martes, 2 de febrero de 2016

El arte en Los Simpson I


¡Hola a todos!

Empezaremos con una pregunta: ¿Qué tienen que ver el cine, la literatura y el arte con Los Simpson?

La respuesta puede variar dependiendo de la persona, claro está. Alguien que no presta demasiada atención a los detalles o que simplemente quiere ver la serie para reírse y pasárselo bien (y yo me cuento entre ellos) podría decir que tal vez sólo el cine tiene relación con Los Simpson. Pero una persona más avispada, más atenta a lo que está viendo y con un cierto conocimiento de la cultura popular sin duda captará las mil y una sutilezas que Los Simpson nos muestran en cada uno de sus episodios.

Los Simpson tiene el honor de ser una de las pocas series de dibujos animados, si no la única, sobre la que se han publicado gruesos libros que abarcan sus referencias cinematográficas, la importancia de la literatura dentro de la serie e incluso su trasfondo filosófico y moral. Matt Groening y su grupo de guionistas han sabido conjugar de manera magistral todos los elementos de la cultura clásica y popular para integrarlos en una serie de dibujos animados. Por supuesto, el arte no ha sido una excepción y es muy frecuente encontrar obras de arte de todos los estilos y todas las épocas dentro de la serie, ya sea parodiándolas o formando parte del decorado de una escena.

Viendo la gran cantidad de obras de arte que han salido en Los Simpson, he decidido elaborar mi propia recopilación para ponerla en mi blog. Voy a hablar únicamente de las obras de arte pictóricas, dejando un poco de lado las obras de tipo escultórico y arquitectónico (no porque no me gusten, sino porque todas son muy obvias). Va a ser una serie de cinco entradas dedicadas a este menester, y todavía no he decidido si ponerlas todas seguidas o espaciarlas un poco (¿una por mes, quizás?). En cualquier caso, espero que os gusten.

¡Bienvenidos al Museo de Arte Simpsoniano!



1. Le Déjeuner sur l'Herbe (Manet, 1863)

En 1863, el pintor Édouard Manet dejó boquiabierto al público francés al exponer su Déjeuner sur l'Herbe. En este cuadro al óleo, el artista representó lo que parecía ser la típica escena de un almuerzo campestre de un grupo de amigos. Sin embargo, la yuxtaposición del desnudo femenino con hombres completamente vestidos causó una gran controversia. Además, el estilo pictórico moderno de Manet, junto con su punto de vista cromático y compositivo, irritó a los críticos más clásicos y conservadores.




Y aquí tenéis la versión de Matt Groening, aunque en la escena se cuelan Bart y un hombre que conduce una moto con sidecar.






2. American Gothic (Wood, 1930)

Este cuadro de Grant Wood, pintado en 1930, se ha convertido en uno de los iconos de la cultura popular estadounidense más conocidos del mundo. El lienzo representa a un matrimonio en el que el hombre, un granjero, sujeta una horca como símbolo del trabajo duro del campo, mientras que la mujer parece desempeñar un rol tradicional de ama de casa.




En esta conocida escena de Los Simpson, podemos ver a Bart Simpson dispuesto a limpiar el cuadro, que se reconoce rápidamente.






3. Arlequín acodado (Picasso, 1901)

A la edad de 20 años, Pablo Ruiz Picasso pintó este conocido lienzo en el que representa la figura de un arlequín, tema que se repetiría en muchas otras de sus obras, sobre todo durante su primera etapa pictórica. Esta obra refleja la gran importancia que Picasso concedía al dibujo y al color, ya que posee una gran variedad cromática que alterna entre la gama fría y la gama cálida, aunque predominan en la obra los tonos azulados.




La versión simpsoniana de esta obra la hemos podido ver en este famoso episodio, en el que Homer busca inspiración para sus obras de arte en un museo. En la imagen se puede observar otro cuadro de Picasso, que analizaremos en otra entrada.






4. Ascendente y descendente (Escher, 1960)

Si hay un artista que ha sido homenajeado varias veces en Los Simpson, ese es M. C. Escher. Las litografías de Escher siempre son motivo de un segundo visionado más detallado, ya que suelen representar escenas que desafían toda lógica visual. En el caso de la obra que nos ocupa, vemos un gran edificio cuyo techo es una escalera que lo mismo parece que sube y baja, pero en realidad no hace ni una cosa ni la otra. Esta obra está basada en la famosa Escalera de Penrose, también conocida como escalera infinita.




En Los Simpson, esta famosa obra de Escher ha sido representada dos veces. La primera, en el parque acuático Monte Salpicamás, donde los Simpson guardan cola para tirarse por el tobogán.




Y la otra versión la hallamos en la galería de arte que Bart presenta en el Especial de Halloween de Los Simpson V, con Homer persiguiendo a Bart para estrangularlo.






5. Autorretrato con mono (Frida Kahlo, 1938)

Frida Kahlo ostenta el honor de ser la pintora más autorretratada de la historia. Los cuadros de la pintora mexicana tienen un profundo significado oculto en los elementos que pueblan sus obras. Las plantas y los árboles son un símbolo de la paz y tranquilidad que le daba a Frida su jardín en la Casa Azul, donde pasó gran parte de su vida con Diego Rivera. Los animales exóticos como loros o, en este caso, un mono son parte de la fauna de la Casa Azul; estos animales eran las mascotas favoritas de Frida y las que posiblemente aliviaran su soledad y su deseo frustrado por tener hijos.




Lisa tuvo la maravillosa oportunidad de contemplar este cuadro en la galería de arte que se creó en la zona del colegio de primaria de Springfield destinada a la educación de las niñas.






6. Estudio de una cabeza (Picasso, 1905)

De los distintos períodos pictóricos por los que pasó Picasso, el Período Negro (1906-1909) es uno de los más extraños. Durante este período, Picasso se dedicó a realizar numerosos estudios de cabezas y cuerpos separados y después buscaba la manera de encajarlos. Este período del artista también es conocido como Precubismo. Entre los rasgos más característicos, que se repetirán en otras obras, encontramos la amplia frente, el peinado hacia un lado, la nariz recta, la oreja en forma de óvalo y las líneas fuertes y marcadas que dan la apariencia de una máscara.




En el Museo Springsonian de Springfield también podemos ver esta obra de Picasso, sólo que en colores ocres. Es uno de los muchos cuadros que Marge comenta con Homer para fomentar su inspiración.






7. Campo de trigo con cuervos (Van Gogh, 1890)

Hay mucha controversia respecto a esta pintura, ya que los historiadores del arte no se ponen de acuerdo en si es o no es la última obra de arte de Van Gogh. La obra representa un cielo dramático y nublado lleno de cuervos que vuelan sobre un trigal. Se cree que el objetivo de esta pintura es despertar en el espectador una sensación de aislamiento en ese camino central que no lleva a ninguna parte, y de desasosiego por la presencia de los cuervos, símbolos de muerte y de renacimiento.




Como veis en la imagen, en Los Simpson también se ha hecho una representación casi idéntica de la famosa obra de Van Gogh.






8. Carol (Patrick Nagel, 1984)

Las obras de Patrick Nagel suelen estar protagonizadas por mujeres, ya que uno de los principales objetivos del artista americano es enfatizar la gracia y belleza del cuerpo femenino, en un estilo muy distintivo que le debe mucho al Art Deco. Son famosas sus ilustraciones para la revista Playboy o para una carátula de disco del grupo Duran Duran. El arte de Nagel es muy representativo de la cultura pop americana y se ha convertido en todo un símbolo de los años 80.




La versión simpsoniana de este cuadro es ligeramente distinta al original. Cuando Bart va a visitar a Hugh Hefner a la mansión Playboy, entre las obras de arte del famoso editor figura este cuadro que recuerda mucho a las obras de Patrick Nagel.





9. Cielo y Agua I (Escher, 1938)

Ya hemos hablado aquí de Escher, así que no hay mucho más que decir. Sus litografías tienen la virtud de hacernos volver a mirarlas y quedarnos un rato reflexionando sobre su significado. Es el caso de Cielo y Agua, la que aquí os presento. ¿Se están convirtiendo los pájaros en peces? ¿O son los peces los que se están transformando en patos? La imagen, como tantas otras de Escher, se puede ver de distintas maneras. Es maravilloso su juego de contraste entre el blanco y el negro y la evolución de las formas sobre la superficie.




Tuvimos la oportunidad de ver la consabida versión simpsoniana en la película de Los Simpson, en el momento en que Homer habla con la vieja inuit. Observad el cielo sobre ellos y veréis que es muy similar a la obra de Escher.






10. Composición en rojo, amarillo y azul (Mondrian, primera mitad del siglo XX)

El arte abstracto es siempre objeto de repercusión y debate. Sin entrar en gustos personales, vemos en esta obra de Piet Mondrian un claro ejemplo del llamado Neoplasticismo, una técnica estética impulsada por él mismo y que consiste en reducir el objeto esencial del cuadro a la mínima expresión. Es decir, reducir la realidad externa a simples formas geométricas y colores puros para hacerla universal. El tema carece de importancia, pues lo que cuenta es la forma y el color.




Por supuesto, Los Simpson también han tocado el arte abstracto y Piet Mondrian ha sido homenajeado con una interpretación de lo que muy bien podría ser uno de sus cuadros.






11. Convergencia (Pollock, 1952)

La obra de Jackson Pollock siempre ha sido fruto de su espontaneidad a la hora de pintar. Los trazos en esta obra son fuertes, enérgicos y rápidos, lo que describe la forma de trabajar del artista, que consistía en escurrir o lanzar grandes cantidades de pintura sobre el lienzo sin tensar, convirtiendo la pintura en una liberación del subconsciente.




Tuvimos la oportunidad de ver esta misma obra en uno de los gags del sofá de Los Simpson. En la escena, vemos que la familia se funde con el cuadro para pasar desapercibida a la escrutadora mirada de un vigilante.






12. Creación de Adán (Miguel Ángel, 1511)

Regresamos al arte clásico, concretamente al arte renacentista, con este maravilloso fresco de Miguel Ángel, uno de los muchos que decoran el techo de la Capilla Sixtina. Poco más se puede decir de esta impresionante obra de arte, salvo que supuso una verdadera revolución dentro del arte sacro por incluir, entre otras cosas, una imagen de Dios rodeado por una tela que simula un cerebro humano, y la presencia de una muchacha que representa a la Sabiduría.




Es evidente que esta obra maestra del arte no podía carecer de representación en el mundo de Los Simpson, aunque es más jocosa que la original.




Otra versión la vimos en la cabecera de la película que el señor Burns presentó en el festival de cine que organizó Marge en Springfield. La presentación de la película es una copia descarada y burnsificada de la Creación de Adán.





13. El sueño (Dalí, 1937)

El Surrealismo es una corriente artística que tiende a representar la vida profunda del subconsciente, huyendo de toda norma o preocupación estilística. Dalí ha sido uno de los grandes representantes de este movimiento pictórico, y esta obra en concreto toca precisamente uno de los temas que más preocupaban a los artistas surrealistas: el sueño, mostrado aquí como una gran cabeza durmiente que se mantiene firme en el suelo con la ayuda de una serie de muletas, lo que sugiere la vulnerabilidad del ser en ese estado.




En Los Simpson hemos tenido la oportunidad de ver esta obra en la galería de los horrores de Bart, en el Especial Noche de Halloween V, aunque en el cuadro quien figura es Maggie Simpson.






14. Dempsey y Firpo (Bellows, 1923-24)

El mundo del deporte no ha tenido una gran repercusión dentro del arte. Son muy pocas las obras de arte que reflejen una escena deportiva, mucho menos en el arte actual. Pero George Belows lo hizo, y plasmó en este lienzo una de las escenas del deporte más famosas dentro de la cultura popular americana. La pintura muestra el momento más álgido de la pelea entre los boxeadores Jack Dempsey y Luis Ángel Firpo, el llamado combate del siglo. El cuadro muestra el momento en que Firpo asesta a Dempsey un golpe tan tremendo que lo arrojó del ring. Y aunque al final fue Dempsey el que se alzó con el preciado título de campeón, este cuadro sirve para recordarnos la proeza del joven Firpo.




Y, cómo no, en Los Simpson también hemos podido ver esta escena en el episodio en el que Homer se convierte en boxeador.




¡Y hasta aquí la primera entrada de este Museo Simpsoniano! Aviso que son muchas obras de arte las que me quedan por delante, así que si sois muy fans y os dais cuenta de que me he olvidado alguna, ponedlo en los comentarios.

¡Nos vemos!

7 comentarios:

  1. Muy molona tu entrada. Espero que pronto haya continuación :-D

    Por cierto, ninguna controversia respecto al "arte" abstracto. Es un timo y punto. De hecho, me niego a llamar arte a algo que podría hacer cualquier pazguato con una regla, cuatro rotuladores y media hora de tiempo libre, o a algo que podría hacer mi hija de 20 meses con un lienzo y diez cubos de pintura para ella sola :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, estoy de acuerdo con que el arte abstracto no merece llamarse arte... He tenido que mostrarme bastante imparcial, que es lo que se acostumbra a hacer en los análisis de textos, de cuadros o de lo que sea, pero la verdad es que lo abstracto no va conmigo. Supongo que será porque me parece un insulto a la inteligencia del público que observa la obra. ¿Qué tiene de artístico un cuadro en el que sólo se ven manchones aleatorios? Eso lo puedo hacer yo perfectamente y no veo a ningún marchante de arte firmándome un sustancioso cheque por mis obras maestras.

      Eso sí, tampoco todo lo figurativo. Ahí está Dalí, pintor al que detesto y cuya obra me parece bastante pretenciosa, y he tenido que hablar de él en términos bastante neutros T_T

      Espero poder continuarla en los meses siguientes porque buscar los cuadros y hacer los análisis lleva su tiempo, pero fijo que la terminaré.

      Eliminar
    2. Creo que esto del abstracto al final va a ser como el traje nuevo del Emperador XD

      Dalí es otra cosa; te puede gustar o no, pero por lo menos dibuja algo con sentido, y lo hace bien. A mí, por ejemplo, no me gusta especialmente Van Gogh porque sus cuadros me parecen agustiosos, pero eso no significa que el expresionismo sea un timo. Supongo que ahí está la diferencia :-)

      Eliminar
  2. Vaya, Los Simpson y el Arte, dos de mis temas predilectos! :D Y como siempre, lo cuentas de modo tan ameno y a la vez erudito...hay unas cuantas cosas que no sabía, como la escena de cuando Homer boxea (uno de tantos episodios favoritos) basada en un cuadro conocido...jeje, siempre se aprende contigo. Espero con ansia las siguientes entregas, será un deleite!

    Magnífica entrada!

    PD: He de decir que estoy se acuerdo con Estelwen Ancálimë ^^ Yo también considero a Dalí, dentro de todas las vanguardias y "moderneces" que se han perpetrado en el siglo XX, de lo poco salvable y meritorio. Siempre me ha impresionado su "Cristo de San Juan de la Cruz". Si no lo conoces, que seguro que sí, recomiendo que lo veas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya tocaba otra serie de entradas simpsonianas, no? ^^*. Si hace un año se lo dediqué a la música, esta vez me voy a centrar en el arte. Me alegro de que te guste y de poder sorprenderte con algún dato interesante. Y, lo dicho, supongo que iré subiendo una entrada por mes hasta completar todas las obras que encuentre... que son MUCHAS! XD!

      PD: Yo es que con Dalí no puedo. Lo siento, no me gusta nada. Ya sé que fue un adelantado a su época, que fue un referente dentro del movimiento surrealista y que sus obras se han convertido en las favoritas de las chonis para hacer PowerPoints muy bonitos con frases budistas preciosas sobre la felicidad y la vida. Pero a mí no me gusta nada Dalí. Sus obras no me transmiten nada (sólo se salva una, "Figura en una Finestra"), al contrario que las de otros pintores surrealistas como Magritte o Klee.

      Eliminar
  3. Jolín, me imaginaba que habría remisiones pero, ¡no tantas! Asombrada me dejas por lo que he averiguado y por el trabajo que tiene detrás el post.
    y yo me uno a los "insensibles" que no ven en un lienzo con tres manchas una obra de arte. Como anécdota diré que durante años he ido a clase de pintura al óleo. A mí me gusta captar del natural pero tuve un profesor francamente modernito y a mí entender tonto perdío al que eso de "copiar" de la naturaleza o de otros cuadros famosos no le parecía arte. Pintara lo que pintara le parecía "vacío de contenido".
    Una vez se me resbaló la paleta de entre las manos y fue a parar a un lienzo en blanco en el que sólo había hecho un bosquejo. Se me quedo inservible, lleno de trazos de carboncillo y de manchas de óleo sin ton ni son. Le encantó.

    ¿Mi conclusión?
    Siempre habrá "manchas" como la mía sobre tela, la diferencia entre que sea arte o no es que a mí nadie estaba dispuesto a pagarme una millonada -o al menos lo que me costó el lienzo, por auqello de recuperar la inversión- por mi fiasco.

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡De insensible nada! Eso demuestra que tus gustos artísticos se encuentran dentro de la naturaleza en su forma más compleja y elaborada. No vemos belleza en un grupo de manchas o trazos aleatorios sobre un lienzo, sino en la complejidad del mundo que nos rodea. Yo no sé quién dictamina qué es arte y qué no lo es. ¿Por qué esas manchas son arte y no un paisaje hecho por ti o por mí? Nunca lo entenderé, y eso me jode un poco, ya que parece que todo depende de encontrar o no a la persona indicada para que me diga que lo mío es arte y merece la pena pagar por ello.

      Eso sí: Si haces un lienzo "modernito" de esos que tanto le gustaban a tu profesor de pintura, prueba a venderlo en ARCO. Y si cuela, cuela...

      Eliminar