martes, 14 de febrero de 2017

Amor en los tiempos de la EGB


¡Hola a todos!

¡Y feliz San Valentín! Sí, ya sé que este día es la típica jornada dedicada al consumismo, que está pensada para que cientos de parejitas enamoradas se gasten el dinero en chocolate, peluches y cenas románticas para celebrar el amor que sienten hacia su media naranja. Pero ese no es motivo para que los demás no podamos celebrar el amor a nuestra manera.

Una de las formas más creativas de manifestar el amor que sentimos por otra persona es escribir un poema romántico. Además de San Valentín, hoy también podría ser el día dedicado a Pablo Neruda, porque me parece que el dichoso Me gustas cuando callas porque estás como ausente... va a ser uno de los poemas más pronunciados el día de hoy. Pero no hace falta ser Neruda para sacar a relucir al poeta que todos llevamos dentro, y de poetas está la generación de la EGB llenita.

Para los que no lo sepan, la EGB fue un ciclo de estudios primarios obligatorios que estuvo presente en los centros educativos españoles hasta bien entrados los años 90. Fue una época muy recordada por todos aquellos a los que nos tocó vivirla, rememorada como el paradigma del mejor de los tiempos. Dibujos animados, música, anuncios, juegos y aperitivos salados son solo unos pocos pilares sobre los que se sostiene la filosofía de la generación de la EGB. Pero otra de las señas de identidad es la que os traigo hoy: las poesías de EGB.

En los tiempos en los que los móviles eran armatostes del tamaño de un Volvo, las chicas teníamos que llevar todas nuestras cosas del instituto en carpetas clasificadoras cuyos separadores eran de cartulina. Para dar un toque de alegría a nuestras frías carpetas, las chicas solíamos decorarlas con fotos de nuestros cantantes y actores favoritos (aunque yo tenía una carpeta que dediqué por completo al Señor de los Anillos). Pero también era costumbre intercambiar nuestras carpetas con las compañeras entre clase y clase para que nos escribieran alguna poesía graciosa o con temática amorosa. Y ahí es a donde quería yo llegar, porque resulta que hace un par de días encontré entre mis cosas una compilación de las grandes poesías que decoraban mis carpetas y las de mis amigas, con montones de poesías que más de uno recordará.

Para celebrar el día de San Valentín, he decidido hacer una selección de las poesías más memorables y que más me han gustado. Muchas de las que tengo se refieren a la amistad, o tienen dibujitos, o son tan soeces que el buen gusto impide ponerlas por escrito en este espacio. Espero que os guste esta selección y, si recordáis alguna otra poesía y queréis compartirla, estaré encantada de leerla.



Qué triste es el labrador
Que no puede sembrar el trigo,
Pero más triste estoy yo
Que no puedo salir contigo.



Si un chico te pide un beso
No se lo des en el balcón,
Porque el amor es ciego
Pero los vecinos no lo son.



Si algún día me quieres matar
No lo hagas con un puñal.
Deja un momento de amarme
Y el golpe será mortal.



Para qué mirar la luna
Si no la puedo tocar.
Para qué mirar tus labios
Si no los puedo besar.



No soy tu novia,
No soy tu amante,
Pero soy tu mejor amiga
Y con eso tengo bastante.



No te fijes en la letra,
Ni tampoco en la escritura.
Fíjate en quien te escribe,
Que te quiere con locura.



Desde aquí te estoy mirando
Cara a cara, frente a frente
Y no te puedo decir
Lo que mi corazón siente.



Quería probar su amor,
Estar segura de que me quería
Y una noche le dije que le dejaría;
Solo bajó la mirada y se marchó.
Creí que le daba igual,
Que su amor era mentira,
Que los besos que le daba
Ni siquiera los sentía.
Ahora me doy cuenta
De lo equivocada que estaba,
De lo tonta que fui
Y de lo mucho que me amaba.
Esa misma noche se quitó la vida
Dejando un papel que decía:
“Por ti lo hago, vida mía”.



Qué triste es viajar
Y no saber a dónde ir,
Pero más triste es amar
Y no poderlo decir.



El querer sin esperanzas
Es el más bello querer.
Yo te quiero y nada espero.
¡Fíjate si te querré!



En la arena de la playa
Dejé tu nombre grabado
Para ver si el agua borra
Lo que el tiempo no ha logrado.



Por 1 beso de su boca
2 caricias le daría,
3 abrazos que demuestren
4 veces mi alegría.
Y en la 5ª sinfonía
De mi 6º pensamiento
7 veces le diría
Las 8 letras de un “te quiero”
Porque 9 veces por ti vivo
Y 10 veces por ti muero.



Si un rubio te pide un beso
Y un moreno el corazón,
No desprecies al moreno
Por un rubio besucón.



Unos quieren el mundo,
Otros quieren el sol,
Pero yo solo quiero
Un hueco en tu corazón.



Si estás enferma de la A
A consecuencia de la M,
Ve a ver al doctor O,
Que te recetará la R.



Si por un corazón fuera,
Por ti el mío daría,
Porque feliz moriría
Sabiendo que el corazón
Que por ti tanto ha llorado
Al fin te ha encontrado.



Tan fugaz como una estrella,
Como un débil sentimiento,
Que en un día y un momento
Hizo a mi alma llorar.
Si vuelves, y en un silencio
Encuentras tu lucidez,
Recuerda este pensamiento
Que mi alma le dio al viento:
Te quiero a ti nada más.



Quiero y no quiero querer
A quien no queriendo quiero.
He querido sin querer
Y te estoy sin querer queriendo.
¿Quieres que te quiera más?



Anoche soñé contigo.
Era un cuento de hadas.
Tú eras mi príncipe azul
Y yo tu princesa encantada.
Yo besaba tus labios
Y tú mi pelo acariciabas,
Y las estrellas del cielo
De alegría lloraban.
Pero cuando desperté
Y vi que me faltabas,
Quise dormir otra vez
Pero el sol no me dejaba.



El amor que siento por ti
No lo puedo ocultar.
Si no lo cuenta mi boca,
Me traiciona el suspirar.



Estaba en la horca
Con la sentencia leída.
Si dejaba de quererte
Me perdonaban la vida.
Y le dije yo al verdugo
Con palabras muy sensibles:
“Tire de la cuerda, amigo,
Porque olvidar a ___ es imposible”.



En la escuela del amor
De la mano me llevaste
Y en la primera lección
El corazón me robaste.


¡Hasta el próximo artículo, lectores!

viernes, 10 de febrero de 2017

Curiosos ritos de amor


¡Hola a todos!

El amor tiene todo tipo de rituales curiosos que se llevan a cabo en pareja. En San Valentín, muchas personas enamoradas agasajan a las personas que les gustan con flores, chocolate o tarjetas en las que manifiestan sus sentimientos por la persona amada. Otros ritos propios del cortejo amoroso incluyen cantar una canción para dedicársela al ser amado, aprender a bailar para pasar un buen rato con esa persona o componer un hermoso poema de amor. Sin embargo, en otros países existen ritos de amor que a nosotros pueden parecernos bastante peculiares, por no decir chocantes.

Lo que hoy os traigo es una pequeña lista de las costumbres amorosas más llamativas del mundo. Hay muchas más, por supuesto, pero estas han sido las que más me han llamado la atención.



Chozas del amor




En una cultura como la nuestra, que a día de hoy sigue concediendo una importancia especial a la virginidad de los adolescentes, resultaría un poco chocante animar a los más jóvenes a tener relaciones sexuales con muchas personas, cuantas más mejor, hasta que encontraran a la persona con la que quisieran pasar el resto de su vida. Pues en un pueblo de Camboya, esta es una práctica corriente.

En la tribu Kreung de Camboya, cuando una niña tiene entre trece y quince años se considera que ya está en edad de empezar a buscar una pareja. Pero como a esa edad también llega la efervescencia sexual, los padres de estas chicas construyen para ellas una cabaña alejada de la vivienda principal a la que llaman “choza del amor”, para que sus hijas puedan llevar allí a los chicos que les gustan para acostarse con ellos, aunque esto no siempre sucede. Las chicas tienen total libertad para decidir a qué chicos van a llevar a su choza y si quieren acostarse con ellos.

Por las mañanas, los chicos tienen que abandonar la choza del amor antes de que salga el sol, ya que en esta tribu se considera que dos personas no pueden ser vistas juntas en público a menos que estén comprometidas. Pero eso no significa que las chicas tengan un límite sobre el número de chicos con los que quieran tener relaciones sexuales, ya que el sexo se entiende de otra forma distinta a como lo vemos los occidentales. Las chozas del amor ofrecen a estas chicas un espacio privado en el que poder encontrarse con chicos, hablar con ellos, conocerles mejor y, si lo desea, acostarse con ellos. El objetivo es encontrar a la pareja ideal con la que compartir el resto de su vida, con el apoyo de sus padres.



Hilo rojo del destino




Cuenta una popular leyenda oriental que las personas destinadas a estar juntas están unidas por un hilo rojo invisible que ata sus dedos meñiques. Este hilo nunca desaparece ni se desata solo. A pesar del tiempo y la distancia, a pesar de todas las vicisitudes que ocurran, si dos personas están unidas por un hilo rojo, tarde o temprano se encontrarán para estar siempre juntas.

La leyenda nos habla de un emperador que, tras enterarse de que existía una bruja que era capaz de ver el hilo rojo que unía a dos personas, le ordenó que le llevara ante la que sería su futura esposa. Siguiendo el hilo, la bruja llevó al emperador hasta el mercado y le presentó a una mujer campesina que llevaba una niña pequeña en brazos. El emperador, pensando que la bruja se burlaba de él, empujó a la campesina y la hizo caer, con tan mala suerte que la niña se le escapó de los brazos y se hizo una gran herida en la frente. Luego, mandó decapitar a la bruja. Pero años después, cuando llegó el momento en que debía buscar a una mujer para convertirla en su esposa, el emperador aceptó la sugerencia de la corte, que le ofrecía la posibilidad de casarse con la hija de un general muy poderoso. Pero cuando llegó el día de la boda y vio por fin la cara de su esposa, se llevó una gran sorpresa al ver la llamativa cicatriz que lucía en la frente.

No se sabe si esta leyenda es de origen chino o japonés. Lo que sí es cierto es que está tan arraigada que no son pocas las personas que llevan un hilo rojo auténtico atado en su dedo meñique, pues se considera que este dedo está conectado con el corazón, donde se supone que viven los sentimientos de amor.



Bomena




En algunas zonas rurales del este y el centro de Bután, los jóvenes enamorados llevan a cabo el ritual del Bomena, un peculiar sistema de cortejo que es, cuanto menos, llamativo: entran de noche en la casa de la chica que les gusta y la secuestran para convertirla en su pareja.

Los chicos jóvenes salen juntos por la noche para espiar a las chicas que les gustan, que están en sus casas a la expectativa de lo que ocurra. Esta actividad puede hacerse en solitario o en grupo. Si un chico sale solo por la noche con la idea de secuestrar a la chica, probablemente es porque ya ha hablado antes con ella y ambos están de acuerdo en que eso ocurra. Pero también puede darse el caso de que varios chicos prendados de la misma chica salgan en grupo y luego se separen para cobrarse su presa en solitario; la chica se quedará con el más rápido y habilidoso.

A pesar de que tanto las chicas como los chicos están de acuerdo en llevar a cabo esta curiosa costumbre, eso no quiere decir que a los chicos no se les pongan trabas. La gracia de esta “cacería” estriba en que los chicos tengan dificultades para llevarse a la chica que quieren. Tienen que salir por la noche, cuando los habitantes de la casa estén durmiendo, y deben ser muy astutos para entrar en la casa sin ser descubiertos. La disposición de las camas también les complica el asunto, ya que en las casas de Bután todos los miembros de la familia suelen dormir en la misma habitación. A todo esto se añaden los remilgos (casi siempre fingidos) de la chica, que tiene que hacerse de rogar; su compañero tendrá que hacer gala de unas grandes dotes de persuasión para poder llevársela.

En caso de ser descubierto en pleno allanamiento, el chico tendrá que escapar corriendo antes de que los padres de la chica lo expulsen arrojándole agua caliente o lo tiren por la ventana de la casa. Los padres más estrictos buscan al merodeador y lo amenazan con pegarle con un palo, pero la mayoría de los padres fingen dormir mientras el intruso lleva a cabo el secuestro de su hija. Esto es así porque por lo general ya conocen al chico que está interesado en su hija y saben que es un buen partido para ella.



Hombres Wodaabe




Los Wodaabe son un pueblo nómada que se encuentra disperso por todo el territorio del Sahara. Al final de la temporada de lluvias, que suele ser en septiembre, los Wodaabe se reúnen antes del inicio de la migración trashumante para buscar una esposa. Los hombres Wodaabe, luciendo un elaborado maquillaje y vistiendo hermosas plumas y adornos, realizan varias danzas y canciones para impresionar a las jóvenes casaderas, que se convierten en juezas de la belleza física de estos hombres.

Los Wodaabe dedican muchas horas a su aspecto físico antes de danzar y cantar para las mujeres. Utilizan un maquillaje especial a base de un polvo amarillo para trazar una línea en medio del rostro y otros detalles llamativos. También utilizan kohl para resaltar la blancura de sus ojos y sus dientes. Su ropa, adornada con plumas, cuentas y multitud de adornos, está hecha para resaltar sus cuerpos fibrosos. Cuando ya están listos, los hombres se reúnen para bailar la Yaake mientras los hombres más ancianos se burlan de ellos en un intento de obligarles a que se esfuercen más por resultar atractivos.

Entre los Wodaabe también es común realizar la danza Guérewol, en la que solo pueden participar los hombres más atractivos. Para esta ocasión, se pintan el rostro de color rojo y a su vestimenta habitual añaden una falda blanca ajustada hasta las rodillas, collares de cuentas en su pecho desnudo y turbantes con plumas de avestruz. Antes de danzar deben tomar una bebida que les ayuda a aguantar más durante el baile y que supuestamente tiene efectos alucinógenos. Las mujeres se fijarán en aquellos hombres que demuestren ser más ágiles, tener las extremidades más largas o los movimientos más elegantes. La nariz fina, labios delgados, ojos brillantes, dientes blancos y un rostro alargado son los rasgos más deseables. Una vez que han hecho su elección, las mujeres se acercan a los hombres y les hacen una señal para darles a entender que han sido elegidos.



Omiai




En Japón, tierra donde se mezclan los últimos avances tecnológicos con las tradiciones sociales más arraigadas, todavía está en vigor la antigua costumbre del omiai, que podría traducirse (aunque de forma un tanto inexacta) como matrimonio concertado, aunque lo cierto es que sería más apropiado decir que se trata de un primer acercamiento entre dos personas por mediación de una casamentera.

La costumbre indica que dos jóvenes desconocidos pero con intención de contraer matrimonio deben ser presentados en una reunión formal con los padres de ambos para conocerse. Por lo general, la etiqueta señala que se debe llevar kimono, aunque cada vez es más común ver a los hombres vestir un traje de estilo occidental. En la reunión, los jóvenes toman algo y charlan tranquilamente. Más tarde, pasean solos durante un rato para conversar con mayor privacidad. A partir de ahí, que la relación continúe o no dependerá en exclusiva de ellos dos, aunque es frecuente que los padres de uno o de otro les presionen para seguir la relación. Si la cosa funciona, pueden decidir seguir viéndose y acabar la relación en matrimonio, algo llamado miai-gekkon, que significa “matrimonio por omiai”.

Aunque a nosotros pueda parecernos una costumbre anticuada y más propia de tiempos pasados que de las costumbres actuales, lo cierto es que se puede ver como una manera muy práctica para que la gente que tenga aspiraciones a una relación estable conozca a personas que comparten su mismo punto de vista, ahorrándose así perder el tiempo con relaciones superfluas o encuentros con personas que no quieren nada serio.



Edelweiss




En los Alpes suizos, oculta entre rocas para escapar a la vista de los curiosos, crece una pequeña y hermosa flor de color blanco cuyos pétalos parecen estar cubiertos por una fina pelusilla. El edelweiss es una flor que necesita una serie de condiciones para crecer adecuadamente, pues solo se da de forma natural en superficies rocosas situadas por encima de los 1.500 metros de altitud y, aunque pueda resultar chocante, las frías temperaturas de las altas montañas le proporcionan un ambiente propicio para desarrollarse. Esta humilde flor es tan preciada que se ha convertido en el símbolo de Austria.

En Austria y Suiza hay muchas leyendas acerca del edelweiss , a la que se ve como símbolo del coraje y del amor. Al crecer en lugares recónditos y prácticamente inaccesibles, se considera una prueba de indudable valor para aquellos que se atreven a escalar hasta lo más alto de las montañas para recoger una de estas hermosas flores. Y, como el amor, la flor del edelweiss parece esconderse y esperar a ser encontrada. De hecho, la leyenda más extendida cuenta que los hombres que pretendían demostrar su amor, escalaban a alturas de más de 2.000 metros para conseguir una flor y entregársela a su amada. La imagen del edelweiss es la de la belleza pura y sosegada, el honor, el mundo de los sueños y el amor eterno, que nunca perecerá.

Actualmente, la flor del edelweiss ha tenido que ser considerada como una especie protegida, pues han sido tantos los que han subido a los Alpes para arrancarla que ha estado a punto de extinguirse.


¡Y hasta aquí por hoy! ¿Os han gustado estos ritos de amor? ¿Conocéis alguno que os llame especialmente la atención u os parezca curioso? Comentad sin miedo!

domingo, 5 de febrero de 2017

Historias de amor populares en la Edad Media


¡Hola a todos!

Bienvenidos al mes de febrero, el mes en el que los tiernos enamorados se confabulan nos deleitan con sus constantes besos empalagosos llenos de azúcar demostraciones de amor. Corazones, peluches, canciones de amor, cenas románticas... todo está pensado para que la gente enamorada pueda demostrar a su pareja lo mucho que la quiere y adora. Por supuesto, no faltarán semanas enteras en las que nos veremos obligados a ver un sinfín de películas románticas (o la puta Cincuenta Sombras Más Oscuras, que NO pienso ir a ver), o la edición de infinitas novelas románticas pensadas para hacer derramar lágrimas de emoción por la pureza de un amor que trasciende el tiempo y el espacio.

Visto lo visto, cualquiera pensaría que la literatura romántica es cosa de estos tiempos modernos o de la era victoriana, como muy lejos. Pero la verdad es que desde siempre han habido historias de amor que han conmovido al público. Grandes amores que hicieron célebres a sus protagonistas, que nos hicieron ver los peligros que existían al enamorarnos de la persona equivocada, que los dioses tenían mucho que ver con la manipulación de nuestros sentimientos y que el amor podía ser un sentimiento muy destructivo.

No es casualidad que las historias de amor favoritas de la Edad Media terminen de manera trágica. En la época, el amor no se consideraba precisamente un sentimiento positivo por las consecuencias que traía. Ojeras, hondos suspiros, rostros demacrados... El amor tal como lo veían en la Edad Media era más una enfermedad que un hermoso sentimiento. De ahí que se hable a menudo del "mal de amores" o de estar "herido" de amor. Es cierto que en el ámbito cortesano se practicaba el "amor cortés", que consistía en expresar el amor de una manera noble, sincera y caballeresca en forma de poesías y canciones de una sofisticación impresionante. Pero las historias de amor más populares de la Edad Media solían tener un nexo en común, y es el destino trágico de sus protagonistas, quienes, dejándose llevar por sus impulsos de amor, provocaban grandes calamidades cuando no eran ellos mismos los que sufrían la peor parte de su relación de amor.

Veamos cuáles eran las historias de amor que más gustaban a las gentes del medievo:



Tristán e Isolda




Hace un año le dediqué un artículo entero a esta famosa pareja, así que no me extenderé mucho al contar quiénes fueron y por qué se hicieron famosos, pues son de sobra conocidos por todo el mundo. Tristán e Isolda son los protagonistas de una célebre historia de amor medieval, posiblemente de origen celta y posteriormente incorporada a la leyenda del rey Arturo.

La historia nos narra las aventuras de Tristán, que viajó a Irlanda en nombre de su tío Marc, rey de Cornualles, para pedir la mano de la bella princesa Isolda, a quien el rey había escogido para ser su esposa tras descubrir que era la dueña del mechón de cabello que le había traído una golondrina. En el camino de regreso a Cornualles, Isolda, que odia a Tristán porque había matado a su tío, un gigante llamado el Morholt, le da de beber un veneno y lo apura ella misma para evitar casarse con Marco; lo que Isolda no sabe es que ese supuesto veneno era en realidad un filtro de amor que su madre le había dado para que su matrimonio fuese feliz. El filtro tiene la propiedad de unir en amor eterno a quienes beban de él, de modo que Tristán e Isolda no pueden evitar sentirse atraídos el uno por el otro.

A pesar de que nunca dejarán de ser amantes y que todas las circunstancias se confabulan en su contra para separarles (Isolda se casa con Marc y Tristán toma como esposa a una mujer también llamada Isolda), ninguno de los dos se olvidará jamás de su amor, ni siquiera cuando haya pasado el efecto del filtro. La desgracia se ceba con ellos una última vez cuando Tristán, herido de muerte, pide ver a su amada Isolda por última vez y manda a un barco que la traiga y que a su vuelta ice la vela blanca si Isolda va a bordo, o la vela negra en caso de que la reina no venga. Isolda acude, por supuesto, pero la esposa de Tristán, celosa por el amor que su marido le profesa a Isolda, le dice que la vela del barco es negra. Destrozado por la pena, Tristán exhala su último aliento sin llegar a despedirse de su amada. Cuando Isolda llegó y vio que ya era demasiado tarde, se arrodilló a los pies de Tristán y expiró junto a su amor.



Lanzarote y Ginebra




El compendio de historias que dan forma a la leyenda artúrica han sido y serán siempre de las más conocidas y celebradas por el gran público, y en la Edad Media alcanzaron mucha popularidad en el ámbito cortesano. Y siendo el amor uno de los grandes temas que se tratan en la materia de Bretaña, es lógico pensar que el romance entre la reina Ginebra y el caballero Lanzarote del Lago fuese uno de los más famosos de la literatura de la época.

Lanzarote era hijo del rey Ban de Benwick, pero siendo tan solo un niño fue raptado por la Dama del Lago, que lo llevó a su palacio acuático para criarlo. Con el tiempo, Lanzarote alcanzaría una gran destreza en el uso de las armas, por lo que al cabo de un tiempo abandonó su hogar para recorrer el mundo, llegando a Camelot después de unos años. Una vez en la corte de Arturo, éste le encomienda la misión de ir a buscar a su prometida para la boda real. Pero durante el camino de vuelta, Lanzarote y Ginebra se enamoran, y desde ese momento el corazón de Lanzarote quedará perpetuamente dividido entre su amor por la reina y la lealtad que le debe a Arturo, su rey y mejor amigo.

A pesar de que al principio el amor entre Lanzarote y Ginebra parece quedar dentro de los límites del amor cortés, la gente que les rodea no tarda en darse cuenta de que ambos rebasan esos límites más de lo permitido. Ginebra le es infiel a Arturo y Lanzarote siente remordimientos cada vez más fuertes, pero ninguno de los dos puede resistirse a llevar su amor hasta las últimas consecuencias. Y será así como ambos provocarán la ruina y caída en desgracia de Camelot. Cuando Arturo se entera por Morgana de la relación que hubo entre Lanzarote y su esposa, condena a ésta a morir en la hoguera y destierra a su mejor caballero. Pero Lanzarote regresa y salva a la reina de su cruel destino. Tras la muerte de Arturo en la batalla de Camlann, Ginebra entra en un convento y Lanzarote se convierte en ermitaño.



Paris y Helena




Hay historias de amor que nunca pasan de moda, y la mitología clásica puede presumir de ser la fuente de grandes historias amorosas cuyo eco resuena todavía hoy. Es el caso de Paris y Helena, cuyo amor trascendió épocas hasta perpetuarse como el símbolo del amor predestinado. Juntos a pesar de todo, juntos cueste lo que cueste. Esta es la historia de un amor que provocó una guerra.

Helena era hija de Zeus y Leda, y estaba considerada la mujer más hermosa del mundo. Y Paris era hijo del rey troyano Príamo, al que las diosas Hera, Atenea y Afrodita eligieron para que fuese su juez para decidir cuál de las tres diosas era la más hermosa; para ganar su favor, la diosa Afrodita le prometió que le entregaría a la mujer más bella del mundo como su esposa, y Paris la eligió. Afrodita cumplió su promesa, pero había un problema: Helena estaba casada con Menelao, el rey de Esparta.

Durante la estancia de Paris en Esparta, donde era huésped de Menelao, Helena le vio y se enamoró perdidamente de él. Fueron tan fuertes los sentimientos que tenían el uno por el otro que Helena decidió fugarse con Paris y se marcharon juntos a Troya. Los aqueos no podían soportar la afrenta del joven troyano y la vergüenza de Esparta exigía venganza, así que se organizó una liga formada por todos los reinos de la Hélade que partieron en sus naves rumbo a Troya, donde daría comienzo la guerra más famosa de la antigüedad.

La llegada de las tropas aqueas fue el inicio del calvario de los dos enamorados. Los troyanos, conmovidos por los encantos de Helena, se negaban a devolverla a los griegos. Sin embargo, aquella guerra que ya duraba diez años les hizo cambiar de opinión y fueron muchos los que empezaron a verla como la causante de sus desgracias. Helena se consumía por la culpa y Paris por la impotencia al ser incapaz de poner fin al conflicto, pero en la intimidad seguían siendo dos enamorados que querían seguir juntos a pesar de todo. Sin embargo, su final estaba escrito y no iba a ser un final feliz. Cuando los aqueos invadieron Troya utilizando un caballo de madera y arrasaron la ciudad hasta los cimientos, Paris fue asesinado y Helena fue llevada de vuelta con su marido. Algunas versiones dicen que el resto de su vida se lo pasó llorando la pérdida de su único y verdadero amor; otras, en cambio, dicen que la muerte de Paris puso fin al hechizo de amor que Afrodita había lanzado sobre ella, y que consiguió ser feliz al lado de su esposo Menelao.



Dido y Eneas




Sin salirnos del mundo clásico, os voy a hablar de una historia de amor que causaba auténtico furor en la Edad Media: la trágica historia de Eneas, el famoso héroe troyano, y Dido, la reina de Cartago. De esta historia existen varias versiones, pero puede que la más conocida sea la que el poeta Virgilio nos ha dejado en La Eneida.

Huyendo de su patria arrasada, Eneas y un grupo de troyanos viajan rumbo a la península itálica, pero una tempestad los desvía hasta Cartago, donde les recibe la bella reina Dido, a quien Eneas le pide su hospitalidad. La diosa Venus, madre de Eneas, hace que Dido se enamore de su hijo para que no lo traicione, a pesar de que Dido había decidido ser fiel al recuerdo de su difunto marido Siqueo. Las diosas Juno y Venus manipulan los acontecimientos para que en Cartago se organice una cacería durante la cual se desata una tormenta que obliga a Dido y a Eneas a cobijarse en una cueva. Esa misma noche yacen juntos y los días siguientes los dedicarán a disfrutar de su recién nacido amor.

Pero una vez más los dioses vuelven a intervenir. Ante el retraso que Dido ocasiona a los planes de Eneas de seguir adelante con su viaje, el dios Júpiter envía a Mercurio para que le recuerde a Eneas que los hados dictaminan que debe continuar viajando. A pesar del dolor que ello le ocasiona, el héroe obedece la voluntad divina y se marcha de Cartago dejando atrás a su amante. Desconsolada y ofendida por su rechazo, Dido trata de olvidarlo pidiendo el apoyo de su hermana Ana, pero no puede. Por eso, mientras los barcos de Eneas parten rumbo a la península itálica, Dido se arroja a una pira y muere.



Jasón y Medea




Y seguimos con la mitología clásica, fuente de grandes historias de amor que se hicieron muy populares durante el medievo. Las aventuras de los héroes griegos gustaban mucho, y entre batalla y batalla también encontraban un huequecito para sus aventuras amorosas, así que era de esperar que los amores de Jasón y Medea también se hicieran muy populares.

Jasón, hijo del rey de Yolco, reunió a un grupo de expedicionarios conocidos como los Argonautas para viajar a la Cólquide, donde se encontraba el famoso vellocino de oro. El rey de la Cólquide, Eetes, le prometió que le entregaría el vellocino si conseguía pasar una prueba que consistía en uncir unos bueyes que expulsaban fuego por el hocico, sembrar dientes de dragón en los surcos arados y derrotar a los guerreros que saldrían de esos dientes. A pesar de que le parecía una prueba imposible de superar, Jasón aceptó.

Pero el héroe no habría salido airoso de no ser por Medea, la hija del rey. Enamorada de Jasón, la noche anterior a la prueba visitó al héroe en su tienda y le proporcionó pociones y ungüentos mágicos que le harían invulnerable al fuego y le darían una fuerza sobrehumana. Además, le dio las instrucciones precisas para superar la prueba. Pero a pesar del triunfo de Jasón, Eetes se negó a cumplir su promesa, así que Medea guió a los Argonautas al lugar donde se hallaba el vellocino de oro. Con sus poderes, hizo dormir a la gran serpiente que custodiaba el vellocino para que Jasón pudiera hacerse con el preciado trofeo. Como sabía que sus compatriotas no perdonarían su traición, Medea le pidió a Jasón que la llevara con él de vuelta a Yolco; Jasón no solo se lo prometió, sino que además juró hacerla su esposa.

Pero después de un tiempo, y pese a que estaban casados, Jasón se cansó de Medea tras quedar prendado de la bella Creúsa, hija del rey de Corinto, por la que abandonó a su legítima esposa. Medea, loca de celos, fingió congraciarse con Creúsa y envió un hermoso vestido para la flamante novia. En cuanto Creúsa se puso el vestido, la magia que contenía se liberó y la convirtió en una antorcha humana. No conforme con esto, Medea remató su venganza asesinando a los hijos que había tenido con Jasón, pues el rencor que sentía hacia él había superado el amor que le pudiera tener a sus hijos. Los habitantes de Corinto trataron de capturarla para matarla, pero Medea consiguió huir en carro de serpientes aladas que le había regalado Helios.



Píramo y Tisbe




Esta historia de amor no es tan conocida como las historias anteriores, pero veremos que las vicisitudes por las que estos trágicos amantes tuvieron que pasar recuerdan mucho a las que hay en otros cuentos medievales. Este cuento babilónico también ostenta el honor de ser una de las fuentes de inspiración de Shakespeare para escribir su maravillosa obra de teatro Romeo y Julieta que, como todos sabemos, es el paradigma perfecto del amor trágico.

Píramo y Tisbe se conocían desde pequeños y habían crecido juntos y, con el tiempo, se enamoraron. Sus familias habitaban casas contiguas, pero sus disputas habían debilitado la antigua amistad que existían entre ambas, llegado al punto de levantar un muro que atravesara la vivienda por la mitad para impedir todo contacto. Sin embargo, Píramo y Tisbe consiguieron burlar en parte la prohibición de verse, ya que en la pared que separaba sus habitaciones había una pequeña grieta, defecto de construcción del muro, a través de la que podían hablar y hasta verse, pero no tocarse y mucho menos besarse, lo que les provocaba un tremendo pesar.

Harto de esa situación, Píramo le propuso a Tisbe huir juntos y le dice que se encontrarán la próxima noche junto a la tumba de Ninus, bajo una morera blanca. Tisbe es la primera en llegar, pero junto a la tumba aparece un león con las fauces ensangrentadas de su última caza. Aterrorizada, Tisbe huye y se le cae el velo, que el león desgarra con su boca manchada de sangre. Cuando llega Píramo y ve el velo, cree que Tisbe ha muerto devorada por el león. Loco de dolor, se suicida clavándose su propia espada en el costado. Al cabo de un rato, Tisbe regresa a la tumba y descubre a su amado agonizante. Incapaz de vivir sin Píramo, Tisbe también se clava un puñal y muere junto a él. La sangre que brotaba de sus cuerpos tiñó de color las moras blancas de la morera que, desde entonces, son púrpuras.


¡Y hasta aquí por hoy! ¡Hasta pronto, lectores!


miércoles, 1 de febrero de 2017

La Barbie del mes: Princesa de Inglaterra


¡Hola a todos!

Seguimos adelante con este invierno que para algunos nunca acaba y para otros nunca llega (en serio, hay lugares en los que parece que hemos vuelto al otoño), empezando a pensar en los Carnavales y en cómo nos las vamos a apañar para bajar luego los kilos que vamos a acumular después de comer tantas rosquillas, filloas. orejas, chulas y cocidos. Si enero es un mal mes por eso de que no paramos de comer las chuminadas de Navidad, febrero no se queda atrás. ¡Pero el caso es tomárselo con optimismo! En caso de duda o flaqueza, cómase otra rosquilla para acallar esa vocecita insufrible que le dice que pare de jamar.

Pero bueno, vamos a lo que vamos, que es empezar el mes con el post del calendario. Y siguiendo la tónica de subir una preciosa Barbie de la colección Dolls of the World, aquí os dejo con la que he elegido para febrero.

¡Espero que os guste!


Princesa de Inglaterra




¡Bienvenida a la Inglaterra de los Tudor! En esta magnífica época de la historia inglesa, había una bella princesa que vivía en un soberbio castillo. Sus aficiones favoritas eran jugar a cartas, a backgammon y al ajedrez, pero lo que más le gustaba era bailar el galliard. Cuando sonaban los primeros compases de esta alegre danza, ella daba cinco pasitos y luego un salto, juntando los pies en el aire con gracia.

Siguiendo la moda que causaba furor en la época Tudor, esta muñeca luce un vestido de color rosa satinado, de grandes mangas, con una cruz dorada a la altura del pecho y un cinturón dorado que pende sobre los faldones de su vestido. Lleva un tocado muy propio de la época que deja su largo cabello al descubierto.


lunes, 23 de enero de 2017

YouTube y el precio de la dignidad


¡Hola a todos!

Ya sabéis que no soy la típica bloguera que se mete en polémicas y malos rollos, que soy de las que prefiere hablar de asuntos que le gusten a todo el mundo y tratar de estar a bien con todos, sin armar jaleo e intentando que todo el mundo se lo pase bien leyendo lo que escribo. Pero a veces salen a la luz hechos que a mí, como ser humano, me llenan de una profunda rabia; por desgracia, el tema del que hoy vamos a hablar ha hecho que la saliva me sepa a bilis.

Soy una gran seguidora de la plataforma YouTube. Tengo un canal que no utilizo nunca, pero sí me gusta pasarme por esa web para ver vídeos musicales o gameplays de los juegos que más me gustan. También me gustan mucho los vídeos de humor, e incluso sigo a varios youtubers bastante conocidos; de los grandes, podríamos decir. Por eso, como seguidora de salseos y de las polémicas que hay en YouTube (y las ha habido muuuy gordas), sé que algunos dueños de canales se pasan bastante a la hora de crear contenido nuevo para sus suscriptores, llegando a hacer cosas que rozan la ilegalidad y que levantan más de una ampolla por su escasa ética.

Hace algunas semanas, las redes se revolucionaron cuando un chico llamado Sergio Soler, más conocido como MrGranBomba, subió un vídeo a la plataforma YouTube que se hizo viral en cuestión de horas. En ese vídeo se podía ver al youtuber dirigiéndose a un repartidor de la empresa Tourline Express para preguntarle dónde estaba la calle de las tiendas, en Alicante. Mientras el hombre le explica qué ruta ha de seguir, el youtuber le interrumpe: "A ver si me aclaro, caranchoa". El repartidor, cuya identidad no se conoce y que aparece pixelado en el vídeo, no tarda en ponerse nervioso y montar en cólera. Al ver que estaba alterado, Soler intentó excusarse diciendo que era una broma para un proyecto de la universidad, pero no se libró de que el repartidor le soltara una sonora bofetada. No está claro si el youtuber insultó más veces al repartidor, pues se ha dejado entrever que el vídeo podría estar manipulado, pero fue suficiente para que saltara la polémica sobre si merecía o no haber recibido un bofetón.

Vaya por delante que no soy una persona violenta. Soy de las que piensa que la violencia no arregla las cosas (más bien las empeora), y que no se debe recurrir a ella bajo ningún concepto. Pero son estas mierdas las que me hacen rabiar tanto que me hacen pensar en el consejo que mi señor padre me dio en su día: Que una hostia bien dada a tiempo hace milagros.

Aunque el caso de caranchoa fue celebrado con risas (y yo me incluyo; solté un tremendo "fuck yeah!" cuando el repartidor le dio la bofetada al tío), sucede que la chulería del polémico MrGranBomba y su famoso vídeo han puesto fin a su carrera de youtuber. Soler, que posiblemente soñaba con hacerse famoso y vivir de Internet, nunca pensó que el grueso del público se pondría de parte del repartidor y, en cambio, afeara su propia conducta con él. ¿Qué fue lo que acabó de provocar su suicidio profesional? Probablemente el hecho de que en su canal tuviera vídeos del mismo calibre en los que se dedicaba a insultar a personas por la calle, siguiendo la tónica que había seguido con el repartidor, solo que con víctimas más mansas y tranquilas. También ha influido, me temo, que tras haber recibido la bofetada hubiese ido al hospital para pedir un parte de lesiones y que afirmase en un vídeo que se disponía a denunciar al repartidor y a la empresa para la que trabaja. Supongo que con el afán de ganarse la simpatía de los más reticentes, afirmó que todo el dinero que le sacase al repartidor iba a destinarlo a Cáritas.

Para mí, esto es el colmo del descaro. Bajo mi punto de vista, está más que claro que MrGranBomba ha dicho que donaría el dinero a la beneficencia porque sabe que le ha salido el tiro por la culata. Quería hacerse famoso grabándose a sí mismo burlándose de los demás para ver sus reacciones y ha salido escaldado. Su contenido en YouTube era, cuanto menos, deplorable. Entre las bromas que le gustaba gastar estaba acosar a chicas en la parada del autobús oliéndoles el pelo y llegando a tocárselo, o tirarle huevos a un coche recién lavado mientras la dueña del vehículo le pide una y otra vez que pare. Y lo que más me cabrea es que este personaje tiene los santos cojones de hacerse la víctima, de decir que ha tenido la mala suerte de haber topado con un desequilibrado mental que no tenía por qué agredirle.

¿Queréis saber mi opinión al respecto? Yo me alegro mucho de que el repartidor le hubiese soltado un guantazo. Sé que suena cruel y desproporcionado, pero de verdad que el chasquido de la bofetada fue música para mis oídos. El repartidor no tenía derecho a pegarle una bofetada, pero ¿acaso tenía él derecho a insultarle? ¿Qué pasa si el repartidor estaba pasando por una mala racha, si tenía problemas personales, si estaba a punto de estallar por un cúmulo de cosas? MrGranBomba ha tenido la mala suerte de insultar a la persona equivocada y lo ha pagado con creces. La próxima vez que quiera hacerse famoso, que sea por hacer vídeos en los que no tenga que recurrir a incomodar y humillar a las personas. La bofetada le ha venido de perlas.

Pero esto no es todo, porque todavía hay otra joyita que ha rizado el rizo y ha cometido, en mi opinión, una de las peores bajezas en las que puede caer el ser humano.

Hace unos días las redes volvieron a incendiarse con la viralización de un nuevo vídeo en el que se gastaba una broma. ReSet, un youtuber de origen chino pero afincado en Cataluña, tiene un canal en el que se dedica a pedir a sus suscriptores que le propongan retos asquerosos, casi todos basados en hacerle pasar un mal rato a otro ser vivo. Tenemos así vídeos con un contenido del calibre de coger a su gato y romperle huevos en la cabeza o darles pequeñas descargas con una raqueta electrificada, algo que me parece repulsivo porque se está maltratando a un animal y a nadie parece importarle una mierda. Sería otro vídeo el que acabaría para siempre con ReSet, cuyo contenido es tan indignante que hasta me produce arcadas.

Siguiendo la premisa de sus vídeos de bromas estúpidas, al youtuber se le ocurrió hacer lo que le debió parecer el colmo de lo gracioso. Esto fue coger un paquete de galletas Oreo, abrirlas para quitarles la crema, rellenarlas con pasta de dientes y ofrecérselas a un pobre mendigo que estaba en la calle. Y es todavía peor, todavía más humillante, que antes de ofrecerle las galletas el youtuber le entregue un billete de 20 euros, en plan "mira, te voy a hacer una putada pero para que nadie me recrimine nada, que sepas que te doy 20 pavos porque soy una persona generosa". Y ancha es Castilla.

¡Y una mierda! ¿Quieres que te diga lo que eres? Un cabrón, un desgraciado y un sinvergüenza. Te has acercado a un vagabundo, a un hombre que está en la peor situación en la que puede estar un ser humano, y te has burlado de él. Te has partido de risa porque sabías que ese mendigo iba a comerse las galletas rellenas de pasta de dientes, y no te has parado a pensar en que tal vez ese hombre las comió porque hacía DÍAS que no probaba bocado. ¿Sabes tú lo que es pasar hambre? No me refiero a tener ganas de comer, sino a pasar HAMBRE. No, no tienes ni zorra idea, porque te has pasado 20 años viviendo a expensas de tus padres y no sabes lo jodido que es no poder comer todos los días, no tener dinero para comprar ropa de abrigo o no tener ni siquiera un techo bajo el que resguardarte del frío y de la lluvia. No lo sabes, y no te has parado a pensar en ello porque eres un soberano gilipollas.

Pero hay algo que todavía me cabrea más, hasta un punto que no creía posible, y es que ReSet ha tenido la desfachatez de pedir disculpas "a quien se haya ofendido" y a decir que no hará más vídeos de ese contenido porque ya se ve que no nos gusta. ¿Pero tú de qué vas? ¿Es que no has entendido nada? ¡No se trata de que ese contenido le guste a la gente, es que no puedes hacerlo por respeto a los que hieres! ¡Has jugado con el bienestar de una persona vulnerable y te has querido lavar las manos dándole un billete de 20 euros, como si fueras la Madre Teresa de Calcuta! ¿Pero tú quién te has creído que eres? El dinero puede comprar muchas cosas, pero no puede comprar la dignidad. Y tú has intentado comprar la dignidad de un vagabundo con 20 cochinos euros. Te has equivocado, la has cagado a base de bien, pero no te arrepientes de lo que has hecho. No lamentas haberle hecho una putada; solo te excusas diciendo que ha sido un acto un poco inmaduro y que no lo harás más porque a los demás no nos gusta. No porque lamentes haber humillado a un mendigo, sino porque has recibido críticas que no esperabas y eso te ha jodido. Ahora no te vas a hacer famoso por tus geniales bromas, sino por ser el capullo que tuvo que humillar a un pobre mendigo para conseguir visitas en YouTube.

Tal vez algunos consideréis que este arranque mío es un poco desproporcionado por la dureza de mis palabras, pero de verdad que ya no aguantaba más. No soporto a esta gente que tiene que burlarse, insultar y humillar a otras personas para sacar un beneficio económico. ¿A dónde vamos a parar si seguimos así? ¿Cuál es el límite de todo esto? Sinceramente, yo creo que esto se nos está escapando de las manos. No todo vale para triunfar en YouTube, y menos aún pasar por encima de la dignidad de los demás.

miércoles, 18 de enero de 2017

Código legislativo de la Novela Distópica Adolescente


¡Hola a todos!

Pues aquí estamos un día más en La Biblioteca de Laura. Habréis visto que estoy actualizando con un poco menos de frecuencia que hace unos meses, pero es por un cúmulo de cosas que me están viniendo encima todas de golpe. Por no aburriros, os diré que una de ellas es un pequeño bache creativo por el que estoy pasando, que me pone las cosas difíciles a la hora de pensar nuevos artículos para subir aquí; parece ser que en cuestión de temáticas ya está todo visto, y tampoco me gustaría repetirme demasiado y subir cosas que ya estáis cansados de ver.

¿Y qué es este nuevo post titulado Código Legislativo sino una repetición de los otros dos que le he dedicado a la literatura romántica y a la fantástica? Pues eso, una especie de continuación de los tópicos y clichés más vistos en la literatura, solo que esta vez dedicada a la distopía adolescente. Me apetecía mucho dedicarle un post de este tipo a la distopía adolescente (habréis visto que siempre pongo la apostilla de "adolescente", porque el género distópico del que procede difiere bastante de lo que se tiene hoy en día por literatura distópica), ya que es un género literario que tiene muy buena acogida entre los más jóvenes desde la exitosa publicación de Los Juegos del Hambre, trilogía escrita por Suzanne Collins que marcó un antes y un después dentro de la literatura juvenil. Sin embargo, como suele ocurrir en estos casos, la popularidad de una obra trae consigo a un montón de escritores mercenarios que se vuelven locos con la premisa principal de la historia y la reescriben pero cambiándole los nombres a sus protagonistas o haciendo un par de añadidos.

Y por eso, una vez más, con un 50% de humor y otro 50% de seriedad, he decidido dejaros aquí las principales leyes del cliché de la distopía adolescente. Espero que os guste!


  • Ley de la minoría de edad: En una novela distópica, el protagonista será siempre un chico o chica cuya edad ronde entre los dieciséis o diecisiete años.  También se puede encontrar a algún héroe un poco más mayor, pero no demasiado. El caso es que no sobrepase la barrera de los dieciocho, ya que esto daría a entender que el protagonista es adulto y, por lo tanto, ya no sería capaz de conectar con la juventud adolescente.


  • Ley del país apocalíptico: En una novela distópica, el escenario suele ser un país que ha quedado medio derruido después de una guerra o una catástrofe (casi siempre es Estados Unidos, no me acabo de explicar por qué), controlado por un gobierno tiránico y/o corrupto, y que está dividido en distritos, facciones o castas.


  • Ley de Roma: En una novela distópica, el nuevo nombre del país y su configuración política posiblemente nos remita a la antigua Roma de los emperadores. Asimismo, encontraremos en ese país continuas referencias a la Roma clásica: capitolios, coliseos, gladiadores...


  • Ley de la covacha: En una novela distópica, la sociedad futurista suele vivir en refugios que han construido bajo tierra para protegerse de los males que hay en la superficie, que normalmente son personas que se han convertido en zombies por culpa de un virus o una plaga.


  • Ley del uniforme: En una novela distópica, todos los personajes irán vestidos de una determinada manera según el distrito o la casta a la que pertenezcan. Tanto da que sean funcionarios del gobierno o civiles: todos llevarán un color determinado, un símbolo determinado y hasta caminarán de una forma determinada dependiendo de la facción de la que formen parte.


  • Ley de los orígenes humildes: En una novela distópica, la protagonista (como suele ser una chica, voy a usar el femenino de aquí en adelante) suele ser de origen humilde o, directamente, miserable. Su familia es la más pobre del barrio, la peor vestida y alimentada; esto ha hecho que la protagonista odie al gobierno y se rebele contra sus dirigentes, convirtiéndose en la líder de una revolución que cambiará el destino de su país.


  • Ley de los orígenes nobles: En una novela distópica, se puede dar el caso de que la protagonista pertenezca a una buena familia. En estos casos, la chica habrá pasado gran parte de su existencia viviendo en una burbuja pero descubre por casualidad que en realidad vive en una sociedad cruel y opresiva, lo que la motivará a hacerse rebelde y ayudar a los que no han sido tan afortunados como ella.

  • Ley del Copo de Nieve Especial: En una novela distópica, la protagonista será la chica más fuerte, rebelde e independiente que se ha visto nunca (yo las llamo cariñosamente "chicas FRI"). Es una maldita doña perfecta seria, ruda y súper madura para su edad a la que todo el mundo le lame los pies porque, por alguna razón que a los demás se nos escapa, es una persona digna de admiración y respeto.


  • Ley del malvado gobierno: En una novela distópica, la figura antagónica y maléfica está representada por el gobierno del país. Esto no falla. El gobierno es una entidad malvada que no busca el bienestar de sus gobernados, sino que prefiere matarlos de hambre, tiranizarlos y promover leyes estúpidas destinadas a recortar todavía más la mermada libertad del pueblo.


  • Ley de la trilogía obligatoria: En una novela distópica, es obligatorio que la historia se resuelva en una trilogía. En cambio, si se hace una versión cinematográfica, se alargará a cuatro películas para aprovechar el tirón de la fama y ganar así más dinerito.


  • Ley del triángulo amoroso: En una novela distópica, la protagonista será el centro de un triángulo amoroso compuesto por dos chicos guapísimos y enamorados de ella hasta las trancas. Estos chicos responden a dos tipos: uno de ellos es dulce y fiel como un cachorrito, mientras que el otro será un rebelde sexy y buenorro, normalmente su amigo de la infancia, que siempre ha estado enamorado de ella. Tras besuquearse con ambos y comerse el coco durante tres libros enteros, la protagonista se quedará con uno de los dos, normalmente con el favorito del público o del autor.


  • Ley de Betty la Fea: En una novela distópica, la protagonista siempre se define a sí misma como fea, plana y poco simpática. Sin embargo, tanto sus intereses amorosos como el resto de habitantes del país la verán como una auténtica belleza de formas turgentes y personalidad muy agradable.


  • Ley de la badass repentina: En una novela distópica, a pesar de que la protagonista se describa como una chica sencilla y sin habilidades llamativas, descubriremos que de la noche a la mañana se convierte en una auténtica máquina de matar, dominando todo tipo de disciplinas de lucha, desde las artes marciales hasta manejar un rifle de francotirador. Por supuesto, será muy ágil y dinámica, lo que la hará especialmente habilidosa con los cuchillos y con el arco.


  • Ley de los zombies que no son zombies: En una novela distópica, si por un casual aparecen muertos vivientes o zombies, se les dará otro nombre para que la gente no los llame zombies (engendros, infectados, raros…).


  • Ley de la desmemoria: En una novela distópica, si los personajes están en un mundo futurista post-apocalíptico, llegará un momento en el que encontrarán objetos de nuestra época y, por alguna razón que no me acabo de explicar, no sabrán qué son, ni cómo se llaman, ni para qué sirven dichos objetos.


  • Ley de la resistencia: En una novela distópica, siempre tiene que haber una organización rebelde que se alza en armas contra el gobierno. Casi siempre tiene un nombre que trae a la memoria la palabra “resistencia”, supongo que para poder aprovechar el himno que cantaban en la película de South Park. Por supuesto, todos los rebeldes que se unen a la resistencia son adolescentes que odian con todas sus fuerzas al malvado gobierno.


  • Ley de los rebeldes infinitos: En una novela distópica, los rebeldes se multiplican como las setas. Como estamos en medio de una guerra y, quieras que no, hay muchos personajes que van a morir, hay que reponer las bajas con un buen número de rebeldes nuevos y furiosos.


  • Ley de la familia difunta: En una novela distópica, a poco que nos descuidemos seremos testigos de la muerte de uno o más familiares de la protagonista. Su muerte, posiblemente a manos del malvado gobierno, hará que la protagonista jure venganza y cargue con más fuerza contra el tirano.


  • Ley del enfrentamiento: En una novela distópica, la protagonista rebelde y el malvado tirano se pasan toda la trilogía batallando, hasta que al final el bando rebelde triunfa y el tirano muere de la peor de las maneras.



  • Ley del gobierno adolescente: En una novela distópica, tras derrocar al malvado gobierno se instaurará un nuevo gobierno formado en su mayoría por adolescentes, en la creencia de que los adultos son todos unos monstruos y que la verdadera utopía está en dejar que los adolescentes se gobiernen a sí mismos.



¡Y hasta aquí por hoy, lectores! ¡Nos vemos en el próximo post!


martes, 10 de enero de 2017

Perros humanizados. Cuando el amor se convierte en maltrato


Un dicho popular señala que el perro es el mejor amigo del hombre, y este hecho ha quedado demostrado muchas veces al comprobar la lealtad y fidelidad que los perros muestran hacia sus amos. Casi desde el principio de los tiempos, el hombre vio en el perro a un compañero al que podía adiestrar y domesticar para que contribuyera a construir un sistema económico que se fue haciendo cada vez más complejo. El perro jamás habría existido como especie sin la intervención del hombre, por lo que la relación entre ambos no solo es deseable, sino también necesaria.

Al principio, el perro era un animal que se entrenaba para trabajar. Era el guardián de la propiedad del hombre y su familia, le ayudaba durante la caza y se encargaba de controlar los rebaños con gran eficiencia. En los últimos años y debido en su totalidad a la mecanización de la mayoría de los sectores productivos, el uso del perro como compañero de trabajo ha quedado relegado a tareas muy específicas, como es el caso de los perros policía, los perros lazarillo o los que ayudan en las tareas de salvamento. Esto ha contribuido a que la gran mayoría de los perros hayan visto sus funciones reducidas a la de ser meros animales de compañía que no hacen trabajo alguno porque ya no es necesario. Y esto no estaría mal si no fuera porque atenta directamente contra la esencia del perro: su naturaleza gregaria y su necesidad de encontrar su sitio en la manada a través de una labor con la que pueda contribuir a su supervivencia.



¿Caminar? No, mi chiquitín pasea en cochecito de bebé


En la actualidad, las mascotas ocupan un gran espacio entre los seres humanos y a ellos se les dedica gran parte de nuestros esfuerzos por garantizar su salud y bienestar. A día de hoy no es raro encontrar a personas que consideren a su perro o a su gato como un hijo o, cuando menos, un miembro más de la familia. El amor por los animales llega al extremo de que las personas los tratan como si fueran seres humanos, y esto se ve no solo en las exageradas muestras de cariño que les hacen, sino también en la existencia de restaurantes de lujo para perros, fiestas de cumpleaños, clubes, tiendas de ropa y otros establecimientos dedicados a convertir a nuestras mascotas en seres humanos de cuatro patas.

Dicen que el camino hacia el Infierno está sembrado de buenas intenciones, y esto no es de ahora. En El rey Lear, Shakespeare pone en boca del personaje del Bufón una alusión al amor torpe que una persona puede sentir hacia un animal al hablar de un caballerizo tramposo que, para evitar que los caballos que vendía se atiborraran de heno, lo untaba con mantequilla, sabor que, al parecer, desagrada profundamente a los caballos. Como, de hecho, amaba a sus caballos, era un malvado de buena voluntad; hacía daño queriendo hacer el bien. Y este ejemplo me sirve para ilustrar el comportamiento que cientos de personas tienen en la actualidad con sus mascotas, especialmente con los perros, pues su amor por ellos es tan grande que les hacen daño pensando que les están haciendo bien. El amor y el cariño que sienten hacia sus mascotas es sincero, pero esto no significa que sea un buen trato; todo lo contrario, ya que humanizar a los animales contribuye a que éstos pierdan su identidad y se sientan frustrados, nerviosos e inseguros.

Pero ¿cómo se comporta un perro humanizado? Cuando vemos un perro, su pequeño tamaño infunde en nosotros el pensamiento de estar ante un ser humano en miniatura que necesita ser cuidado y protegido hasta el extremo. Las personas cometemos el error de pensar que lo que es bueno para nosotros también es bueno para nuestras mascotas, y nada más lejos de la realidad. De hecho, lo que hacemos es justo lo contrario. Ahí están los perros con sobrepeso o con problemas de estómago por ingerir demasiada comida o alimentos que no son recomendables para su salud. Ahí están los perros disfrazados con abrigos, chaquetones, gorras, gafas de sol, trajes, collares y zapatos que no necesitan, convertidos en muñecos para deleite de sus amos humanos. Ahí están los perros que son paseados en brazos, metidos en grandes bolsos o, peor todavía, en cochecitos de bebé, y cuya actitud al menor acercamiento suele ser agresiva y nada amistosa. Esto es lo que día tras día le estamos haciendo a nuestros perros: en vez de adiestrarlos como los perros que son, los manipulamos para someterlos a nuestros gustos y necesidades.

Hablo de los perros, pero también hay casos de gatos que se ven obligados a ir contra natura por exigencias de sus amos. Gatos a los que se les agujerean las orejas para ponerles pendientes o a los que les amputan las uñas para que no arañen los muebles, ignorando que esa es la manera que tiene el gato no solo de trepar, andar y cazar, sino también de comunicar a los suyos su sexo, edad y disponibilidad para procrear.



¡Ayy, mi niño es tan guapo que se me saltan las lágrimas!


No existe término medio en nuestra sociedad extremista: O no llegamos o nos pasamos siete pueblos. Existen estudios de psicoterapia médica centrados en las razones por las que una persona mima y sobreprotege a una mascota. Con frecuencia se trata de personas con carencias afectivas, un exceso de soledad o dificultad para establecer relaciones sociales, que vuelcan su frustración en su mascota y la colman de las atenciones que ellos querrían recibir. Pero también está el caso de las personas que tan solo ven en el animal un complemento que está de moda, y la gran variedad de razas caninas y felinas es un reflejo de cómo manejamos al animal a nuestro antojo, creando tamaños mini para facilitar nuestra movilidad o razas sin pelo para que no ensucien la casa. Nos negamos a aceptar al animal como lo que es y lo convertimos en el espejo donde reflejamos todas nuestras carencias y frivolidades.

Hace poco he sido testigo de una enorme contradicción en la cadena de televisión española Cuatro. En este canal se solían emitir hasta no hace mucho los programas El encantador de perros, presentado por César Millán, y Malas Pulgas, presentado a su vez por Borja Capponi. Ambos programas compartían el mismo formato, que consistía en que una familia afirmaba tener problemas con su perro, que se había vuelto miedoso, agresivo o tenía comportamientos para los que no había explicación, por lo que pedían ayuda al entrenador; éste, después de una breve entrevista con los dueños y de un análisis de la situación, se daba cuenta de que el problema no lo tenía el perro, sino la actitud de unos dueños que no sabían comprender las necesidades del animal y, por lo tanto, no actuaban como líderes de manada. En el 99% de los casos se demostraba que el perro no era agresivo ni nervioso por naturaleza, sino que estaba confuso porque no recibía las directrices que necesitaba para ser un perro feliz y equilibrado.



O sea, mi perrito en miniatura es tan trendy como yo


Como digo, estos programas eran la respuesta a un problema que es muy común hoy en día, y tanto el contenido como la manera de mostrarlo eran muy instructivos y enviaban al espectador un mensaje muy claro: No se debe humanizar a nuestras mascotas. ¡Pero cuál no sería mi sorpresa al descubrir hace unas cuantas semanas que en el mismo canal se había estrenado un programa llamado Amores Perros, cuyo contenido era todo lo contrario de lo que tan bien nos habían enseñado los entrenadores Millán y Capponi! Un programa de tipo reality en el que los protagonistas eran perros ultramimados y sobreprotegidos por unos amos cuyo comportamiento y forma de hablar solo se podría justificar si tuviesen una grave deficiencia mental, y cuya mayor preocupación era buscarle una pareja canina a su mascota.

Juro que nunca me he sentido tan asqueada tras ver un programa protagonizado por animales. Todas las aberraciones que se le pueden hacer a un perro aparecían aquí multiplicadas por diez. A mí se me caía el alma a los pies al ver a un pobre chihuahua gordo como una croqueta, vestido con un jersey y obligado a pasear en cochecito de bebé, porque a sus estúpidas dueñas (madre e hija, para más inri) les parecía que su “niño” iba a sufrir lo indecible si ponía sus patitas en el suelo. ¿¿Y si se escapaba y lo atropellaba un coche?? ¿¿Y si lo atacaba un perro grande y malvado?? Creo que lo que más asco me dio fue ver los lagrimones de estas dos impresentables cuando vieron a su perro correteando por primera vez por el campo, mientras ellas sufrían esos típicos amagos de infarto tan propios del pijerío más ignorante que uno se pueda imaginar.

Hablo de estas dos, pero es que el resto de participantes del programa también eran para hartarse de llorar. Dueños que se enorgullecían de gastar obscenas cantidades de dinero en trajecitos y disfraces para perros, que les celebraban fiestas de cumpleaños con tarta y todo, y que no se recataban en afirmar que querían más a sus perros que a sus propios hijos. Y todo esto en el mismo canal donde estas prácticas se denunciaban y se trataba de concienciar a la gente. Un maravilloso ejemplo por parte de la cadena Cuatro de lo que es dar una de cal y otra de arena.

Si queréis mi opinión, creo que no se puede ser más hipócrita ni rastrero. Hipócrita porque parece que nos quieran tomar a los espectadores por tontos mostrándonos que los perros humanizados pueden ser reeducados, pero si no queremos no pasa nada porque siempre se les puede dedicar un reality. Y rastrero porque se está vendiendo el maltrato a los animales como algo curioso y divertido. No os equivoquéis: el exceso de cariño y cuidados ha hecho que muchos perros estén empezando a desarrollar problemas psicológicos que antes no tenían, y esto es igual que decir que sus dueños los están maltratando. A día de hoy, un perro callejero se comporta mejor y es más equilibrado que uno que vive en una casa, lo que dice mucho acerca de nuestras lamentables dotes para comprender y entrenar a un animal.



¡Cómo habrá podido vivir sin ropa y complementos hasta ahora!


El ser humano ha fracasado a la hora de evolucionar. Estamos tan enfocados en ser profesionales y no estar atados a una familia que queremos llenar ese vacío con animales a los que no sabemos oír ni comprender. La deshumanización de la sociedad ha traído como consecuencia la humanización de los animales. Queremos perros enormes para tenerlos metidos en una casa pequeña donde no pueden correr ni hacer ejercicio. Queremos gatos gordos porque su cuerpo redondo y esponjoso nos parece adorable. Queremos a nuestras mascotas para convertirlas en los hijos que nunca tendremos, o para que sustituyan a los seres queridos que ya nos han dejado. Queremos transformarlos en pequeñas versiones de nosotros mismos y les hacemos aquello que nosotros jamás habríamos permitido que nos hicieran. Queremos besarlos, hablarles como si fueran niños pequeños, perfumarlos y maquillarlos. Queremos moldearlos para que se ajusten a nuestro modo de vida.

Desde aquí me gustaría mandar un mensaje a todos los dueños de mascotas para invitarles a la reflexión. Pensad en lo que les estáis haciendo a vuestros animales con ese comportamiento tan absurdo. ¿Para qué necesita zapatos un perro? ¿Qué favor le hacemos llevándole a una peluquería para que le pinten las uñas o le ricen el pelo del rabo? ¿Qué creéis que pasará si le dais trozos de chocolate o le dejáis comer de vuestro plato? Meditadlo durante el tiempo que haga falta y replanteaos las cosas. Nunca es tarde para darse cuenta de nuestros errores y tratar de arreglar la situación. Si vuestro perro se porta mal en casa, muestra un comportamiento atípico, está nervioso, ladra sin parar o es muy agresivo, pensad si la culpa no será vuestra por haber favorecido ese comportamiento. Si cambiáis vuestro punto de vista, haréis que vuestra mascota sea inmensamente feliz. Pero si lo único que os importa es comprarle trajecitos para ponérselos y sacarle fotos, entonces mejor compraos un muñeco.

martes, 3 de enero de 2017

Y mi sueño vio la luz. Con todos vosotros, mi NOVELA


¡Hola a todos!

¿Qué tal habéis empezado el año? Espero que con muy buen pie. A mí las cosas de momento me van como siempre: sigo buscando trabajo, estoy planeando un cambio de vida y de vez en cuando me refugio en el mundo del arte (dibujo, música...) para mantener la mente ágil y seguir aprendiendo cosas. Pero hay algo que no he dejado ni dejaré de hacer nunca, y eso es escribir. Ya me conocéis, no tiene sentido reiterar la evidencia una vez más. Nadie me apartará de la escritura, por mucha oposición y desánimo que encuentre en el camino, y si algo he aprendido del 2016 es que es necesario darse caña a uno mismo para sacar un proyecto adelante. Y si ese proyecto parte de un sueño, hay que hacerlo con el doble de ganas.

Hace casi cinco años, en este mismo blog, publiqué una entrada en la que decía que había escrito una novela y la había publicado. Bien, pues después de mucho tiempo, lágrimas, corrección y reescritura, he decidido volver a sacarla a la luz como me gustaría que hubiera salido la primera vez. La historia es la misma: Se trata de una novela romántica titulada Es Nuestro Sueño, cuya historia gira alrededor del amor imposible entre dos hermanos de sangre, que he autopublicado y que se distribuye a través de la plataforma Amazon en formato papel y en formato Kindle.

Para un escritor no hay nada más hermoso que ver cómo su libro es publicado y llega a las manos de cientos de lectores desconocidos que ansían devorarlo en cuanto lleguen a casa. Y aunque no puedo decir que estoy dando saltos de felicidad, sí que estoy bastante orgullosa de lo que he hecho. He tenido que revisar muchas cosas que en la primera versión eran sonrojantes, he tenido que corregir varios fallos que solo una inexperta chica de 19 años (los que tenía yo por entonces, cuando la escribí) podría haber cometido, y me he visto obligada a pulir aspectos que tenían más astillas que un leño viejo. Pero aquí está, por fin. He terminado mi novela y la he publicado tal y como quería que saliera, que no es decir poco. Aquí está, y esta vez puedo afirmar con total rotundidad que es obra mía. Ése es mi mayor orgullo.





La vida de Lara está marcada por la desgracia. Su padre es un hombre violento que descarga en ella toda su ira y su madre la ignora por completo. Su único apoyo es su hermano Marcos, que es la única persona que la cuida y la quiere de verdad. Y Lara también quiere a Marcos, pero no de la manera que los demás considerarían correcta: está enamorada de él.

Aterrada por un fuerte sentimiento de culpa y, al mismo tiempo, ilusionada con sus sueños de jovencita enamorada, Lara mantiene una constante lucha con sus sentimientos hasta que llega el momento en el que deberá tomar una decisión que marcará su destino irremediablemente.


Y aquí la tenéis, con la preciosa portada que mi amiga Iria diseñó para mí y que es, sin duda, uno de los regalos más bonitos que jamás me han hecho en la vida. He querido poner aquí esta nueva portada porque podría confundirse con la primera edición de mi novela, y es esta la que quiero que prime por encima de todo. Bajo esta portada se encuentra la novela corregida, ligeramente más larga y más trabajada que la versión anterior, es decir, que la versión "actualizada" de la novela corresponde a la edición de 2016 y a ninguna otra.

Al ser una novela autopublicada con la plataforma Createspace, solo la podréis adquirir en la tienda Amazon. Y como es mi primera novela, veréis que no tendréis que hacer un desembolso gordísimo de dinero para poder adquirirla (que no están los tiempos como para andar gastando tanto, y menos en plena cuesta de enero); de hecho, si tenéis una cuenta Premium en Amazon, incluso la podréis conseguir más barata. Pero como hablar de dinero está muy feo, pasemos a los datos que pueden resultaros de interés.


¿De qué trata el libro?

Pues como bien dice la sinopsis, trata de una historia de amor entre dos hermanos de sangre. Sí, es una novela romántica, pero creo que difiere de otras en que el tema principal es el amor incestuoso que ha surgido entre dos hermanos que han crecido juntos y saben perfectamente que son hermanos. Esto quiero dejarlo claro porque me he topado con personas a las que no les ha entusiasmado la premisa porque pensaban que iba a ser una historia romántica al uso. Por eso no puedo clasificarla en un género literario concreto. Encontraréis amor, violencia, ternura, sufrimiento y dolor. Si lo que os interesa es leer una novela romántica diferente del resto, os prometo que no os arrepentiréis de haberla escogido.


¿Libro autoconclusivo o parte de una serie?

Autoconclusivo. La novela tiene poco más de 300 páginas en las que se desarrolla toda la historia.


¿Formato papel o formato digital?

En Amazon tenéis acceso a ambas opciones. Si lo queréis en formato papel, sabed que se trata de una edición en tapa blanda. Si os decantáis por el formato digital, tened en cuenta que es para Kindle.


¿Dónde se puede comprar?

Como Createspace es una plataforma de autoedición que pertenece a Amazon, será en la web de Amazon donde podréis comprarla. No la encontraréis en librerías (a menos que algún librero se anime a adquirir varios ejemplares para ponerlos a la venta por su cuenta) ni en grandes plataformas como el Corte Inglés o la Casa del Libro. Pero Amazon es una plataforma de venta muy segura y fiable que además hace envíos a todos los países del mundo, así que no tenéis excusa para adquirir vuestro ejemplar. Pinchad aquí para ir directamente a la página donde está a la venta.


¿Me recomiendas su lectura?

Mala escritora sería si no recomendara mis propias obras, ^^*. Pero aunque a un autor siempre le gustan sus propias historias, hay algo que sí me gustaría deciros para animaros a darle una oportunidad a Es Nuestro Sueño. Si tuviera que describirla de manera objetiva y sin ser yo su autora, diría sin lugar a dudas que es una novela diferente a cuanto habéis leído. No he encontrado ninguna otra novela de amor que versara sobre el incesto sin caer en el erotismo, la pornografía o el abuso sexual, y por eso creo que Es Nuestro Sueño es diferente de las demás. Brent Weeks decía que leer un libro escrito por un autor novel es un acto de fe, ya que la tónica habitual es seguir nuestros gustos y decantarnos por ese autor del que ya tenemos diez libros en casa y que sabemos que su siguiente libro va a ser una apuesta segura. Pero los autores noveles también estamos ansiosos de tener nuestra oportunidad, y creo que Es Nuestro Sueño se la ha ganado a pulso, no por mí, sino por todo lo que ha tenido que pasar para que volviera a salir a la luz.


¡Y de momento esto es todo! Como estoy yo sola en esto, no he planeado firmas de libros ni eventos de presentación. Eso sí, tal vez más adelante me anime a hacer algún sorteo para los que me sigan en mi página de Facebook, donde también iré subiendo proyectos recientes y otras novedades. Si decidís darle una oportunidad y la leéis, estaré encantada de recibir vuestros comentarios aquí o en Facebook. Si tenéis cualquier duda o pregunta, también me agradará ayudaros. Y si ya la habéis leído y tenéis ganas de dedicarle una reseña, me encantaría saberlo, pues eso me ayudaría mucho a hacer que la novela sea más visible para el público.

¡Muchas gracias a todos!