domingo, 9 de noviembre de 2014

Películas de fantasía que no puedes dejar de ver


¡Hola a todos!

Si habéis leído mi post Kimmidoll de este mes, sabréis que a partir de ahora no voy a tener demasiado tiempo libre, ya que me he metido de lleno en el máster docente y voy a estar muuuuy ocupada en los próximos meses. Al margen de los sentimientos encontrados que me produce este máster (al que le dedicaré un post especial cuando lo termine con éxito), he decidido que al menos un par de noches a la semana las voy a dedicar a redactar artículos para este blog, al que le tengo mucho cariño y que no quiero descuidar, tanto por mí como por todos los que me leéis.

Todos sabéis ya que soy una fiel seguidora del género de fantasía en todas sus variantes: novelas, películas, videojuegos, dibujos animados, cómic... Para mí es complicado explicarle a alguien hasta qué límites llega mi amor por el género fantástico, porque el amor no tiene límites. Quizá sólo pueda comprenderme alguien que comparte el mismo sentimiento que yo. ¿Cómo se explica esa sensación de poder al imaginarte en un mundo nuevo con cientos de aventuras por vivir? ¿Cómo le haces saber a alguien que es primordial ir a buscar la Espada Kalagon para poder despertar al ejército de dragones que duerme bajo la montaña? ¿Cómo puedes explicarle a un neófito la emoción que supone ser la heroína de la profecía, aquella en cuyo interior habita el espíritu del dios guerrero Thalion? (Por si os lo estáis preguntando, esto son referencias a cuentos y personajes que yo me he inventado).

Mi amor por la fantasía me ha llevado a querer llenarme de todo lo que tuviera relación con ella, ya fuese bueno o malo. Y aquí está precisamente el problema, ya que en el género de fantasía prácticamente ya está todo inventado, y muchas de las cosas que han llegado (y llegan) a nosotros no son demasiado buenas o su calidad es francamente mediocre. Esto me lleva al apartado fílmico: El cine nos ha traído grandes historias de fantasía que más o menos recordamos. No hablo sólo de grandes maravillas visuales como El Señor de los Anillos o Harry Potter, sino también del pequeño cine, el cine de andar por casa, el que parece más cutre que unas zapatillas de cartulina. Sus historias no son nada del otro mundo; es más, incluso se repiten los típicos clichés del género de fantasía en todas sus variantes. Su puesta en escena roza lo chusco en muchas ocasiones, con decorados de cartón, vestuario ochentero o carnavalesco, y banda sonora exagerada y/o cargante hasta límites insospechados. Y, sin embargo... ¡qué recuerdos tan bonitos nos traen! ¡Qué aventuras tan grandes vivimos al lado de aquellos entrañables personajes! ¡Qué ganas de volver a ver una de aquellas cutre-películas para volver a sentir la emoción que sentimos una vez de niños, cuando éramos los héroes de nuestras propias historias!

El objetivo del post de hoy es el de devolveros, una vez más, al tierno mundo de la infancia. Si os gustan las películas de fantasía, hay unas cuantas pequeñas grandes obras que, por fuerza, habéis tenido que ver o, como mínimo, os suenan de algo. Espero que lo disfrutéis sinceramente.

Este es el Top 10 de las películas de fantasía que todos tenemos que ver:


10) Desideria, el Anillo del Dragón




Pues empezamos con una película que a muchos no les sonará, porque la verdad es que ha pasado un poco desapercibida para el público español. Este telefilm italiano de 1994 no destacaba precisamente por la calidad del rodaje, ni por la banda sonora, ni siquiera por las dotes interpretativas de sus actores. Sin embargo, para los que la vimos en su día es imposible no sonreír con nostalgia al recordar la historia que se escondía detrás.

Un rey medieval lleva en su mano un anillo con forma de dragón que simboliza su poder. Este rey tiene dos hijas muy distintas. Desideria, su hija biológica, es una mujer encantadora, alegre y vivaz; y Selvaggia, su hija adoptiva, es una hermosa princesa tan ambiciosa como malvada. Al crecer, Desideria se enamora de Víctor, el jefe de un grupo de rebeldes, que ha sido capturado. Sin embargo, todo se trastocará cuando la malvada Selvaggia interfiera en los acontecimientos, tratando de robar el Anillo del Dragón y utilizando su poder para sus fines.

La verdad es que, hablando claro, no es una obra maestra del cine. Es, simplemente, una película de aventuras que busca entretener a los más jóvenes de la casa. Reyes, magos, princesas y dragones dan forma a esta historia llena de fantasía.


9) Alisea y el Príncipe de los Sueños




Una vez más, Italia vuelve a amenizar nuestras vidas con fantasía relatándonos la historia de Alisea y Demian, un cuento lleno de aventuras, magia y, sobre todo, mucho amor. La película, al igual que la anterior, tampoco puede presumir de una calidad desbordante, pues parece que ha sido hecha en casa y con las primeras cuatro personas que pasaban por allí, excepto Christopher Lee (que aún no me explico cómo ha acabado en esta película).

Alisea y sus cinco hermanos han sido secuestrados por el malvado mago Azaret. Alisea, también llamada Sorellina por sus hermanos, busca incansablemente la manera de llevarse a sus hermanos lejos de Azaret. En cierto momento, consigue escapar del castillo, y por el camino se encuentra con el príncipe Demian, quien está huyendo de su cruel padre, el rey Kurdok, quien quiere que su hijo se convierta en un poderoso guerrero. Ambos jóvenes se enamoran, pero se ven obligados a separarse. Un hada buena, testigo del fuerte amor que les unirá toda la vida, les promete que siempre podrán verse y estar juntos en sus sueños, hasta que juntos derroten al malvado Azaret, quien se interpone entre ambos.

Tenemos aquí otra película tan simplona como la anterior, a veces rayando en la tontería más absoluta. Pero quizá no importe tanto su simpleza como la tierna historia que relata en medio de un sinfín de aventuras extraordinarias. Aunque sea simple, cutre y tonta, creo que un fantasiófilo de pro no puede dejar de verla.


8) El Señor de las Bestias




Sin ninguna pretensión, con un guión tan ingenuo que provoca más de una sonrisa, esta película se ha convertido en uno de los mejores recuerdos de mi infancia. Aunque nació siguiendo la moda de películas de los 80, más concretamente en la onda de Conan el Bárbaro o Krull el Conquistador, lo cierto es que El Señor de las Bestias ha sabido ganarse su lugar en la historia del cine de fantasía.

La acción transcurre en el reino de Zed, en el que Maax es el líder de una secta religiosa que se está haciendo con el poder del reino gracias a su alianza con los horripilantes Yuns. El rey ordena la expulsión de Maax, pero éste amenaza con arrancarle a su primogénito de las entrañas de la reina y ofrecerlo en sacrificio. Con ayuda de unas brujas, Maax consigue quitarle el bebé a la reina y lo abandona a su suerte, pero el niño es encontrado por un campesino que lo cuida y al que llama Dar. Años más tarde, Dar contempla cómo toda su familia es asesinada y descubre en ese momento que tiene la facultad de comunicarse con los animales. Dar inicia entonces un viaje con el fin de encontrar a Maax y vengar la muerte de su familia.

Sinceramente, a mí esta película me encanta. No me olvidaré nunca de los pequeños hurones Kodo y Podo, el halcón por el que veía desde los aires y la pantera negra Roo, símbolo de su fuerza. Un cuento poblado de bárbaros y ogros, de sacerdotes malignos y brujas terribles, pero donde también hay guerreros y heroínas que defienden los valores de la amistad, el bien y la ecología. Típica película que te provoca ganas de salir a la calle, levantar el puño y gritar "¡Yo soy Dar, el Señor de las Bestias!"


7) La Leyenda de Terramar




Basada en los libros de Úrsula K. Le Guin, el mundo ficticio de Terramar cobró vida en una miniserie rodada para su emisión en televisión. En su momento recibió muchas críticas ya que, al parecer, cualquier parecido con la ficción creada por Le Guin es pura casualidad. No niego que lo que dicen los fans sea verdad, pero creo que es mejor ver esta película como algo distinto a los libros y disfrutarla por lo que es en sí misma.

El temerario Ged de Diez Alisos, hijo de un herrero, ansía convertirse en el mayor mago que haya conocido el mundo de Terramar. Un mago trata de enseñarle los principios de la magia, pero cree que el joven necesita la disciplina que sólo podrá obtener en la escuela de artes arcanas. En su largo viaje se topará con multitud de aventuras y peligros, conocerá al bonachón Algarrobo y a la valiente sacerdotisa Tenar, y se enfrentará incluso a un dragón que guarda el secreto del amuleto que Ged recibió antes de partir de su tierra. Al mismo tiempo, será perseguido por un oscuro ser, creado por culpa de su inconsciencia, que busca su destrucción.

Dejando de lado la escasa fidelidad que guarda con el Ciclo de Terramar, la película no está nada mal. La historia es bonita y tiene detalles preciosos en algunos momentos. El apartado técnico es bastante deficiente, pero creo que lo compensa con una estupenda puesta en escena. Si buscáis una película de auténtica fantasía, esta es una buena opción.


6) El Viaje del Unicornio




¡Oh, sí! Una de mis películas favoritas dentro de este ranking, porque realmente me hizo soñar. Pudimos ver este telefilm en el año 2001, en una época en que en la tele nos alegraban los sábados por la noche con películas sencillas pero entretenidas, con historias muy atractivas y haciendo hincapié en la fantasía. De todas las que vi en esa época, El Viaje del Unicornio fue la que más me gustó.

Tras la muerte de su madre, una ilustradora de cuentos infantiles, Cassie Aisling, una niña de nueve años, empieza a soñar con el mundo que su madre dejó inacabado. Su hermana mayor Miranda, por el contrario, trata de apagar su dolor tras una fachada de cinismo. En cuanto a su padre, profesor de Historia Antigua en la universidad, intenta mantener a la familia unida lo mejor que puede. La vida de los tres cambia cuando un día aparecen de repente unos trolls que pretenden acabar con la familia Aisling. También aparecen en escena el enano Malachi y el elfo Sebastian, quienes ayudan a los Aisling a escapar. A bordo del impresionante barco de vela "El Unicornio", los Aisling deberán recorrer un mundo que combina los antiguos reinos de nuestro mundo con lo más variado de la fantasía, para averiguar por qué son perseguidos.

Aunque se la puede tildar de infantil y simple, la verdad es que es una película muy resultona. Es una historia llena de aventuras, humor y magia, con una ambientación fantástica y unos efectos especiales más que aceptables. Maravillosa es también la resolución de la profecía, el misterio que oculta la frase Credendo Vides (que significa "cuando se cree, se puede ver"). La fe precede al milagro. Cuando se cree en algo con mucha fuerza, es posible ver la verdad.


5) El Reino del Anillo




Los mitos que nos ha legado la Edad Media también son una buena fuente para disfrutar de la fantasía, sobre todo cuando reúne en una sola historia a reyes asesinos, un príncipe que desconoce su origen, una reina guerrera, un consejero ambicioso, un enano artero, un tesoro custodiado por un dragón y unos espíritus que anuncian la desgracia de aquel que lo robe. El Cantar de los Nibelungos, muy conocido por todos, también tuvo su más moderna adaptación en esta película.

El joven herrero Eric, cuyo auténtico nombre es Sigfrido, no sabe que es el heredero del invadido reino de Xanten, y se hace popular entre las gentes de Burgundia al derrotar con su propia espada al dragón Fafnir. Sigfrido ignora que el tesoro que ahora le pertenece oculta una maldición que a la larga acabará pagando con el amor que siente por la valerosa reina islandesa Brunilda.

La película es bastante fiel al cantar medieval, aunque cojea en la elección de algunos actores protagonistas. Es una adaptación que recoge tanto la versión clásica como la versión cristiana del Cantar de los Nibelungos, ofreciendo una historia que no deja cabos sueltos y que resulta de lo más entretenida. Como curiosidad, decir que Robert Pattinson, antes de ser el vampiro Edward Cullen, tuvo aquí uno de sus primeros papeles como el príncipe Giselher, hermano del rey Gunter de Burgundia.


4) Dragonheart




¡Maravilla de maravillas! ¡Canela en rama! Dragonheart es de lo mejorcito que encontraréis en este top, porque es una historia que lo tiene absolutamente todo para triunfar. Aunque está destinada a un público infantil, creo que es la típica película con la que todos podemos pasar un buen rato. Con una historia tan divertida como conmovedora, se la recomiendo encarecidamente a todo el mundo.

El joven príncipe Einon es herido durante una batalla por la cual se pretendía derrocar a su cruel padre, el rey Freyne. Para evitar que muera, la reina Aislinn lleva a su hijo ante el dragón Draco, quien entrega parte de su corazón al príncipe para salvar al muchacho. Agradecido con el dragón, el caballero Bowen, protector del príncipe, promete saldar esa deuda con el dragón. Sin embargo, con el tiempo se descubre que Einon es tan cruel como lo había sido su padre, y Bowen atribuye esto al corazón del dragón. Buscando vengarse, se convierte en cazador de dragones y mata a todos los que encuentra. En su periplo, Bowen se encuentra con Draco y llegan a hacerse amigos. Entre los dos deciden unir fuerzas para representar un paripé: Bowen supuestamente "caza" a Draco y luego reclama una recompensa a los habitantes del pueblo que le ha pedido ayuda. Y así seguirán su camino hasta que se encuentren con el cruel Einon, cuya muerte acarrearía también la muerte del dragón.

Si tuviera que describirla con una palabra, sería ESTUPENDA. Más que un relato de aventuras, es una fábula intimista, emotiva y espectacular. La historia más bella acerca de la amistad de un ser humano y un dragón, amenizada además con una banda sonora compuesta por Randy Edelman que eleva las emociones hasta lo máximo. Una película con corazón y con alma, y sólo por eso ya merece la pena.


3) La Princesa Prometida





¿Qué os voy a contar yo de La Princesa Prometida que ya no sepáis? Es la historia perfecta, la que lo tiene absolutamente todo: aventuras, traición, duelos de espadas, acantilados escarpados, ambición, inteligencia, fuerza bruta, venganza, amistad... y amor verdadero. Famosa por dejarnos para la posteridad frases inolvidables y escenas dignas del recuerdo. Una verdadera joya cinematográfica.

La hermosísima Buttercup descubre que Westley, el mozo de labranza que trabaja en su granja, está enamorado de ella. Y su sorpresa es aún mayor cuando descubre que ella también ama al apuesto joven. Tras declararse su amor, Westley toma un barco para ir a otra tierra a hacer fortuna... pero su barco es abordado por el temible pirata Roberts, quien nunca deja supervivientes. Buttercup se resigna a la idea de no volver a amar a nadie nunca más. Pero justo cuando falta poco tiempo para su matrimonio con el príncipe Humperdinck, al que no ama, Buttercup es secuestrada por Vizzini, Íñigo Montoya y Fezzick, tres sicarios al servicio del reino enemigo. Además, un misterioso hombre enmascarado y vestido de negro persigue a los tres esbirros con la intención de reclamar a la princesa para sí...

Es un cuento, un simple cuento. Pero no sé por qué a la gente se le queda grabado en la memoria para siempre. Es una historia llena de emoción y aventuras sorprendentes, aderezada con unas frases que quedarán para la posteridad. ¿Quién no ha dicho alguna vez "Hola, me llamo Íñigo Montoya; tú mataste a mi padre: prepárate a morir"? ¿Quién no ha disfrutado con la batalla de inteligencia entre el hombre de negro y Vizzini? ¿Quién no ha querido adentrarse en el Pantano de Fuego o ir a visitar a Max Milagros? Lo dicho: una joya.


2) Lady Halcón




¡Ah, qué historia tan bonita! La maravillosa Lady Halcón se ganó los corazones de muchos no sólo por contar una historia de fantasía realmente atractiva, sino también por la perseverancia de los amantes hechizados. Al igual que otras películas de los 80, no pretendía ser una gran producción cinematográfica. De hecho, la película es de lo más sencilla (a destacar la cutre banda sonora a cargo de The Alan Parson's Project, que tantas risas me provocó cuando la oí por primera vez). Sin embargo, es su sencillez lo que la hace tan hermosa e inolvidable.

Edad Media. En este tiempo tan convulso se ha forjado una leyenda que relata la diabólica venganza del Obispo de Aquila. Este hombre, enamorado de la bella Isabeaux, monta en cólera cuando se da cuenta de que ella no sólo no le corresponde, sino que ha entregado su corazón al valiente Navarre. El Obispo, celoso de su amor, se alía con las fuerzas del mal y lanza un hechizo sobre los dos amantes: Isabeaux se convierte en un halcón durante el día y Navarre se transforma en lobo durante la noche. Eternamente unidos y eternamente separados, los dos vagan por el mundo buscando la manera de deshacer el hechizo que les impide estar juntos.

Si hay una historia de amor bella de verdad, ésa es la de Lady Halcón. No conozco a nadie a quien no le haya gustado la historia de los amantes que nunca podían estar juntos. Y ese momento en el que Navarre e Isabeaux se están transformando y por un fugaz instante están a punto de tocarse sin conseguirlo... consiguió emocionar hasta a los más insensibles.


1) Willow




Y la corona de este top va para una de las más grandes películas del género de fantasía. La estupenda Willow, un maravilloso cuento medieval con brujas, enanos y poderes mágicos, se ganó el corazón de muchos por la candidez de sus protagonistas. Pues aunque Val Kilmer tiene un papel muy destacable, los verdaderos héroes eran el nelwyn Willow y la pequeña recién nacida Elora Danan, quienes las pasaban de todos los colores para escapar de las garras de la malvada bruja que les perseguía.

Temerosa del cumplimiento de una profecía según la cual una niña nacería para acabar con su reinado, la Reina Bavmorda ordena que la niña que lleva la marca en su brazo sea asesinada. La comadrona intenta salvar a la niña de la ira de Bavmorda pero, alcanzada por los perros de presa del castillo, no tiene más remedio que arrojar la cuna al río. Gracias a la corriente, la cuna llega a un pueblo de nelwyns, donde la niña es adoptada por el valiente Willow. Bavmorda envía a su hija Sorsha y al General Kael, líder de su ejército, a recuperar a la niña. Será tarea de Willow mantener a la pequeña a salvo de tan terribles rivales, ya que ha sido la propia niña quien le ha elegido como su protector.

En mi opinión, Willow es la mejor película de fantasía que ha habido nunca. No sé si es porque es un producto de mi infancia, pero la considero muy por encima de producciones actuales, mucho más modernas y con efectos especiales más trabajados. Sé que no tiene que hacer ante maravillas como El Señor de los Anillos. Lo único que sé es que merece la pena verla, porque dentro del género de fantasía sigue y seguirá siendo una de las mejores películas que ha habido nunca.


¡Y hasta aquí mi ranking de películas fantásticas! Espero que os haya gustado y os haya traído muchos recuerdos. Seguro que a muchos se os ha dibujado una sonrisita en la cara al recordar algunas de estas películas, sobre todo si os suenan de mucho. Si no habéis visto alguna, ya tenéis material de sobra para disfrutar durante varios fines de semana.

¡Hasta la próxima!

5 comentarios:

  1. Claro que no debes dejar de escribir, pardiez! Lo necesitamos, y aunque el máster te ocupe tiempo, ya verás como tampoco te pide tanto.

    Hermosa y nostálgica entrada, en la línea de la Lalachan de Filmaffinity, sigues en plena forma :), además interesante y siempre aprendo algo, ya sabes.

    De tu completa lista, hay algunas que no he visto, aunque me ha venido a la memoria cuando ví en T5 hace muchos años esa italiana de "Desideria", y sí, ni fu ni fa, pero tenía su aquel y entretenía la tarde; la octava, "El señor de las bestias", reconociendo que es típicamente ochentera, a mí también me fascinó, y me acuerdo que me recordaba a He-Man, uno de mis "ídolos" de la infancia, otro rubio cachas jaja. las cuatro primeras son buenísimas, pues a mí en particular no me agradó mucho "El Reino del Anillo" (actores reguleros, es verdad, y la protagonista, Kristanna Loken, es la que también hizo Terminator 3), tengo muy buenos recuerdos de "Dragonheart" (la vi en vídeo cuando aún había videoclubs) y de "Willow", cuya banda sonora y algunas imágenes me transportan a la niñez. Coincido contigo en que "Lady Halcón" es preciosa (y de bellísima fotografía) y ultrarromántica y desde luego, si hubieran acertado con la BSO (¿te imaginas un Poledouris, un Horner, un Kamen?) sería perfecta.

    Me ha encantado Laura!! Gracias!! Viva la fantasía!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, gracias por no querer que deje de escribir! ¡Y gracias también por los ánimos con el máster! Eres un cielo, de verdad.

      Parece que las entradas nostálgicas las llevo bastante bien, jejeje! Suelen gustar mucho, y a mí también me gusta mucho hacerlas porque me hace mucha ilusión acordarme de todo lo que me gustaba hace años.

      ¡Por supuesto que sigo en forma! Filmaffinity no tiene ni idea de lo que ha hecho conmigo al darme alas para la crítica, jajaja!

      De todas las películas que he puesto, las cuatro que ocupan los primeros puestos son las que más me han gustado de toda la vida. Recuerdo que vi no hace muchos años "Dragonheart" con mi primo pequeño, y estaba obnubilado con "la película del dragón", jejeje! También he visto otras como "El Décimo Reino", "La leyenda de los Leprechauns" y cosas así. Yo todo lo que sea fantasía y aventuras, me encanta. Claro que... también he visto "Dragones y Mazmorras", y eso ya es demasiado...

      Y sí, "Lady Halcón" ganaría mucho si se hubiese elegido otra banda sonora. Yo también había pensado en Poledouris como primera opción, jejeje! Si es que se nota que tenemos buen gusto para la música, ¿a que sí?

      Gracias por leerme siempre!! Un beso!!

      Eliminar
  2. Sólo he visto las cuatro últimas, y todas (salvo "La princesa prometida". que de pequeña me dio miedo y de mayor, sobre todo tras leer el libro y descubrir que la supuesta gran historia de amor era una parodia, no me ha parecido gran cosa) me han gustado. Sobre todo me encantaron Lady Halcón (una de mis películas favoritas de niña) y Willow, aunque Dragonhearth también es muy bonita.
    Añadiría "A través del Laberinto", que me encantó. Y tengo pendiente de ver "El Cristal Oscuro", que nunca tuve ocasión de ver en mi infancia y me han dicho que es preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por cierto, ahora que me doy cuenta, pedazo spoileracos hace el cartel de la película de Willow...

      Eliminar
    2. Si me pusiera a contar en qué momento y circunstancias he visto cada una de las películas que he puesto, tendría para una antología de proporciones épicas, jajaja! A mí la que me dio miedo siendo niña fue, precisamente, "El Cristal Oscuro" (que tal vez debería haber puesto en la lista, ahora que lo pienso. Pero es que esa la vi entera siendo ya adulta).

      La de "A través del Laberinto" es muy mítica, pero nunca la he visto de niña. La protagonista es Jennifer Connelly, y también sale David Bowie haciendo de malo. Canta una canción y todo. Es muy épico! XD

      PD. Los carteles de los 80 eran así. Si no podías ir a ver la película, por lo menos ya te hacías una idea aproximada de cómo iba a terminar viendo el cartel, jajaja!

      Eliminar