miércoles, 23 de marzo de 2016

Romance de la Infantina


A cazar va el caballero,
a cazar como solía,
los perros lleva cansados,
el halcón perdido había;
arrimárase a un roble,
alto es a maravilla,
en una rama más alta
vido estar una infantina,
cabellos de su cabeza
todo el roble lo cubrían.

-No te espantes, caballero,
ni tengas tamaña grima.
Hija soy yo del buen rey
y de la reina de Castilla.
Siete hadas me hechizaron
en brazos de un ama mía,
que andase los siete años
sola en esta montiña.
Hoy se cumplían los años,
o mañana en aquel día.
Por Dios te ruego, caballero,
llévesme en tu compañía.
Si quisieres, por mujer,
si no, sea por amiga.

-Esperéisme vos, señora,
a mañana en aquel día,
que iré yo a tomar consejo
de una madre que tenía.

La niña le respondiera
y estas palabras decía:

-¡Oh, mal haya el caballero
que sola deja la niña!

Él se va a tomar consejo,
y ella queda en la montiña.
Aconsejóle su madre
que la tomase por amiga.
Cuando volvió el caballero
no la hallara en la montiña:
vídola que la llevaban
con muy gran caballería.

El caballero, desque la vido,
en el suelo se caía;
desque en sí hubo tornado,
estas palabras decía:

-Caballero que tal pierde,
muy gran pena merecía:
yo mismo seré el alcalde,
yo me seré la justicia:
que me corten pies y manos
y me arrastren por la villa.


Anónimo, siglo XV

5 comentarios:

  1. ¡Qué recuerdos!
    Este romance venía en uno de mis libros de texto de liteatura de primaria. Lo visualizo perfectamente, a doble página y con ilustraciones. Y poco más adelante otro sobre dos amantes a los que daban muerte y se iban transformando en diferentes cosas para poder seguir juntos después de la muerte, un poco al estimo de Píramo y Tisbe.

    ¡Qué ilusión encontrar algo así que recuerda a la infancia!

    ResponderEliminar
  2. ¿Verdad que sí? Yo también lo aprendí en primaria, y también me acuerdo de la ilustración que lo acompañaba: Una preciosa doncella vestida de azul que hablaba con el caballero sentada entre las ramas del roble. El poema al que tú te refieres creo que me suena, pero ahora mismo no sabría decir cuál es... ¡Investigaré un poco a ver si lo encuentro, que me has metido el gusanillo!

    ¡Me alegro de haber podido alegrarte! ^^*

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Bien tonto eran el caballero y su madre. ¿La hija de los reyes, y deciden que lo mejor es tomarla por "amiga"? No me extraña que acabe perdiéndola a manos de otro pretendiente más espabilado :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que el poeta lo haría para que rimara, jajaja! Aunque, si utilizamos el significado medieval de "amiga"... eso viene a ser como su novia y/o amiga con derecho a roce, que a estos medievales les gustaban mucho las metáforas guarrindongas (imagínate lo que puede significar "lavar las trenzas").

      Eliminar
    2. Por eso digo, que tomar de amante a una infanta pudiendo casarse con ella y convertirse en rey consorte... ¡mooonguer! :-P

      Eliminar