalmente, esta es una de mis Barbies favoritas por la sencillez y la elegancia que tiene. Cuando esta colección de muñecas salió a la luz, casi desde el principio quise tener a esta princesa celta entre mis muñecas. No pudo ser porque no estaba entre las muñecas que vinieron a mi ciudad y me fue imposible conseguirla, pero no descarto la idea de ir a por ella más adelante.

martes, 14 de febrero de 2017

Amor en los tiempos de la EGB


¡Hola a todos!

¡Y feliz San Valentín! Sí, ya sé que este día es la típica jornada dedicada al consumismo, que está pensada para que cientos de parejitas enamoradas se gasten el dinero en chocolate, peluches y cenas románticas para celebrar el amor que sienten hacia su media naranja. Pero ese no es motivo para que los demás no podamos celebrar el amor a nuestra manera.

Una de las formas más creativas de manifestar el amor que sentimos por otra persona es escribir un poema romántico. Además de San Valentín, hoy también podría ser el día dedicado a Pablo Neruda, porque me parece que el dichoso Me gustas cuando callas porque estás como ausente... va a ser uno de los poemas más pronunciados el día de hoy. Pero no hace falta ser Neruda para sacar a relucir al poeta que todos llevamos dentro, y de poetas está la generación de la EGB llenita.

Para los que no lo sepan, la EGB fue un ciclo de estudios primarios obligatorios que estuvo presente en los centros educativos españoles hasta bien entrados los años 90. Fue una época muy recordada por todos aquellos a los que nos tocó vivirla, rememorada como el paradigma del mejor de los tiempos. Dibujos animados, música, anuncios, juegos y aperitivos salados son solo unos pocos pilares sobre los que se sostiene la filosofía de la generación de la EGB. Pero otra de las señas de identidad es la que os traigo hoy: las poesías de EGB.

En los tiempos en los que los móviles eran armatostes del tamaño de un Volvo, las chicas teníamos que llevar todas nuestras cosas del instituto en carpetas clasificadoras cuyos separadores eran de cartulina. Para dar un toque de alegría a nuestras frías carpetas, las chicas solíamos decorarlas con fotos de nuestros cantantes y actores favoritos (aunque yo tenía una carpeta que dediqué por completo al Señor de los Anillos). Pero también era costumbre intercambiar nuestras carpetas con las compañeras entre clase y clase para que nos escribieran alguna poesía graciosa o con temática amorosa. Y ahí es a donde quería yo llegar, porque resulta que hace un par de días encontré entre mis cosas una compilación de las grandes poesías que decoraban mis carpetas y las de mis amigas, con montones de poesías que más de uno recordará.

Para celebrar el día de San Valentín, he decidido hacer una selección de las poesías más memorables y que más me han gustado. Muchas de las que tengo se refieren a la amistad, o tienen dibujitos, o son tan soeces que el buen gusto impide ponerlas por escrito en este espacio. Espero que os guste esta selección y, si recordáis alguna otra poesía y queréis compartirla, estaré encantada de leerla.



Qué triste es el labrador
Que no puede sembrar el trigo,
Pero más triste estoy yo
Que no puedo salir contigo.



Si un chico te pide un beso
No se lo des en el balcón,
Porque el amor es ciego
Pero los vecinos no lo son.



Si algún día me quieres matar
No lo hagas con un puñal.
Deja un momento de amarme
Y el golpe será mortal.



Para qué mirar la luna
Si no la puedo tocar.
Para qué mirar tus labios
Si no los puedo besar.



No soy tu novia,
No soy tu amante,
Pero soy tu mejor amiga
Y con eso tengo bastante.



No te fijes en la letra,
Ni tampoco en la escritura.
Fíjate en quien te escribe,
Que te quiere con locura.



Desde aquí te estoy mirando
Cara a cara, frente a frente
Y no te puedo decir
Lo que mi corazón siente.



Quería probar su amor,
Estar segura de que me quería
Y una noche le dije que le dejaría;
Solo bajó la mirada y se marchó.
Creí que le daba igual,
Que su amor era mentira,
Que los besos que le daba
Ni siquiera los sentía.
Ahora me doy cuenta
De lo equivocada que estaba,
De lo tonta que fui
Y de lo mucho que me amaba.
Esa misma noche se quitó la vida
Dejando un papel que decía:
“Por ti lo hago, vida mía”.



Qué triste es viajar
Y no saber a dónde ir,
Pero más triste es amar
Y no poderlo decir.



El querer sin esperanzas
Es el más bello querer.
Yo te quiero y nada espero.
¡Fíjate si te querré!



En la arena de la playa
Dejé tu nombre grabado
Para ver si el agua borra
Lo que el tiempo no ha logrado.



Por 1 beso de su boca
2 caricias le daría,
3 abrazos que demuestren
4 veces mi alegría.
Y en la 5ª sinfonía
De mi 6º pensamiento
7 veces le diría
Las 8 letras de un “te quiero”
Porque 9 veces por ti vivo
Y 10 veces por ti muero.



Si un rubio te pide un beso
Y un moreno el corazón,
No desprecies al moreno
Por un rubio besucón.



Unos quieren el mundo,
Otros quieren el sol,
Pero yo solo quiero
Un hueco en tu corazón.



Si estás enferma de la A
A consecuencia de la M,
Ve a ver al doctor O,
Que te recetará la R.



Si por un corazón fuera,
Por ti el mío daría,
Porque feliz moriría
Sabiendo que el corazón
Que por ti tanto ha llorado
Al fin te ha encontrado.



Tan fugaz como una estrella,
Como un débil sentimiento,
Que en un día y un momento
Hizo a mi alma llorar.
Si vuelves, y en un silencio
Encuentras tu lucidez,
Recuerda este pensamiento
Que mi alma le dio al viento:
Te quiero a ti nada más.



Quiero y no quiero querer
A quien no queriendo quiero.
He querido sin querer
Y te estoy sin querer queriendo.
¿Quieres que te quiera más?



Anoche soñé contigo.
Era un cuento de hadas.
Tú eras mi príncipe azul
Y yo tu princesa encantada.
Yo besaba tus labios
Y tú mi pelo acariciabas,
Y las estrellas del cielo
De alegría lloraban.
Pero cuando desperté
Y vi que me faltabas,
Quise dormir otra vez
Pero el sol no me dejaba.



El amor que siento por ti
No lo puedo ocultar.
Si no lo cuenta mi boca,
Me traiciona el suspirar.



Estaba en la horca
Con la sentencia leída.
Si dejaba de quererte
Me perdonaban la vida.
Y le dije yo al verdugo
Con palabras muy sensibles:
“Tire de la cuerda, amigo,
Porque olvidar a ___ es imposible”.



En la escuela del amor
De la mano me llevaste
Y en la primera lección
El corazón me robaste.


¡Hasta el próximo artículo, lectores!

viernes, 10 de febrero de 2017

Curiosos ritos de amor


¡Hola a todos!

El amor tiene todo tipo de rituales curiosos que se llevan a cabo en pareja. En San Valentín, muchas personas enamoradas agasajan a las personas que les gustan con flores, chocolate o tarjetas en las que manifiestan sus sentimientos por la persona amada. Otros ritos propios del cortejo amoroso incluyen cantar una canción para dedicársela al ser amado, aprender a bailar para pasar un buen rato con esa persona o componer un hermoso poema de amor. Sin embargo, en otros países existen ritos de amor que a nosotros pueden parecernos bastante peculiares, por no decir chocantes.

Lo que hoy os traigo es una pequeña lista de las costumbres amorosas más llamativas del mundo. Hay muchas más, por supuesto, pero estas han sido las que más me han llamado la atención.



Chozas del amor




En una cultura como la nuestra, que a día de hoy sigue concediendo una importancia especial a la virginidad de los adolescentes, resultaría un poco chocante animar a los más jóvenes a tener relaciones sexuales con muchas personas, cuantas más mejor, hasta que encontraran a la persona con la que quisieran pasar el resto de su vida. Pues en un pueblo de Camboya, esta es una práctica corriente.

En la tribu Kreung de Camboya, cuando una niña tiene entre trece y quince años se considera que ya está en edad de empezar a buscar una pareja. Pero como a esa edad también llega la efervescencia sexual, los padres de estas chicas construyen para ellas una cabaña alejada de la vivienda principal a la que llaman “choza del amor”, para que sus hijas puedan llevar allí a los chicos que les gustan para acostarse con ellos, aunque esto no siempre sucede. Las chicas tienen total libertad para decidir a qué chicos van a llevar a su choza y si quieren acostarse con ellos.

Por las mañanas, los chicos tienen que abandonar la choza del amor antes de que salga el sol, ya que en esta tribu se considera que dos personas no pueden ser vistas juntas en público a menos que estén comprometidas. Pero eso no significa que las chicas tengan un límite sobre el número de chicos con los que quieran tener relaciones sexuales, ya que el sexo se entiende de otra forma distinta a como lo vemos los occidentales. Las chozas del amor ofrecen a estas chicas un espacio privado en el que poder encontrarse con chicos, hablar con ellos, conocerles mejor y, si lo desea, acostarse con ellos. El objetivo es encontrar a la pareja ideal con la que compartir el resto de su vida, con el apoyo de sus padres.



Hilo rojo del destino




Cuenta una popular leyenda oriental que las personas destinadas a estar juntas están unidas por un hilo rojo invisible que ata sus dedos meñiques. Este hilo nunca desaparece ni se desata solo. A pesar del tiempo y la distancia, a pesar de todas las vicisitudes que ocurran, si dos personas están unidas por un hilo rojo, tarde o temprano se encontrarán para estar siempre juntas.

La leyenda nos habla de un emperador que, tras enterarse de que existía una bruja que era capaz de ver el hilo rojo que unía a dos personas, le ordenó que le llevara ante la que sería su futura esposa. Siguiendo el hilo, la bruja llevó al emperador hasta el mercado y le presentó a una mujer campesina que llevaba una niña pequeña en brazos. El emperador, pensando que la bruja se burlaba de él, empujó a la campesina y la hizo caer, con tan mala suerte que la niña se le escapó de los brazos y se hizo una gran herida en la frente. Luego, mandó decapitar a la bruja. Pero años después, cuando llegó el momento en que debía buscar a una mujer para convertirla en su esposa, el emperador aceptó la sugerencia de la corte, que le ofrecía la posibilidad de casarse con la hija de un general muy poderoso. Pero cuando llegó el día de la boda y vio por fin la cara de su esposa, se llevó una gran sorpresa al ver la llamativa cicatriz que lucía en la frente.

No se sabe si esta leyenda es de origen chino o japonés. Lo que sí es cierto es que está tan arraigada que no son pocas las personas que llevan un hilo rojo auténtico atado en su dedo meñique, pues se considera que este dedo está conectado con el corazón, donde se supone que viven los sentimientos de amor.



Bomena




En algunas zonas rurales del este y el centro de Bután, los jóvenes enamorados llevan a cabo el ritual del Bomena, un peculiar sistema de cortejo que es, cuanto menos, llamativo: entran de noche en la casa de la chica que les gusta y la secuestran para convertirla en su pareja.

Los chicos jóvenes salen juntos por la noche para espiar a las chicas que les gustan, que están en sus casas a la expectativa de lo que ocurra. Esta actividad puede hacerse en solitario o en grupo. Si un chico sale solo por la noche con la idea de secuestrar a la chica, probablemente es porque ya ha hablado antes con ella y ambos están de acuerdo en que eso ocurra. Pero también puede darse el caso de que varios chicos prendados de la misma chica salgan en grupo y luego se separen para cobrarse su presa en solitario; la chica se quedará con el más rápido y habilidoso.

A pesar de que tanto las chicas como los chicos están de acuerdo en llevar a cabo esta curiosa costumbre, eso no quiere decir que a los chicos no se les pongan trabas. La gracia de esta “cacería” estriba en que los chicos tengan dificultades para llevarse a la chica que quieren. Tienen que salir por la noche, cuando los habitantes de la casa estén durmiendo, y deben ser muy astutos para entrar en la casa sin ser descubiertos. La disposición de las camas también les complica el asunto, ya que en las casas de Bután todos los miembros de la familia suelen dormir en la misma habitación. A todo esto se añaden los remilgos (casi siempre fingidos) de la chica, que tiene que hacerse de rogar; su compañero tendrá que hacer gala de unas grandes dotes de persuasión para poder llevársela.

En caso de ser descubierto en pleno allanamiento, el chico tendrá que escapar corriendo antes de que los padres de la chica lo expulsen arrojándole agua caliente o lo tiren por la ventana de la casa. Los padres más estrictos buscan al merodeador y lo amenazan con pegarle con un palo, pero la mayoría de los padres fingen dormir mientras el intruso lleva a cabo el secuestro de su hija. Esto es así porque por lo general ya conocen al chico que está interesado en su hija y saben que es un buen partido para ella.



Hombres Wodaabe




Los Wodaabe son un pueblo nómada que se encuentra disperso por todo el territorio del Sahara. Al final de la temporada de lluvias, que suele ser en septiembre, los Wodaabe se reúnen antes del inicio de la migración trashumante para buscar una esposa. Los hombres Wodaabe, luciendo un elaborado maquillaje y vistiendo hermosas plumas y adornos, realizan varias danzas y canciones para impresionar a las jóvenes casaderas, que se convierten en juezas de la belleza física de estos hombres.

Los Wodaabe dedican muchas horas a su aspecto físico antes de danzar y cantar para las mujeres. Utilizan un maquillaje especial a base de un polvo amarillo para trazar una línea en medio del rostro y otros detalles llamativos. También utilizan kohl para resaltar la blancura de sus ojos y sus dientes. Su ropa, adornada con plumas, cuentas y multitud de adornos, está hecha para resaltar sus cuerpos fibrosos. Cuando ya están listos, los hombres se reúnen para bailar la Yaake mientras los hombres más ancianos se burlan de ellos en un intento de obligarles a que se esfuercen más por resultar atractivos.

Entre los Wodaabe también es común realizar la danza Guérewol, en la que solo pueden participar los hombres más atractivos. Para esta ocasión, se pintan el rostro de color rojo y a su vestimenta habitual añaden una falda blanca ajustada hasta las rodillas, collares de cuentas en su pecho desnudo y turbantes con plumas de avestruz. Antes de danzar deben tomar una bebida que les ayuda a aguantar más durante el baile y que supuestamente tiene efectos alucinógenos. Las mujeres se fijarán en aquellos hombres que demuestren ser más ágiles, tener las extremidades más largas o los movimientos más elegantes. La nariz fina, labios delgados, ojos brillantes, dientes blancos y un rostro alargado son los rasgos más deseables. Una vez que han hecho su elección, las mujeres se acercan a los hombres y les hacen una señal para darles a entender que han sido elegidos.



Omiai




En Japón, tierra donde se mezclan los últimos avances tecnológicos con las tradiciones sociales más arraigadas, todavía está en vigor la antigua costumbre del omiai, que podría traducirse (aunque de forma un tanto inexacta) como matrimonio concertado, aunque lo cierto es que sería más apropiado decir que se trata de un primer acercamiento entre dos personas por mediación de una casamentera.

La costumbre indica que dos jóvenes desconocidos pero con intención de contraer matrimonio deben ser presentados en una reunión formal con los padres de ambos para conocerse. Por lo general, la etiqueta señala que se debe llevar kimono, aunque cada vez es más común ver a los hombres vestir un traje de estilo occidental. En la reunión, los jóvenes toman algo y charlan tranquilamente. Más tarde, pasean solos durante un rato para conversar con mayor privacidad. A partir de ahí, que la relación continúe o no dependerá en exclusiva de ellos dos, aunque es frecuente que los padres de uno o de otro les presionen para seguir la relación. Si la cosa funciona, pueden decidir seguir viéndose y acabar la relación en matrimonio, algo llamado miai-gekkon, que significa “matrimonio por omiai”.

Aunque a nosotros pueda parecernos una costumbre anticuada y más propia de tiempos pasados que de las costumbres actuales, lo cierto es que se puede ver como una manera muy práctica para que la gente que tenga aspiraciones a una relación estable conozca a personas que comparten su mismo punto de vista, ahorrándose así perder el tiempo con relaciones superfluas o encuentros con personas que no quieren nada serio.



Edelweiss




En los Alpes suizos, oculta entre rocas para escapar a la vista de los curiosos, crece una pequeña y hermosa flor de color blanco cuyos pétalos parecen estar cubiertos por una fina pelusilla. El edelweiss es una flor que necesita una serie de condiciones para crecer adecuadamente, pues solo se da de forma natural en superficies rocosas situadas por encima de los 1.500 metros de altitud y, aunque pueda resultar chocante, las frías temperaturas de las altas montañas le proporcionan un ambiente propicio para desarrollarse. Esta humilde flor es tan preciada que se ha convertido en el símbolo de Austria.

En Austria y Suiza hay muchas leyendas acerca del edelweiss , a la que se ve como símbolo del coraje y del amor. Al crecer en lugares recónditos y prácticamente inaccesibles, se considera una prueba de indudable valor para aquellos que se atreven a escalar hasta lo más alto de las montañas para recoger una de estas hermosas flores. Y, como el amor, la flor del edelweiss parece esconderse y esperar a ser encontrada. De hecho, la leyenda más extendida cuenta que los hombres que pretendían demostrar su amor, escalaban a alturas de más de 2.000 metros para conseguir una flor y entregársela a su amada. La imagen del edelweiss es la de la belleza pura y sosegada, el honor, el mundo de los sueños y el amor eterno, que nunca perecerá.

Actualmente, la flor del edelweiss ha tenido que ser considerada como una especie protegida, pues han sido tantos los que han subido a los Alpes para arrancarla que ha estado a punto de extinguirse.


¡Y hasta aquí por hoy! ¿Os han gustado estos ritos de amor? ¿Conocéis alguno que os llame especialmente la atención u os parezca curioso? Comentad sin miedo!