martes, 20 de enero de 2015

50 Cosas sobre mí


¡Hola a todos!

¡Bienvenidos a "50 Cosas sobre mí"!

Una de las cosas que se lleva mucho ahora es hacer una lista de cincuenta cosas sobre uno mismo, que pueden ser defectos, virtudes o curiosidades varias, y ponerlo en blogs o videoblogs. Así, a palo seco. Lo malo que tienen ese tipo de listas es que te puedes encontrar con datos tan "interesantes" como la talla de pies de una persona, entre otras curiosidades que el buen gusto impide mencionar.

Aunque no me gusta mucho hablar de asuntos personales en este blog (más que nada porque está pensado para ser un espacio de lectura y entretenimiento), considero que es bueno compartir algo de mí con todo le que me lea, para que se me conozca un poquito mejor. Así que aquí me tenéis, dispuesta a contaros cincuenta cosas que todo el que me conoce debe saber sobre mí. Espero que os guste y a ver si os animáis y lo ponéis en vuestros blogs o donde queráis. ¡Engancha!

¡Allá vamos! ^^*


  1. Me llamo Laura, pero ése no fue el primer nombre que mis padres pensaron para mí. Entre otros, se barajaron los nombres de Lidia y Rebeca.

  1. Si hubiera nacido chico, mi padre me habría puesto de nombre Crispín. Sin comentarios…

  1. Soy hija única. No tengo hermanos y nunca he deseado tenerlos. Y, por si os lo estáis preguntando, eso de que los hijos únicos son los más consentidos es una mentira cochina. Yo soy la prueba de ello.

  1. Me gustan mucho los animales, sobre todo los gatos. Soy una apasionada de esos adorables mininos. Tanto es así que por mi vida han pasado cuatro gatos: Butragueño, Keesa, Bolita y Gatiño. Y eso sin contar a los gatos callejeros o de otras personas de quienes me he hecho amiga: Pica, Rasca, Shashá, Bosco, Gordito Rubicundo, Pequerrecho, Puchiño…

  1. Me encanta comer todo tipo de carnes, pero confieso que me da algo de repelús cuando se trata de la carne de una cría de animal. Es decir, que prefiero evitar comer cordero o cochinillo, y comer carne de animales adultos.

  1. No soporto el pimiento. Lo odio, me da asco y ganas de vomitar. Puede que sea por el olor, o algo así, pero el caso es que me repugna. Y distingo su sabor a kilómetros. Aunque vaya disfrazado en la comida, siempre lo encuentro.

  1. Soy heavy. Aunque por mi aspecto exterior no se adivine (es decir, que no suelo vestir con ese estilo), soy heavy de corazón. Y me di cuenta de manera espontánea, cuando cierto día llegaron a mis oídos diversas canciones que combinaban magistralmente la velocidad de la guitarra eléctrica y la fuerza de la batería, haciendo que en mi corazón se resquebrajara algo y de repente surgiera en mí un deseo imperioso de seguir escuchando esa música que me había descubierto un mundo nuevo. Fuck yeah!

  1. Cuando me preguntaban qué quería ser de mayor, yo respondía dos cosas: Actriz o bailarina.

  1. El primer anime que vi entero fue La Familia Crece, de Wataru Yoshizumi, y fue el gran culpable de mi frikismo posterior.

  1. Me leí la trilogía de El Señor de los Anillos en las navidades del 2001, justo antes de que estrenaran la primera parte. Así que llevaba el argumento fresquito cuando fui al cine.

  1. Me encanta disfrazarme, tanto en carnavales como en Halloween o fiestas temáticas. De todos mis disfraces, me quedo con tres: Legolas, Julieta y Lyanna Stark.

  1. Hubo un tiempo en el que fui fan de David Bisbal.

  1. Mi primer peluche fue un perrito de aguas de color azul claro que se llamaba Tato.

  1. Cuando estudiaba bachillerato, mis asignaturas pendientes eran Filosofía e Historia.

  1. Tengo una habilidad increíble para salir en todas las fotos con los ojos cerrados o muy abiertos. No tengo término medio.

  1. Entre todas las criaturas mitológicas, mi favorita es el Ave Fénix.

  1. Estoy pensando seriamente en hacerme un tatuaje friki. Tengo dudas entre tres opciones: Una pluma negra, el símbolo de la Trifuerza o la palabra “Prométemelo”.

  1. De niña iba a todas partes con un libro o un cómic de Zipi y Zape.

  1. Hace años fui a kárate. Llegué a ser cinturón naranja, segundo dan.

  1. Uno de los personajes históricos que más me fascina es Lucrecia Borgia. He leído muchos libros sobre ella, tanto novelas como manuales, y me encanta.

  1. Me da mucha vergüenza que me graben mientras hablo porque no me gusta el sonido de mi voz.

  1. Aunque tengo carné de coche, no me atrevo a conducir. Me pongo muy nerviosa. Y tampoco ayuda el que el copiloto se ponga histérico y haga aspavientos como un Sim enloquecido.

  1. Sufrí acoso escolar y burlas en mi adolescencia. Se reían de mi ropa de color rosa, y por eso dejé de llevarla. Sólo ahora me atrevo a volver a vestirme de ese color.

  1. Soy completamente abstemia. No me gusta el sabor de las bebidas alcohólicas y jamás he probado el tabaco o las drogas.

  1. Me encanta quedarme en casa. Si pudiera elegir, preferiría estar siempre dentro de casa viendo una película o cualquier otra cosa antes que salir por ahí.

  1. Me dieron mi primer beso a los 19 años.

  1. Cuando vivía en Santiago de Compostela, me encantaba pasear por la calle durante las tardes lluviosas. Cosa fácil, porque en Santiago llueve mucho y con persistencia.

  1. Mi princesa favorita de todos los tiempos es la Princesa Zelda de Hyrule.

  1. Soy miope, asmática y alérgica al polvo y a la humedad.

  1. Al contrario que otros niños, nunca he tenido miedo a la oscuridad. De hecho, a veces me levantaba por las noches para ir al cuarto de baño y caminaba por la casa a oscuras sin ningún problema. Una vez hasta le di un susto de muerte a mi padre ^^*.

  1. Toqué la guitarra durante cuatro años.

  1. No me gustan las modas en cuestión de ropa pero, si pudiera elegir dos estilos, me quedaría con el gótico y con el lady.

  1. No he leído nunca Los Pilares de la Tierra. Y no porque sea un libro gordo o porque no me llame la atención, sino porque se hizo taaaan popular que ya se me han quitado las ganas de leerlo.

  1. Creo en el amor a primera vista.

  1. No me gusta nada discutir, ni siquiera en debates. Y peor todavía si sé que tengo razón pero la otra persona es cazurra hasta decir basta. De verdad, esas cosas me agotan.

  1. Me encantan las muñecas de porcelana. Tengo tres grandes y una colección compuesta por quince muñecas más pequeñas, todas ellas caracterizadas como personajes de novelas decimonónicas.

  1. Mi amor platónico de la adolescencia tenía que tener tres virtudes: ser sincero, valiente e impávido.

  1. Me gustan mucho los espectáculos de magia e ilusionismo. Mi mago favorito es Cosentino.

  1. Nunca he tenido deseos de ser madre. No tengo paciencia con los niños y creo que soy muy mandona.

  1. Soy capaz de comerme un limón sin hacer ni un solo gesto de repulsa.

  1. Prefiero las comidas dulces, como tartas, bizcochos y pasteles con todo tipo de cremas. Pero eso no quiere decir que no aprecie lo picante. Entre los últimos sabores que he descubierto que me encantan está el guacamole.

  1. No me gusta nada la gente celosa y posesiva, tanto hombres como mujeres. Se me han presentado casos de estar en medio del camino de una persona celosa y os aseguro que es insoportable tener que pelear continuamente para hacerte valer.

  1. Por lo general soy muy tranquila y es muy difícil enfadarme. Pero cuando me cabreo, me ciego y soy capaz de decir y hacer cualquier barbaridad, incluso cosas de las que después me arrepentiré.

  1. Se me dan muy bien las imitaciones.

  1. Me gusta apuntar mis sueños nocturnos en una libreta.

  1. No tengo la mejor voz del mundo, pero soy muy buena cantando al estilo de Lana del Rey y Tino Casal.

  1. No sé ligar. Es vergonzoso, lo sé, pero tengo que rendirme ante la evidencia. No tengo ni idea de cómo se liga con un chico porque no sé de qué hablar con él y me quedo cortada. Por muchos consejos que me den, me atasco y no sé qué hacer. Incluso ha habido ocasiones en las que mis amigas me han dicho “Tía, ese chico estaba ligando contigo”, y yo decía “Ah…”.

  1. Una de las manías que no consigo quitarme es la de morderme las uñas, aunque ahora lo hago menos que antes. Irónicamente, una de mis pasiones es el nail art, es decir, hacerme dibujitos con pintauñas de colores.

  1. Soy de esas personas que tiene la manía de pintarrajearse las manos con un bolígrafo. Lo he hecho toda la vida y es algo que no voy a perder.

  1. Para mí, una tarde de sábado perfecta implica visitar una librería y merendar chocolate.

¡Y hasta aquí hemos llegado! ¿Qué os ha parecido esta pequeña selección de cosas sobre mí? ¿Coincidimos en alguna? Espero vuestros comentarios, ^^*


6 comentarios:

  1. 2 - tuve un perro al que llamamos Crispín *o*

    18 - yo también me llevaba zipi-zapes a donde fuera. =)

    Igual me animo a hacerme una lista, pero, ¡buf! es como mucho trabajo, ¿no? jajaja.

    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡AAARGH!! ¡Iban a ponerme nombre de perro! Menos mal que mi madre no lo iba a consentir, que si no...

      ¡Sí, venga! Anímate a hacer la lista, que no cuesta nada. Yo la hice en menos de un día, y he tenido que elegir lo que quería poner porque todo me parecía importante, XD! Si la haces, avísame para que pueda leerla.

      Besos, guapa!

      Eliminar
  2. Chica, qué manera más rápida e interesante de conocerte un poco mejor, y qué ejercicio para "desnudarse" un poco más frente al lector o lectora :)

    Igual, como otras veces, te imito y haciendo un esfuerzo de desvergüenza, publico 50 cosas sobre mí, muchas de las cuales no conoces ni tú ni bastantes personas. Veremos!

    Me ha gustado mucho!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al principio me ha dado un poco de vergüenza, sobre todo para reconocer algunas cosas... Pero ¡qué caray! Tampoco he hecho nada del otro mundo (aunque lo de Bisbal sigo sin poder perdonármelo...), y además ha sido muy divertido. No sé si me habré "desnudado" del todo, pero ha sido un buen ejercicio.

      ¿Vas a hacer tu lista? Entonces, estaré atenta para poder leerla. ¡Y a ver qué sorpresas me reservas, ^^*! ¡Estoy impaciente!

      Muchas gracias!! Un beso muy fuerte!

      Eliminar
  3. He leído la lista y me encantaría conocerte!! :) mi plan favorito también es una tarde en casa leyendo o viendo una peli. Y también tuve mi época bisbaliana, pero era pequeña así que yo sí me lo perdono Jajaja
    Fátima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tus palabras, Fátima! Yo no era tan pequeña cuando me hice fan de Bisbal, pues tendría unos 15 o 16 años, así que lo mío tiene más delito, jajaja! Pero es estupendo que coincidamos en lo estupendo del plan casero. Salir está muy bien y es muy divertido... pero como en casa no se está en ningún sitio, jejeje!

      Gracias por comentar!

      Eliminar